3 JORNADAS DE LIGA, 0 MINUTOS

Riqui Puig, el jugador invisible

  • Koeman no cuenta con el joven centrocampista de Matadepera, como ya le comunicó el verano pasado

  • Pedri, Ilaix, Nico, Demir y ahora Gavi han pasado por delante de él en estos 11 meses

Riqui Puig, en el entrenamiento del Barça en la ciudad deportiva.

Riqui Puig, en el entrenamiento del Barça en la ciudad deportiva. / FcBarcelona

3
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Ni calentó ante el Getafe. Ni se despojó tampoco del chándal frente al Athletic. Segundo año de Koeman, tres partidos de Liga, tres debuts de chicos jóvenes -Nico (19 años), Yusuf Demir (18) y Gavi (17)- y ni un solo minuto para Riqui Puig (22). El mensaje no es nuevo. Es tan viejo que data de hace un año cuando justo antes de que el Barça disputara el trofeo Joan Gamper lo escuchó directamente de la voz de su entrenador.

A mediados de septiembre del 2020 y cuando facilitó la lista de convocados para ese estreno veraniego, el técnico no escribió el nombre de Riqui, lo que desató una gran convulsión mediática y social. A su alrededor siempre ha existido ruido. Mucho ruido. "No es verdad que no cuente con él. Los jóvenes tienen que jugar y así se lo dije. Aquí tendría mucha competencia", afirmó entonces el neerlandés.

Koeman ya le advirtió el verano pasado al centrocampista que tendría pocos minutos

Esas palabras de Koeman no son actuales. Tienen 11 meses de vida. Y la vigencia de ese mensaje continúa intacta. El tiempo les confiere aún más valor. No eran solo palabras sino también hechos. Ya desde el primer año de una compleja cohabitación entre Riqui, un talentoso jugador que entra los ojos, capaz de enamorar futbolísticamente al presidente Joan Laporta, y Koeman, un entrenador pragmático, nada populista, firme en sus convicciones. Lo fácil hace un año habría sido poner a Riqui. Lo fácil también ahora habría sido situarlo en el centro del campo. Y todos contentos.

Riqui Puig y Pjanic, en el entrenamiento.

/ FCB

Laporta considera que el centrocampista de Matadepera debe ser una pieza esencial en la reconstrucción del equipo

Pero en la lista de preferencias de Koeman figuró antes Pedri. Luego, Ilaix. Ahora, Nico, Demir, Gavi, todos ellos centrocampistas de diferentes características a él. Y quién sabe si pronto hasta Balde, aunque este juegue en una posición totalmente distinta. La puerta, aunque se sostenga lo contrario, se está abriendo para casi todos, excepto para Riqui, obligado a tomar una decisión sobre su futuro.

La encrucijada de siempre

Situado en la misma encrucijada que el pasado verano. Entonces, él decidió seguir, convencido de que podía hacer cambiar de opinión a Koeman. No lo consiguió. Apenas dos veces figuró en el once inicial en las 38 jornadas de Liga. Y solo completó los 90 minutos en una ocasión: Alavés (13 de febrero). Y ya en sus inicios (solo 24 míseros minutos de Liga en los primeros cinco meses) revelaban que el discurso veraniego de Koeman se cumpliría en otoño, invierno, primavera…

Riqui, que tiene contrato hasta el 2023, se enfrenta a un panorama complejo horas antes del cierre del mercado

Más complicado resulta el paisaje para el jugador de Matadepera, adelantado por la derecha y por la izquierda, con el final del mercado aplastando, además, todas sus expectativas. Pero él se resiste, avalado por su indestructible fe en acabar triunfando en el Camp Nou y protegido por el contrato que le mantiene ligado al Barça, el club de su vida, hasta el 2023, cláusula incluida de 100 millones de euros, sintiendo también la protección presidencial.

Koeman observa las evoluciones de Riqui Puig.

/ Vincent West / Reuters

Tozudo como es Riqui, aunque la fuerza de los acontecimientos le empuje hacia la puerta de salida. Lleva el seis que lució y dignificó Xavi durante años en el Camp Nou. Lo eligió sin temor a la inmensa sombra que proyectaba ese dorsal. Pero apenas se ha visto esa camiseta en el estadio, provocando terremotos mediáticos que no han modificado la vieja idea inicial de Koeman, quien cree antes en Nico, Demir o Gavi.

Bajo esa sonrisa que no se extingue ni siquiera en los peores momentos anida Riqui. Pieza marginal, irrelevante ahora mismo, por mucho que el técnico cuando le recordaron el nombre del centrocampista esquivara analizarlo. 

"¿Riqui? No es bueno individualizar. Ni para nosotros ni para los jugadores es buena esta situación. Siempre hay que tener futuro en el sitio donde estás"

Koeman, técnico del Barça

Noticias relacionadas

"¿Riqui? No es bueno individualizar", subrayó Koeman. "Ni para nosotros ni para los jugadores es buena esta situación. Siempre hay que tener futuro en el sitio donde estás. Tendremos más adelante a los jugadores que ahora están lesionados y hablamos de cinco o seis jugadores. Me gustaría hablar de la situación de los que menos opciones tienen porque quedan tres o cuatro días y luego no habrá tiempo”, proclamó.

Tozudo es Riqui. Más tozudo parece aún Koeman.