"LA ÚLTIMA PALABRA LA TENDRÁN LOS SOCIOS"

Laporta rompe su silencio y avala replantear la Superliga

  • Señala en TV-3 que el proyecto sigue en pie, aunque confía en un entendimiento con la UEFA para lograr más recursos

  • "Tenemos una posición de prudencia. Es una necesidad, pero la última palabra la tendrán los socios"

  • El club aboga en un comunicado por reconsiderar el torneo ante la "reacción social", pero cree que haber renunciado hubiera sido un "error histórico"

Joan Laporta, presidente del Fútbol Club Barcelona.

Joan Laporta, presidente del Fútbol Club Barcelona. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Desde el anuncio del nacimiento de la Superliga, solo se habían escuchado dos voces azulgranas hablar del proyecto de Florentino Pérez: Gerard Piqué y Ronald Koeman. El central azulgrana se posicionó contra una apuesta que cree que «no sería positiva» y acabaría «destrozando el sistema» . El técnico coincidió con el zaguero en que este deporte «es para los fans». Cuatro días después Joan Laporta ha hablado por primera vez de la iniciativa, que él considera que sigue en pie pese a la marcha de casi todos sus impulsores. Posteriormente, el club ha emitido un comunicado abogando por reconsiderar el planteamiento de la Superliga ante la "reacción social"

"Tenemos una posición de prudencia. Es una necesidad, pero la última palabra la tendrán los socios. Los clubes grandes aportamos muchos recursos y debemos dar nuestra opinión respecto al reparto económico", ha señalado el presidente azulgrana a TV3. "Si esto va acompañado de una competición atractiva, basada en los méritos deportivos, también es importante. Evidentemente somos defensores de las ligas estatales y estamos abiertos a un diálogo abierto con la UEFA siempre. Necesitamos más recursos para que esto sea un gran espectáculo. Creo que habrá concordia institucional".

Laporta ha apuntado que la Superliga sigue en pie, pese a la marcha en masa de casi todos los fundadores. "Ha habido presiones a algunos clubes que han hecho que algunos se retiraran, pero el hecho por el que ha habido esta propuesta sigue existiendo, que hacen falta más recursos. Nosotros hacemos unas inversiones muy importantes, los salarios son muy altos y se deben tener en cuenta todas estas consideraciones, teniendo en cuenta los méritos deportivos".

Y, sobre el tuit de Piqué en el que decía que el fútbol es para los aficionados, hizo posteriormente una matización en TVE. "Tenemos claro que el fútbol es de los aficionados pero los aficionados quieren fútbol de calidad y para tenerlo, necesitamos también recursos. El fútbol es de todos, de los aficionados, de los jugadores de los clubs y esto lo entienden los aficionados y todo el mundo”.

Horas después el Barça ha emitido un comunicado en el que, ante la "reacción social" al proyecto, apuesta por "abrir un análisis mucho más profundo sobre las razones que han generado esta reacción a fin de reconsiderar, en su caso, y en lo que resulte necesario, el planteamiento y la fórmula propuesta inicialmente para abordar y solucionar todas aquellas cuestiones siempre en beneficio del interés general del mundo del fútbol". Y remarcando que, con el blindaje legal que ha dado ya un tribunal al proyecto, "estaría fuera de lugar que el necesario proceso de reflexión y debate se estableciera bajo criterios de presión e intimidación injustificados".

Ceferin exculpa a Jan

Noticias relacionadas

Barça y Madrid son los dos únicos que no se han desmarcado del proyecto (la Juve no se ha bajado oficialmente, pero señala que aunque "sigue convencida sobre la solidez del proyecto cree que hay pocas posibilidades de que el proyecto se complete en la forma concebida originalmente"). Aleksander Ceferin, el presidente de la UEFA, ha criticado a Florentino y exculpado a Laporta por esta iniciativa. "Todo el mundo me ha decepcionado en cierta medida, pero tengo que decir que quizá el Barcelona es el que menos me ha decepcionado", ha precisado. "Laporta fue elegido hace muy poco tiempo y hablé con él dos o tres veces. Estaba bajo mucha presión debido a la situación financiera en la que se encontraba el club", ha argumentado Ceferin, recordando que se trataba de una situación heredada de la época de Bartomeu. "No fue su culpa que la situación fuera así. Así que obviamente estaba bajo mucha presión, pero al mismo tiempo, como astuto negociador, se aseguró una estrategia de salida", ha añadido.

El comunicado del Barça remarca que el club "se reservó expresamente el derecho a someter tan trascendente decisión a la aprobación definitiva de sus órganos sociales competentes [la asamblea] después de un necesario y profundo estudio". Y que la decisión de esta firma condicionada "se tomó con el convencimiento de que una supuesta renuncia a formar parte de esta iniciativa en calidad de club fundador habría sido un error histórico", evocando la tardía entrada en la Copa de Europa.