LEIPZIG - BAYERN MÚNICH (1-4)

La eficacia del Bayern desmonta a un tierno Leipzig

  • El equipo de Nagelsmann se presenta el martes en el Camp Nou fortalecido por un valioso triunfo

  • El técnico dio descanso a la hora de partido a Goretzka y Lewandowski pensando en el duelo con el Barça

Lewandowski lanza el penalti que supuso el 0-1 del Bayern Múnich.

Lewandowski lanza el penalti que supuso el 0-1 del Bayern Múnich. / @FCBayern

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Aunque el resultado camine en la dirección de un triunfo cómodo no lo tuvo fácil el Bayern Múnich para sortear el obstáculo del Leipzig. Y eso que todo le fue de maravilla al equipo de Julen Nagelsmann, que llegará el martes al Camp Nou fortalecido por esa victoria que le permite, con 10 puntos, no despegarse del Wolsfburgo, que ha hecho pleno en el inicio de la Bundesliga: cuatro partidos, cuatro triunfos, 12 puntos de 12.

Ni un cuarto de hora de partido y ya ganaba el Bayern Múnich, un equipo que ha vuelto a canibalizar el fútbol alemán. No solo se llevó a Upamecano, el central del Leipzig, sino que soltó una fortuna (25 millones de euros) para quitarle a Nagelsmann, su entrenador. Y con ellos se presentó en su antiguo hogar. Ganó la eficacia bávara, quien rentabilizó la endeblez defensiva de su rival.

El partido empezó con ritmo y energía hasta que una torpeza de Kampl acabó en penalti, previa consulta con el VAR. La tecnología retrató el absurdo gesto del jugador del Leipzig que sirvió en bandeja el 0-1 para el Bayern Múnich. No suele fallar el conjunto bávaro. Y Lewandowski, menos aún.

Sin rastro de Ilaix Moriba

Un penalti, un tiro a puerta, preciso y ajustado, con la potencia necesaria para engañar a Gulacsi, el veterano portero húngaro (31 años). No había casi empezado el encuentro. Ni tiempo había tenido el Leipzig, donde no hubo rastro alguno de Ilaix Moriba, su última incorporación, procedente del Camp Nou, de conectarse al juego. El exazulgrana ha entrenado muy poco con su nuevo equipo, por lo que su debut no se ha producido aún.

El Bayern tampoco estaba para perder el tiempo. Nagelsmann alineó a su mejor once. Sin Coman y sin Tolisso, pero con Pavard en el flanco derecho completando la zaga con Upamecano, Lucas Hernández y Davies. Por delante, un par de centrocampistas de ida y vuelta (Goretzka y Kimminch) escoltando al espíritu libre de Müller, fijando con dos extremos (Gnabry, por la derecha, y Sané en el costado zurdo) escoltando al nueve de verdad. A Lewandowski.

La lesión de Gnabry

Ese 0-1 supuso un golpe futbolístico y, sobre todo, anímico para el Leipzig, del que tardó en recuperarse. Pero se levantó con entereza, sobre todo en los últimos minutos de la primera mitad, coincidiendo con la lesión de Gnabry (entró Musiala) y la aparición de Dani Olmo, con un soberbio disparo desde fuera del área que demostró que Neuer sigue en forma. Soberbio tiro, soberbia parada del meta del Bayern.

Nada más arrancar la segunda parte, una horrible transición defensiva del Leipzig provocó una gran acción de contragolpe del conjunto de Nagelsmann. Lewandowski asistió a Davies, que cabalgó libre por la banda izquierda, mientras Musiala, un prometedor adolescente (tiene 18 años), controló el balón en el borde del área pequeña con la pierna derecha y remató con la izquierda. Un excelente catálogo de recursos técnicos.

De nuevo, otro golpe para el Leipzig, unido a que el VAR también anuló un gol porque André Silva estaba en fuera de juego. Un gol que le hubiera metido, de nuevo, en el partido. Y otro zarpazo de Musiala, un demonio por la banda derecha, sirvió de prólogo al 0-3 rubricado por Sané. Un demonio por todos los lados. Marcó invadiendo la banda izquierda el 0-2 y asistió en el 0-3 desde la derecha.

El imponente golazo de Laimer, que batió a Neuer con un derechazo impresionante, animó un poco al Leipzig. Pero no modificó nada los planes de Nagelsmann, que dio descanso a Goretzka y Lewandowski cuando el reloj fijaba la hora de partido.

Incluso, el técnico del Bayern retiró después a Müller pensando ya en el partido del Camp Nou apostando incluso por Sule, un tercer central, con tiempo incluso para que debutara el austriaco Sabitzer, otro jugador que el Bayern ha reclutado del Leipzig este mismo verano, al que su antiguo público silbó cada vez que tocaba el balón.

Noticias relacionadas

Y para completar la serie de errores defensivos del Leipzig llegó el gol de Choupo Moting en el tiempo añadido para certificar que la dimensión del triunfo (1-4) fue más allá de lo que realmente le costó la victoria al próximo rival del Barça.

La ficha del Leipzig - Bayern Múnich (1-4)

Leipzig: Gulacsi; Mukiele, Orban, Simakan, Angeliño; Kampl, Kauner, Dani Olmo, Szoboszlai, Nkunku; André Silva.

Cambios: Gvardiol por Angeliño (m. 59); Forsberg por Dani Olmo (m. 59). Haidara por Laimer (m. 59); Poulsen por André Silva (m. 71); Klostermann por Orban (m. 80).

Bayern Múnich: Neuer; Pavard, Upamecano, Lucas Hernández, Davies; Kimmich, Goretzka; Müller; Gnabry, Lewandowski y Sané.

Cambios: Musiala por Gnabry (m. 45); Sabitzer por Goretzka (m. 59); Choupo Moting por Lewandowski (m. 59); Stanisic por Müller (m. 75); Sule por Pavard (m. 75)

Goles: 0-1, Lewandowski (m. 12); 0-2, Musiala (m. 47); 0-3, Sané (m. 54); 1-3, Laimer (m. 58); 1-4, Choupo-Moting (m. 90 + 2)