BARÇA-GETAFE, DOMINGO, 17 H.

Koeman entiende que el Madrid fiche a Mbappé "si tiene el dinero"

"Yo también querría tener a Mbappé, es uno de los mejores del mundo, pero hay que ser realistas y no podemos competir económicamente", dice el técnico

Ronald Koeman, en un entrenamiento en Sant Joan Despí.

Ronald Koeman, en un entrenamiento en Sant Joan Despí. / FCB

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Ha volado Lionel Messi del Camp Nou para aterrizar en el París Saint Germain junto a su amigo Neymar. Kylian Mbappé, el tercer delantero del PSG, escucha los millones de seducción de Florentino Pérez para intentar escapar hacia el Real Madrid. Cristiano Ronaldo ya se evadió de Turín para regresar al Manchester United después de tontear con el Manchester City, que ya había adquirido a Jack Grealish por 117 millones de euros y pujaba con 100 más por Harry Kane. El Barça es un espectador de todo este trasiego, condenado a mirar y no tocar.

"Entiendo que el aficionado del Barça esté frustrado, por un lado. Pero, por otro, hay que ser realista. Económicamente, el club no puede competir con los mejores del mundo", reflexionaba Ronald Koeman, el primero que sufre la carestía de recursos, pese a que ha recibido cuatro fichajes (Sergio Agüero, Memphis Depay, Emerson Royal y Èric Garcia), aunque, eso sí, con un pírrico coste total de 9 millones (por Emerson). Y si no puede competir a nivel económico, no podrá competir en el plano deportivo habiendo perdido, además, a Messi, el mejor futbolista.

Neymar y Leo Messi en un entrenamiento en las instalaciones del PSG

/ TELECINCO

Cifras "absurdas"

"Si el Madrid tiene el dinero, que fiche a Mbappé. Es de los mejores del mundo y yo querría tenerle en mi equipo", asumía Koeman con frialdad, con envidia sana, aunque le parecían un disparate, "absurdas", las cifras que se gastan hoy en día por un futbolista ante la crisis general provocada por la pandemia, no solo en el fútbol, sino en el planeta.

Koeman tiene asimilado que a él le toca manejar un Barça precario, aún más en este inicio de temporada con lesionados "que serían titulares". De las ocho bajas que contaba durante la semana (Ter Stegen, Piqué, Ansu Fati, Dembélé, Agüero, Mingueza y Coutinho por lesión, más Èric Garcia por sanción), ha recuperado tres piezas: Ter Stegen, Coutinho y Mingueza.

Koeman apuesta por la juventud, pero reclama tiempo: "Es diferente tener a Pedri con 24 años que con 18. O a Nico"

El técnico, sin embargo, defiende que "no se puede exigir lo mismo que en otros tiempos", sin aclarar si se refería al entrenador o al equipo. O a los dos. "Estamos trabajando para cambiar cosas", dijo, aludiendo a la idiosincrasia del equipo tras la marcha de Messi. Debe reconstruirse en otro formato de juego, "y eso no se consigue de la noche a la mañana", advirtió. "Es diferente tener a Pedri con 24 años que con 18. O a Nico. O a otros jóvenes", sostenía, reclamando tiempo y paciencia.

Koeman saluda a Pedri tras sustituirle en el partido contra el Madrid


/ JORDI COTRINA

"Es imposible para un entrenador manejar una plantilla de 31 o 32 jugadores. He hecho el curso de entrenador, pero no con 32 jugadores"

Ronald Koeman / Entrenador del Barça

Apuesta por los jóvenes

Noticias relacionadas

Su apuesta por ellos no desfallece. Es la apuesta firme y convencida, también del Barça, para regresar a la cima donde estuvo en las últimas dos décadas. El ascenso de los jóvenes implica que la plantilla se haya sobredimensionado, porque otros jugadores debían marcharse.

"El club sabe perfectamente lo que quiero y con quien quiero seguir trabajando", compartía en público Koeman. Sin dar nombres, aunque se conocen. Samuel Umtiti y Miralem Pjanic, en primer lugar. "Es imposible para un entrenador manejar una plantilla de 31 o 32 jugadores. He hecho el curso de entrenador, pero no con 32 jugadores", apuntó con algo de humor. No obstante, Umtiti y Pjanic entraron en la convocatoria. Descartarles, ante la posibilidad de disponer de 23 plazas en el acta arbitral sería una falta de respeto que Koeman no pensaba cometer.