SE ABRE LA INSCRIPCIÓN DE SOCIOS

La Asamblea del Barça será el 4 de julio y en el Camp Nou

Las gradas del Camp Nou.

Las gradas del Camp Nou. / JORDI COTRINA

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

La asamblea de compromisarios del Barça se celebrará el 4 de julio en el Camp Nou, a partir de las 15 horas. Una fecha inusual, como también es inusual el escenario: nunca se había organizado en el estadio. La nueva junta de Joan Laporta desea innovar y ha elegido un emplazamiento original con el deseo de potenciar la máxima asistencia de socios compromisarios a la importante cita anual. No se trata de una medida por las restricciones de la pandemia, aseguraron fuentes de la entidad.

Menos original es una de las medidas adoptada en la reunión: la apertura de la libre inscripción de socios del club. De forma parecida a lo que fue El gran repte, proyecto que en el 2003 perseguía que el Barça obtuviera la mayor cantidad posible de asociados, el mismo presidente, o sea, Laporta, reabre otra vez la posibilidad que cualquier culé puede adscribirse al FC Barcelona y pagar su cuota de asociado eliminando todas las restricciones que hasta ahora lo limitaban. El fin, como entonces, es doble: ser la entidad deportiva con más socios y socias del mundo y recibir una inyección económica, seguramente mucho más necesaria que hace 17 años.

"Queremos dar respuesta a los deseos de muchos barcelonistas que no podían hacerse socios por los obstáculos que lo impedían", explicó Maria Elena Fort, vicepresidenta institucional y la nueva portavoz del cuadro dirigente. La reapertura de las altas será prácticamente inmediata, pero solo de forma presencial. Ahora tendrán que habilitarse los mecanismos para las inscripciones telemáticas o con firma digital y aprobarse en la asamblea.

Los 18 directivos que acompañarán a Laporta en su segunda etapa como presidente del Barça.

/ Jordi Cotrina

Principios democráticos

Cancelada aquella vieja iniciativa, las juntas de Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu establecieron limitaciones tales como exigir, a los nuevos culés solicitantes, un parentesco de primer o segundo grado con un socio (o socia), que ya lo hubieran sido anteriormente durante dos años como mínimo o que hubieran sido peñistas o tener el carnet de compromiso durante tres años.

"Eliminamos estos impedimentos por principios democráticos y de universalidad y que puedan ser socios todas aquellos que aman al Barça estén donde estén en cualquier lugar del mundo", explicó Fort, recalcando que las restricciones se limitarán al derecho a voto y al acceso a los abonos al Camp Nou en los mismo términos de ahora. "No hay ningún peligro en que seamos más socios y socias", subrayó.

Pero la asamblea, fundamentalmente, tratará de la aprobación (o no) de las cuentas formuladas por la directiva de Bartomeu correspondientes a la temporada 2019-20 que se dejaron firmadas el 17 de agosto del 2020 y el presupuesto que dejó hecho el 26 de octubre, que no se podrá cumplir. La actual junta de Laporta, además, pedirá la aprobación de operaciones refinanciación por valor de 525 millones.

Ratificar nombramientos

Noticias relacionadas

Asimismo, deberá ratificarse el nombramiento de directivos que no figuraban en la lista durante la campaña electoral. Son los casos de Eduard Romeu, Ferran Olivé, Àngel Riudalbas y Joan Soler. En la formación inicial por el contrario, figuraba Jaume Giró, que iba a ser vicepresidente económico (ahora lo es Romeu) y que renunció en la crisis de los avales, aunque alegó motivos profesionales que le obligaban a establecerse en Londres. No obstante, dos meses después, Giró accedió al cargo de conseller de Economia del Govern de Catalunya. También deberán aprobarse los nombramientos de los miembros de las comisiones económica y de disciplina.

Los compromisarios escucharán, por boca de Laporta, cuál es la postura del Barça en el malogrado y polémico proyecto de la Superliga en el que está junto con el Real Madrid y la Juventus, después de que los otros nueve clubs impulsores abandonaran. El presidente presentará un informe con "los antecedentes" (Bartomeu dejó hecha la inscripción del Barça en su despedida), "la situación actual y, si procede, la toma de decisiones sobre la participación del Barça en la Superliga". Laporta se cubrió las espaldas remitiendo la decisión final a la aprobación de la asamblea de compromisarios.