SEGUNDO PROYECTO DE KOEMAN

Así queda la plantilla del FC Barcelona 2021-2022 tras el mercado de fichajes

Presentación de Kun Agüero como nuevo jugador del Barça.

Presentación de Kun Agüero como nuevo jugador del Barça. / JORDI COTRINA

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Quedaban apenas 20 segundos para la medianoche cuando se iluminó la pantalla del móvil de un inquieto y nervioso Joan Laporta, el presidente del Barcelona. Recibió, al fin, el mensaje que tanto esperaba. Todo OK. El triple movimiento -Sául cedido del Atlético al Chelsea, Griezmann, cedido del Barça al Atlético y Luuk de Jong, cedido del Sevilla al Barça- se había concretado en el último suspiro, provocando una sensación de alivio en las oficinas de la ciudad deportiva del club azulgrana.

Alivio económico por la marcha de la estrella francesa, el segundo jugador mejor pagado tras Messi, ahora el primero. Y alivio deportivo porque llevaba dos años en Barcelona, pero parecía que continuaba bajo el influjo de Simeone. Vino al Camp Nou, pero su alma estuvo siempre con el Cholo. 

El cambio Griezmann-Luuk de Jong revela las penurias del club, asfixiado económicamente

Y el cambio -se va un campeón del mundo con Francia y llega el descarte del Sevilla, el tercer delantero que no quiere ni ver en pintura Lopetegui- retrata también la miseria que vive el Barça. Un club arruinado económicamente, con una deuda de 1.350 millones de euros, que en un solo verano ha visto salir a Messi y Griezmann.

No tenía dinero para pagarles, asfixiado de tal manera que la fotografía del club es devastadora. Una fotografía que presentará Ferran Reverter, el nuevo CEO del Barça, en la asamblea de compromisarios prevista para el próximo mes de octubre.

El trueque con Joao Félix estaba cerrado, pero el Atlético lo truncó en el último suspiro

Ya con todos los números, todos rojos, del apocalíptico paisaje que dejó Bartomeu en el Camp Nou. A Messi, el mejor jugador del mundo y, tal vez, de la historia, lo suple Kun Agüero. Y a Griezmann lo suple Luuk de Jong, un delantero que es también una concesión a Koeman, asumiendo, además, el Sevilla una parte de la ficha del jugador. 

La cesión del francés alivia la caja que se ahorra la ficha más alta que había en la plantilla

500.000 euros en fichajes 

Al Barça, una vez cerrado el mercado veraniego le queda una plantilla peor que la del curso pasado, pero ha dado un paso hacia adelante para sobrevivir. Está en riesgo la sostenibilidad del club, que solo ha invertido medio millón de euros en la cesión de Yusuf Demir (Rapid de Viena).

Con Messi en París y Griezmann en Madrid, la directiva ha reducido la masa salarial. Pasa de los 565 millones de euros, el 110% de lo que ingresa el club, a los 420, en torno al 85%. Cifras todavía desbocadas, entre un 25%y un 30% superior a los grandes clubs europeos, por lo que resultaba inviable sostener a las dos estrellas. Perdido Leo, todo lo demás era inevitable.

Las camisetas de Griezmann en la tienda del Atlético de Madrid.

/ @atleti

El club reduce la masa salarial. Pasa de 565 millones de euros, el 110% de lo que ingresa el club, a los 420, en torno al 85%

Se han reducido 145 millones en un verano lleno de penurias donde el Barça ha necesitado que Piqué bajara primero un 25 % y difiriera después su salario para que Memphis y Eric García pudieran debutar ante la Real Sociedad. Busquets y Jordi Alba tuvieron que hacer lo mismo para que la Liga autorizara en el último día de mercado la inscripción del Kun Agüero.

h

Luuk de Jong, el nuevo delantero del Barça.

/ FCBARCELONA

Sin dinero en la caja, agobiado por las deudas, usando el crédito de 570 millones de Goldman Sachs para dar aire al club en los dos próximos años, la prioridad era rebajar esa masa salarial apostando por fichajes a coste cero (Kun, Eric y Memphis tuvieron que reducir un 25% su salario antes de firmar) y los trueques para sobrevivir.

Guardar para el invierno

El club azulgrana tenía, por ejemplo, cerrado el intercambio Griezmann-Joao Félix. Estaban de acuerdo Simeone, que no cuenta con el joven portugués, y Koeman, cansado de ver que el francés no ejercía de líder. Pero, al final se frustró la operación, bloqueada por Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético. Aún así, resultaba indispensable para el Barcelona la salida de Griezmann para volver con Simeone, el técnico que mejor le ha entendido.

Joan Laporta, en el Auditori 1899.

/ EL PERIÓDICO

El Barça no podrá acudir con potencia al mercado de fichajes hasta el verano del 2023

La política económica ha estado siempre por delante de la deportiva, aunque en este caso coincidieran. Los azulgranas logran un saldo bruto de 130 millones de euros en ventas al existir cláusula de recompra obligatoria, de 40 millones, para el Atlético. El Barça pudo fichar en el último día a un delantero, pero decidió guardar esa opción para el invierno, asumiendo el deterioro social del Luuk de Jong por Griezmann. Hasta el verano del 2023 no estará el club con opciones de ir con potencia económica al mercado.

Noticias relacionadas

Apuesta por la cantera

La miseria económica provoca que la plantilla se haya despotenciado notablemente. La herencia de Bartomeu, que fichó a los tres jugadores más caros de la historia (Dembélé, Coutinho y Griezman), ha sido tan perversa y envenenada que estranguló a Laporta, obligado a firmar incluso el testamento culé de Messi. Obligado queda también ahora el club a mirar con más fuerza que nunca a la cantera, convertida en la bandera de la reconstrucción, con Ansu luciendo el 10 como signo del cambio. Es por convicción y pura necesidad para garantizar la viabilidad.