LA CRISIS AZULGRANA

Recortes imposibles en el Barça

  • La crítica situación económica del Barça obliga a tomar decisiones drásticas en la plantilla, como rebajas de sueldo superiores al 50%.

  • Los casos de Umtiti y Pjanic no serán los únicos a quienes se dará la carta de libertad en un club que con los ingresos no cubre los gastos.

Laporta habla con Piqué, Messi, Busquets y Sergi Roberto, los cuatro capitanes del Barça.

Laporta habla con Piqué, Messi, Busquets y Sergi Roberto, los cuatro capitanes del Barça. / FCBARCELONA

4
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Si difícil es fichar jugadores, más difícil es despedirlos y rebajar los sueldos de quienes tienen contrato. Si difícil es, o ha sido, convencer a Lionel Messi para que continúe en el Barça cobrando menos, más difícil será echar a jugadores con los que no se cuenta o que otros, con contratos menos millonarios, reduzcan sus salarios.

Una dificultad, en el caso del Barça, que se ve agravada especialmente por la enorme deuda que arrastra y el doble límite que ve impuesto entre la falta de ingresos actual y las pautas de gasto que marca LaLiga para evitar que los clubs cometan mayores locuras de las que ya perpetran. El Barça es un claro ejemplo.

El límite salarial que establece LaLiga coloca a la junta de Joan Laporta en una situación muy crítica, aunque la responsabilidad corresponde a la de Josep Maria Bartomeu. La pandemia la ha agravado. Aquel club que podía dedicar 671 millones para recompensar a su plantilla, ahora no podrá reservar ni la mitad. El presupuesto que lo permitía no se cumplió, de ahí las pérdidas de 97 millones de la temporada 19-20.

Presentación de Kun Agüero como nuevo jugador del Barça.

/ JORDI COTRINA

El límite salarial para gastar en la plantilla es el resultado de los ingresos menos los gastos no deportivos.

Un presupuesto irreal

El presupuesto que dejó Bartomeu para la campaña la 20-21 descendió a 828 millones, con uno de beneficio. Y no era real. Contemplaba la apertura de los estadios a partir de febrero en un 25%, progresivo hasta el 50%, tampoco ha habido ingresos del museo y daba por hecha la venta del Barça Corporate por 100 millones. Nada se ha cumplido. El déficit se acercará a los 300 millones. La junta prevé pérdidas para la próxima campaña.

El cálculo del límite salarial es el siguiente: a los ingresos previstos se le restan los gastos no deportivos. La cantidad resultante es la que se puede destinar al pago de la masa salarial, que comprende todos los costes: fichas y sueldos, amortizaciones, cuotas a la Seguridad Social, indemnizaciones para extinguir contratos, primas, etcétera de todos los jugadores, entrenadores y técnicos integrantes del equipo más «la plantilla no inscribible», que son todos los demás equipos del club.

Tebas, en la sede de la Liga de Fútbol Profesional (LFP).

/ Paul Hanna

Límite móvil

El límite salarial es particular de cada entidad y se puede saltar por casos excepcionales, como un aumento inesperado de los beneficios, lesiones de larga duración que obliguen a fichajes, etcétera. Las variaciones necesitan la aprobación del Órgano de Validación de LaLiga. Por ahora, ese límite es virtual y cambiante. Puede ser otro el viernes 13 de agosto, en vísperas del inicio de la Liga.

Laporta aseguró que la masa salarial "suponía el 110%" de los ingresos. Tebas le exige que baje al 70% como máximo y, además, cubra la deuda acumulada en las dos últimas temporadas: ese es el volumen de la reducción obligada. El Barça, por tanto, necesita elevar los ingresos y disminuir sus gastos espectacularmente. De momento, ha conseguido migajas con los traspasos (el de Todibo al Niza por 8,5 millones, el que hoy puede cerrar de Junior Firpo al Leeds por 15, el de Konrad de la Fuente al Marsella por 3…) y pírricos ahorros con la cesión de Trincâo al Wolverhampton o el despido de Matheus.

La rebaja de sueldo de Messi será significativa, como la que se exigirá a otros futbolistas. A algunos se les pedirá una reducción del 70%.

 

Miralem Pjanic posa con la camiseta del Barça en el palco del Camp Nou.


/ fc barcelona

Al exceso de gasto y la presión de Tebas se unen las pérdidas de las dos últimas campañas.

Los excesos

Cuatro fichajes cerrados van a reforzar la plantilla que estaba formada por 24 jugadores, más los futbolistas cedidos, como Carles Aleñà, y los jóvenes del filial que debutaron. El exceso de jugadores es ínfimo comparado con el exceso de gasto y que le impide, por ejemplo, inscribir a los nuevos (Èric Garcia, Emerson Royal, Sergio Agüero y Emerson Royal), y reinscribir a Messi.

Noticias relacionadas

El capitán ha dado el paso de disminuir su salario. Podría ser que fuera del 50%. Los demás estarán moralmente obligados a seguirle. No solo los otros capitanes (Gerard Piqué, Sergi Busquets, Sergi Roberto) sino las estrellas más representativas y mejor pagadas: Antoine Griezmann, Philippe Coutinho y Ousmane Dembélé.

El club ha pedido a Samuel Umtiti y Miralem Pjanic que accedan a marcharse: les ofrece la carta de libertad a cambio de que renuncien a sus contratos pendientes (dos y tres años). El problema es que los futbolistas cuantifican los millones pactados que aún han de cobrar y que difícilmente cobrarán en cualquier otro club.