LA PRIMERA CRISIS, ANTES DE HORA

Jaume Giró no entrará en la junta de Laporta

  • La renuncia del que iba a ser el futuro vicepresidente económico llega antes de la toma de posesión

  • El motivo alegado: "Cuestiones profesionales que me obligarán a estar muchos días al mes en Londres"

  • Laporta deberá buscar otro especialista para dirigir la recuperación económica del club

Jaume Giró posa en su despacho.

Jaume Giró posa en su despacho. / Elisenda Pons

2
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Joan Laporta se ha quedado sin uno de los pesos pesados de su candidatura. Se ha quedado sin el que iba a ser el vicepresidente económico del Barça, el hombre que debía gestionar las cuentas de una entidad con 1.173 millones de euros de deuda, lo que obligará a una recomposición de su directiva.

Jaume Giró no entrará en el club tras una ruptura que se produce a pocos días de la toma de posesión del nuevo presidente elegido en las urnas el pasado domingo. La futura junta anda de reunión en reunión perfilando las primeras decisiones que deberá adoptar en cuanto entre oficialmente en el club, aunque Laporta ha mantenido ya varios encuentros con Carles Tusquets, el presidente de la Comisión Gestora. Se conocía también la designación de Ferran Reverter como futuro director general.

La importancia del rango

Giró, a través de un comunicado emitido por la candidatura Estimem el Barça, alega en su renuncia "motivos profesionales" que le obligarán a "pasar muchos días al mes en Londres, lo que hace inviable la plena dedicación a las tareas de vicepresidente de la entidad". La nota asegura que Laporta conocía esa decisión desde hace varios días. Ni siete han transcurrido desde que el domingo 7 de marzo saltaran todos alborozados celebrando la victoria en las elecciones, que ya se visualiza la primera disensión.

Algunas fuentes apuntaron a presuntas incompatibilidades en el reparto de las vicepresidencias y las funciones que se asumirían en el club. Por ejemplo, durante la campaña electoral no se habían definido el rango de cada vicepresidencia, aunque se anunció que Giró ocuparía la económica y Rafa Yuste la deportiva.

"Buena amistad"

La jerarquía de cada una de esas vicepresidencias tiene relevancia en el caso de una futura renuncia o dimisión del presidente, ya que el vicepresidente primero ocuparía el puesto de máxima responsabilidad a no ser que fuera otro designado expresamente. Giró, en la nota ofrecida por la candidatura, asegura que sabía de antemano que él ocuparía la vicepresidencia segunda.

Pese a su intempestiva e imprevista despedida, oficializada este sábado ante los componentes del grupo, Giró subraya que mantiene la "buena amistad" con Laporta desde 2005 y que "continuará colaborando y prestando su apoyo" al presidente, "pero de manera externa y sin ninguna vinculación contractual ni económica".

Giró y Laporta, en un acto de la campaña electoral.

/ Estimem el Barça

Otro piloto para la crisis

Noticias relacionadas

La marcha del empresario y periodista crea el primer gran problema para Laporta. Durante la campaña, Giró fue uno de los miembros de su candidatura de mayor peso, debido, fundamentalmente, a la trascendencia que tiene la crítica situación de la entidad. El que fuera director general de la Fundación la Caixa hasta el 2019 iba a pilotar la recuperación económica del club.

"Sabemos lo que se debe hacer y cómo se debe hacer", sostenía Giró, cuyas prioridades eran refinanciar la deuda a corto plazo (730 millones) a largo plazo, iniciar el recorte salarial en las plantillas profesionales y la obtención de liquidez para aliviar la tesorería hasta final de temporada. Una de sus soluciones, que fue criticada por Víctor Font y Toni Freixa, los otros dos candidatos a la presidencia, era la emisión de bonos para generar ingresos. Ahora faltará por ver si el sustituto de Giró lleva a término esa misma idea.