PREVIA DEL MADRID-BARÇA

Un clásico en pequeño formato

  • El Madrid y el Barça se enfrentan en Valdebebas con el propósito de dar caza al liderato

  • Messi se convertirá en el futbolista con más clásicos de la histori, con 45, igualando a Ramos

  • Koeman da pasaje en la expedición a Piqué y Sergi Roberto, recuperados de sus lesiones

  • Florentino Pérez y Joan Laporta se reencontrarán en el palco como presidentes

  • SIGA AQUÍ LA NARRACIÓN AL MINUTO DEL CLÁSICO

Messi, en el último entrenamiento antes de viajar a Madrid.

Messi, en el último entrenamiento antes de viajar a Madrid. / FC BARCELONA

Se lee en minutos

Es un partido grande en un escenario pequeño. Sin público y sin la majestuosidad cavernosa del Santiago Bernabéu jugarán el Madrid y el Barça, ambos en la piel del cazador. ¿Quién dará alcance primero al renqueante Atlético? El que gane se pondrá líder con solo ocho encuentros por disputar. Valdebebas, un frasco diminuto para envasar un enfrentamiento con tanta historia, no decidirá la Liga pero se antoja vital para consolidar o romper tendencias que en ambos casos se dibujan al alza.

El estadio Di Stefano, desdeñado por Jürgen Klopp, acogerá el segundo clásico sin aficionados -el primero fue hace unos meses en el Camp Nou- y recordará a la expedición directiva azulgrana que en el aspecto de infraestructuras de futuro, el Madrid ha tomado la delantera. El Bernabéu se va reconstruyendo de piel y huesos en tiempos de pandemia mientras el Camp Nou aún no ha recibido la visita de una grúa.

Joan Laporta se sentará cerca de Florentino Pérez de nuevo. En el 2010 vieron el último partido juntos y todo apunta a que verán unos cuantos más en los próximos años. El presidente blanco lo tiene todo bien atado para ser reelegido de forma inminente y sin oposición hasta el 2025. La democracia blanca es así.

Récord de Messi

En el clásico del reencuentro, ambos cuentan con motivos para sonreír e ir encargando cava. En el caso de Florentino, el Madrid se presenta achispado tras tumbar como un gigante a un esmirriado Liverpool en la Champions. Y si mira la estadística, los números de Zidane le reconfortarán: cinco triunfos, dos derrotas y tres empates en el total de los clásicos del técnico francés.

En el caso de Laporta, puede blandir un dato aplastante: el Barça de Koeman suma 51 de los últimos 57 puntos. Sudó la gota gorda para obtener el último triunfo, ante el Valladolid, pero había excusa, el efecto narcótico del parón de las selecciones. 

Koeman ha entregado pasaje para Madrid a Gerard Piqué y Sergi Roberto tras sus lesiones y en conjunto se ve a la expedición azulgrana más completa que al anfitrión, cuya defensa está hecha jirones. Sin Ramos, sin Varane, sin Carvajal… Aun así, con Nacho y Militao como fornidos guardianes, blindó la caja fuerte ante Salah, Mané y Firmino. Poca broma.

La ausencia de Ramos provocará que Leo Messi le iguale como el jugador que más clásicos habrá jugado de la historia. 45 en total. Son dos futbolistas con la renovación en duda en sus respectivos clubs.

Los protagonistas

Messi, para recurrir a otra estadísticas, suma 26 goles en todos los clásicos, más que ningún otro futbolista, pero ahora enlaza seis partidos sin romper la red madridista. Peor bagaje lleva Benzema: son nueve los Barça-Madrid saldados en seco. 

Noticias relacionadas

No obstante, no solo los goleadores frecuentes acaparan atención. Dembélé y Vinicius, más ocasionales con la suerte cara a portería, se sienten en un momento dulce, figuras serpenteantes que han mordido a los oponentes y se espera de ellos otra actuación protagonista en el plató mundial de un clásico.

En el lado barcelonista, existe expectación por saber si Koeman mantendrá el esquema de los tres centrales que tan bien le ha ordenado la casa en las últimas semanas y si seguirá pivotando la salida alrededor de De Jong o hará hueco para Araujo o incluso Piqué. Lo de forzar la entrada del central catalán ya ocurrió en la ida contra el PSG y los recuerdos no son buenos. El clásico tuvo una novedad de última hora: Gil Manzano sustituyó al lesionado Mateu Lahoz.