"NO HA SIDO POR NERVIOSISMO"

Koeman: "En este país te expulsan por nada"

Ronald Koeman.

Ronald Koeman. / CRISTINA QUICLER (AFP)

5
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

No paraba de hablar Koeman. En el banquillo, detrás suyo, silencio y miradas de concentración. Él, entretanto, seguía de pie un partido que era, en realidad, un juicio. Otro más. Juicio sumarísimo para el técnico, quien apostó por tres jóvenes (Mingueza, con 22 años, Araujo, 22, y Dest, 20) para arropar a Piqué. El entrenador, que le tocó en la primera parte tener cerca a la banda derecha de su zaga, no paró de moverse, inquieto y preocupado. Inquieto porque su equipo no transmite nada. Ni siquiera chuta y acabó siendo expulsado.

"No, no ha sido por nerviosismo. Ha sido por decir al cuarto árbitro que había un segundo balón en el campo. Lo ha visto todo el mundo menos árbitro. En este país te expulsan por nada", ha denunciado el técnico, recordando que había hecho esa pregunta al colegiado Del Cerro Grande "con toda la tranquilidad". Pero el árbitro no lo vio así.

Un triste disparo de Memphis, llegada la media hora de partido, revelaba el drama del juego de ataque azulgrana. Pedía Koeman a Mingueza que fuera más profundo. Pedía Koeman a Demir que quedara anclado junto a la cal para generar dudas en la defensa del Cádiz. Ni una cosa ni otra. Así de felices estaban los defensas del equipo andaluz, que disfrutaron de una sosegada primera mitad.

Koeman seguía nervioso. ¿Y Laporta? Aún más en el palco. Ya no sintió nunca suyo al ‘héroe de Wembley’. 

La indignación del presidente

Menos ahora, indignado como anda el presidente, y así lo hace saber a través de sus vídeo homilías, porque el Barça no es el Barça. Enfadado como millones de culés porque el problema no es solo que "es lo que hay" sino que ni tan solo se acerca a lo que debía ser. Un equipo irreconocible, que se convirtió en una chirigota para la ocurrente afición gaditana.

"¿Dónde está Messi, dónde está Messi, dónde está Messi…?", gritaba el público que llenó de camisetas amarillas el Nuevo Mirandilla

"¿Dónde está Messi, dónde está Messi, dónde está Messi…?", gritaba el público que llenó de camisetas amarillas el Nuevo Mirandilla, como se conoce ahora al bullicioso templo andaluz. Pregunta con respuesta más que conocida, pero delata la miseria que rodea al Barça. Ya sucedía algo así desde hace tiempo, pero ahora, con Leo descubriendo la capital francesa, aún se aprecia mucho más la magnitud de esa tragedia.

De nervios en nervios  

Más nervioso se puso el técnico en el inicio de la segunda mitad cuando vio a Frenkie de Jong recibir dos tarjetas amarillas, la segunda protestada de tal manera que hasta aplaudió irónicamente al colegiado Del Cerro Grande. Todo en apenas cuatro minutos dramáticos para el Barça, que se quedó con 10 justo cuando estaba amenazando, ahora sí, al Cádiz.

Ledesma despeja ante Luuk de Jong.

/ Joaquín Corchero / Afp7

El drama del Barça es que sus delanteros no enfocan bien a portería. Tres partidos y solo un gol, el cabezazo de Araujo al Granada

Pero el drama para Koeman es que sus delanteros no saben enfocar bien. Ya le pasó a Luuk de Jong ante el Granada. Y también le sucedió a Memphis hasta en tres ocasiones clarísimas cuando pareció despertar el amodorrado equipo azulgrana. El entrenador no logró contener en su indignación echándose la mano a la cara para denunciar con ese gesto lo que consideraba injusta expulsión de Frenkie de Jong. Pura curiosidad. O simple casualidad.

"He saludado al presi antes del partido, seguramente hay más días para hablar de este tema del comunicado si el club quiere"

Koeman, técnico del Barça

Dos tarjetas rojas ha visto el excentrocampista del Ajax en España. Ambas por Del Cerro Grande. La primera en el derbi contra el Espanyol (enero del 2020) y la segunda ayer (septiembre del 2021) contra el Cádiz.

Ronald Koeman.

/ CRISTINA QUICLER

De la resignación a la irritación

Esa decisión arbitral acabó con la paciencia de Koeman, que pareció acabar resignado en los minutos finales hasta que llegó la jugada que retrató lo que es ahora mismo el Barça. Busquets envió una pelota que había entrado en el campo hacia el balón que estaba en juego y se ganó, con esa acción antideportiva, la amarilla. A Koeman lo expulsaron ya en el tiempo añadido, con tarjeta roja directa. Expulsado y amenazado, más que nunca queda él.

 "Me quedo con la actitud, no con mi situación personal y eso de que si gano sigo y si pierdo tienes que buscar otro entrenador. Eso es para vosotros", ha dicho Koeman, quien ha recordado que había charlado con el presidente en el hotel justo antes de protagonizar otro triste empate. Triste y frustrante. "He saludado al presi antes del partido, seguramente hay más días para hablar de este tema del comunicadosi el club quiere". 

Noticias relacionadas

Habla más temas de los que quiera hablar el presi. El primero será, sin duda alguna, el futuro de Koeman, cada vez más acorralado.

El acta arbitral de la expulsión de Koeman

Del Cerro Grande ha explicado en el acta arbitral las causas de la expulsión de Koeman.

"En el minuto 90 el técnico Koeman , Ronald fue expulsado por el siguiente motivo: Protestar al cuarto árbitro de forma ostensible, con los brazos en alto, a voces y saliendo del área técnica en los siguientes términos: "¡eh, tiene que pitar el árbitro, tiene que pitar el árbitro!, ¡ostia, tiene que pitar!", siendo advertido previamente por el cuarto árbitro para que cesara su conducta de protestas a las decisiones arbitrales".

El técnico del Barça podría ser castigado con dos partidos de sanción, por lo que no estará el domingo en el Camp Nou ante el Levante ni tampoco el próximo sábado 2 de octubre en el Metropolitano en el duelo con el Atlético de Madrid.