LOS RETRASOS DEL 'ESPAI BARÇA'

El Barça ha gastado cien millones y aún no tiene proyecto definitivo del Palau

El club ha corregido tres veces el anteproyecto del pabellón, que debería estar acabado ya, según el referéndum aprobado

Imagen virtual del interior del futuro Palau Blaugrana.

Imagen virtual del interior del futuro Palau Blaugrana. / FC BARCELONA

1
Se lee en minutos
El Periódico

El Barça ha gastado ya más de cien millones de euros en el Espai Barça, y esos cien millones invertidos no se ven por ningún lado. Los trabajos más visibles se reducen al derribo del Miniestadi y a la construcción del estadio Johan Cruyff, además de unas obras menores en la remodelación urbanística de los alrededores de las instalaciones. Nada más.

Esos cien millones no han permitido situar siquiera la primera piedra del nuevo Palau Blaugrana, que va por su tercer anteproyecto y no posee, ni mucho menos, el proyecto definitivo ni el permiso de obras, como reveló anoche una información de TV-3.

Siete años después de que el Espai Barça se aprobara en un referendum y en 2021, fecha inicial prevista para la conclusión de lo que es el proyecto capital del club, como pregonó la directiva de Josep Maria Bartomeu y como considera la de Joan Laporta, que ha heredado un plan todavía por acabar, ni se ha empezado el Palau ni la remodelación del Camp Nou. No existe ni licencia de obras para el estadio.

El Camp Nou.


/ FERRAN SENDRA

Cálculos erróneos

Noticias relacionadas

Entre los retrasos acumulados, algunos de la consabida burocracia, se incluyen los errores cometidos por la directiva de Bartomeu. El anteproyecto del 2016 ha sido corregido dos veces más, según reveló TV-3, Ese primer plan, que tenía diseñado un Palau para 10.000 espectadores, uno más pequeño y la pista de hielo, no era bien visto por el Ayuntamiento. Tampoco, además, por los cálculos erróneos del Barça ya que afectaban a terrenos del Bowling, el Club Esportiu Laietà y la reserva de espacio para la línea 9 del metro, aún en construcción.

El segundo anteproyecto contempló un cambio de posición del pabellón pequeño y la pista de hielo y y se incluyó, a instancias del Consistorio, un espacio para aparcamiento de autocares y autobuses los días de partido. Los dirigentes azulgranas advirtieron entonces que el aforo previsto para el Palau impedía la organización de finales de grandes eventos (la Euroliga, sin ir más lejos) y poder albergar conciertos musicales de  masas. Un año después (2019) el tercer anteproyecto ya recogió un Palau de 15.000 espectadores. Pero tardará aún años en construirse.