CALMA EN EL BERNABÉU; TURBULENCIAS EN EL CAMP NOU

Florentino ha visto tres elecciones del Barça, dos presidentes que dimiten y una moción de censura

Laporta y Florentino, en un acto en diciembre del 2003.

Laporta y Florentino, en un acto en diciembre del 2003. / Jordi Cotrina

Se lee en minutos

Desde que volvió, en el 2009, coincidiendo con el esplendor del Barça de Guardiola y de Laporta, activado el círculo virtuoso, Florentino Pérez ha visto tres procesos electorales en el Camp Nou. Ninguno, sin embargo, se ha producido en el Bernabéu, donde las urnas hace más de tres lustros que no se abren. Contrasta la larga calma madridista, a punto el dirigente de iniciar su sexto mandato, con las inacabables turbulencias azulgranas.

De Laporta, el presidente con quien peor ha vivido Florentino en estos largos años en el poder blanco, a Laporta. Ese es el cómodo viaje del dirigente blanco, que no tiene los infinitos problemas políticos que sacuden a sus colegas de palco en el Barça. Él conoció a Gaspart, a quien arrebató a Figo en el verano del 2000, dejando un reguero de caos en el Camp Nou que necesitó cinco años para recuperar el orden deportivo, ya con Laporta en la sala de juntas. El mismo presidente con quien compartía ese pequeño palco de la ciudad deportiva del Madrid el pasado sábado durante el lluvioso clásico.

Laporta y Florentino durante una comida oficial en Madrid en el 2005.

/ Jordi Cotrina

En el trayecto, Florentino tuvo como anfitrión a Sandro Rosell, que dimitió en enero del 2014, condenado después a pasar 604 días en prision preventiva, tras ser absuelto de blanquear comisiones por los derechos audiovisuales de 24 partidos de la selección brasileña de fútbol y un contrato de esponsorización con Nike.

Después compartió cuchicheos con Josep Maria Bartomeu, el segundo presidente del Barça a quien el dirigente blanco ha visto renunciar a su cargo, justo antes de que una moción de censura se activara para desalojarlo del palco. Con el escándalo del ‘Barçagate’ llevando incluso a Bartomeu a pasar una noche en los calabozos de la comisaría de los Mossos.

Bartomeu y Florentino se abrazan en el prólogo de un clásico en el 2010 en Barcelona.

/ Jordi Cotrina

Florentino, entretanto, suma ya 18 años en el cargo, acercándose al récord de longevidad establecido por Núñez, quien estuvo Estuvo 22 años, desde 1978 al 2000, justo cuando el mandatario blanco iniciaba su primer capítulo, que duró seis años antes de dimitir. Era el primer presidente que renunciaba a su cargo, cansado como estaba de los caprichos de las estrellas blancas coincidiendo, además, con el inicio de la mejor época del Barça.

Noticias relacionadas

Bartomeu y Florentino, en el último clásico liguero en el Camp Nou en octubre del 2020.

/ Jordi Cotrina

Volvió Florentino en el 2009, ya con Laporta, a quien conoció en los tres primeros años del mandato de este. Agotó el dirigente su segundo y último mandato sin imaginar siquiera que volvería a encontrarse con el presidente blanco. Las urnas solo se abren en Barcelona donde 55.611 socios votaron el pasado 7 de marzo, y en plena pandemia, donde ganó el presidente azulgrana que más incomoda a Florentino. Uno va camino de estar 20 años, otro inicia su segundo capítulo en el Camp Nou.