VIDA EN EL CAMP NOU

El museo del Barça: de 42 millones a 0, de 0 a 42 millones

  • El recinto reabre las puertas con la aspiración de recuperar la facturación que aportaba al club con sus 1,8 millones de visitantes

  • Desde el confinamiento del 13 de marzo del año pasado, solo estuvo operativo del 13 de junio al 4 de noviembre

  • La dirección ha diseñado nuevas fórmulas para atraer el público local, ya que el 85% de los visitantes eran turistas

  • La gran novedad es un 'tour virtual' de 45 minutos por solo 5 euros en varios horarios y tres idiomas, accesible desde cualquier lugar del mundo

Jordi Penas, el director del museo azulgrana, en el centro, guía a un grupo de visitantes este viernes por la tarde.

Jordi Penas, el director del museo azulgrana, en el centro, guía a un grupo de visitantes este viernes por la tarde. / Manu Mitru

4
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Con mayor entusiasmo que nunca, el Museu del Barça reabre sus puertas. Ningún estamento del club, ni los deportistas, habrá echado de menos al público tanto como la galería histórica del club. Ellos solo disfrutaban de los aficionados en klos partidos; el personal del museo recibía miles de visitantes cada día. Hasta contar 1,8 millones de seres en el 2019.

Y, de golpe, el silencio. La nada. El vacío.

De 1,8 millones a nadie. De 42 millones de euros ingresados en el 2019 a 4 millones en el 2020, a 0 en el 2021. Un pico considerable ha dejado de entrar en las arcas del Barça, aunque parezca una cantidad insignificante en un presupuesto de mil millones. Una cifra muy sensible, sin embargo, porque se sumaba a la pérdida de taquillaje y eventos con el estadio vacío, y a la desaparición de los beneficios de La Botiga, cerrada, con todos los maniquíes acumulando polvo sobre los invendibles modelos deportivos de la temporada.

Una familia se hace un 'selfi' durante la visita al museo con el Camp Nou al fondo.

/ Manu Mitru

El silencio y la solitud

Dinero cash que desaparecía de golpe. Fichas del dominó que caían una detrás de otra, configurando un panorama «desolador», en palabras de Jordi Penas, el director del museo. En lo económico y también en lo humano, bajo su punto de vista desde el despacho, por la siniestra solitud de las instalaciones. El silencio de las ausencias. Ni una visita ni un cliente ni un turista.

Cerrado desde el 4 de noviembre (solo estuvo abierto a partir del 13 de junio), el museo ha recobrado la vida este viernes con la reapertura de las puertas de par en par para cualquier ser humano con curiosidad e interés por sumergirse en 121 años de barcelonismo.

En temporada alta hay 120 trabajadores, de los que solo han quedado menos del 10% durante el cierre

Penas y su gente –hay 120 trabajadores en temporada alta, que se han quedado reducidos a menos del 10% durante el parón con un erte- han iniciado el camino inverso. Del 0 al 42 millones de euros. Del 0 al 1,8 millones de personas no se sabe cuándo. A las 15 horas entraba la primera; a las 16 llegaba un grupo de una veinte que iba a acoger y guiar el propio Penas. «Estamos todos emocionados, con toda la ilusión del mundo», confesaba el director. «Como si debutara en el primer equipo», añadía.

Visitantes observando las vitrinas con objetos históricos en una de las salas.

/ Manu Mitru

«Estamos todos emocionados, estamos con toda la ilusión del mundo, como si debutara con el primer equipo"

Jordi Penas / Director del Museu

Los visitantes podrán descargarse dos app gratuitas para enriquecer la experiencia en el museo

El obligado cierre ha permitido adecuar el recinto a la normativa de la pandemia en cuando a distancias y suministro de alcohol desinfectante. Se ha remodelado el Barça café (aún cerrado) y se han instalado las vigas de los parasoles gigantes que darán sombra al bulevar que separa el museo y la tienda del Palau Blaugrana para cuando reaparezcan los turistas, que representaban el 85% de los visitantes.

Serán muchos menos en cantidad y en porcentaje, de ahí que la dirección del museo haya explorado nuevas opciones para paliar las pérdidas. Una persigue atraer al público local. Al barcelonés, al catalán, al español.

Se ha creado la modalidad del pack familiar para hacer más asequible el precio para la hoy llamada burbuja, en el que se incluye la descarga de una app para participar en una gincana con preguntas durante el recorrido. Todo los visitantes dispondrán de una audioguía, también gratuita, en 13 idiomas.

Los primeros visitantes en la reapertura del museo del Barça este viernes.

/ Manu Mitru

Visita virtual por 5 euros

Noticias relacionadas

Como las masas tardarán en volver al museo, el museo adopta el formato digital para ser accesible a las masas y ser visitado desde cualquier rincón del mundo. Tras unas semanas de prueba, se ha estrenado el Camp Nou live stream tour; o sea, un recorrido virtual guiado en directo. Dura 45 minutos, es interactivo, contiene vídeos, se celebra en distintos horarios y está disponible en tres idiomas (catalán, español e inglés). Llega, a diferencia de las visitas presenciales, hasta el inaccesible vestuario del primer equipo.

Mucho más fácil de acceder, es el Espacio Messi. Visible a todas luces, donde relucen los Balones de oro del actual capitán azulgrana; más recogido es el Espacio Cruyff, con fotos y varios objetos del llorado exjugador y exentrenador. Un rincón frente al que se recogió Joan Laporta la noche en que ganó las elecciones. Cuando se escuchaba el maldito silencio.