ANÁLISIS TÁCTICO

El análisis táctico del Barça-Atlético: miedo a quedar descartado

Barça y Atlético hicieron demasiado poco para merecerse los tres puntos y prefirieron evitar el descalabro antes que buscar el impacto de una victoria

Joan Laporta y Enrique Cerezo, los dos presidentes, observan con sopor el partido.

Joan Laporta y Enrique Cerezo, los dos presidentes, observan con sopor el partido. / Jordi Cotrina

Se lee en minutos
Joan Domènech

1. El Barça se hunde

La inseguridad del Barça era perceptible con ver la altura a la que se situaba la defensa y compararla con la del Atlético. El Barça se hundió mucho, demasiado, como si hubiera renunciado a defender hacia adelante y permitió al Atlético que avanzara y rematara desde el área. La sensación de peligro se multiplicaba hasta asustar y los azulgranas se quedaron rezagados, obligándose a correr muchos metros. El Atlético supo juntar muy bien las líneas y no permitió que los azulgranas llegaran a los dominios de Oblak. Ter Stegen, en cambio, vivió angustiado.

Ter Stegen recrimina a Suárez que intentara fingir un penalti.

/ Jordi Cotrina

2. Faltas a Messi

El Atlético defendió lejos de Oblak porque frenó al Barça. Frenó a Messi. Ya se sabe que al capitán del Barça solo se le para con faltas, y la excepción a la norma se observó en el minuto 40: el 10 se marchó de hasta seis contrarios en un eslalon que desbarató Oblak con la punta de los dedos. La primera parada del meta rojiblanco llegó cuando Ter Stegen ya llevaba cuatro.

Cinco de las 13 faltas del Atlético en el primer tiempo fueron sobre Messi, el único con iniciativas. Al final, aumentaron a nueve de las 26 cometidas por el cuadro rojiblanco. Messi forzó las tres tarjetas (Saúl, Felipe y Koke). Nadie le ha hecho tantas faltas al Barça esta temporada. El Athletic (en la Supercopa) y el Rayo Vallecano (en la Copa) llegaron a 24.

Leo Messi se lamenta de una ocasión perdida ante el Atlético.

/ JORDI COTRINA

3. Siempre por el centro

Poco de Jordi Alba y menos de Sergiño Dest. El Atlético esperó en el centro al Barça con una montaña de futbolistas que hacía imposible una vía de penetración, a no ser que la creara Messi. Atraer en el centro para abrir en la banda lo hizo el Barça con demasiada lentitud, tanta que el conjunto de Simeone pasó por apuros solo en un arreón final.

Noticias relacionadas

El equipo no supo explotar la debilidad del Atlético en su banda izquierda, que cubría Lemar (lesionado a los diez minutos) y Carrasco, que no es defensa. Entró Saúl, que tampoco lo es, y Messi le sacó una tarjeta muy pronto. El Barça no supo volcarse en la banda derecha y dio tiempo a Simeone para rectificar. 

Dest progresa por la banda tratando de eludir la entrada de Correa.

/ Jordi Cotrina