PSG-BARÇA

Koeman dispara la esperanza: "Nada es imposible"

  • El entrenador del Barça ve "muy difícil" remontar el 1-4 al PSG pero cultiva el optimismo por el buen momento del equipo

  • "Depende de cómo empecemos el partido, de la energía que pongamos en complicarles la vida y la efectividad que tengamos", explica

  • El técnico holandés agradece la visita de Laporta al vestuario tras ver que "había buen rollo" entre el presidente y los jugadores

Koeman, en la sala de prensa de la ciudad deportiva del Barça.

Koeman, en la sala de prensa de la ciudad deportiva del Barça. / Miguel Ruiz / FCB

Se lee en minutos

Con la premisa de que levantar un 1-4 fuera de casa se un reto harto improbable, casi quimérico, "muy difícil" para ser vulgares, Ronald Koeman no quiere pasar por pesimista ni que le tachen de conformista.

"Nada es imposible" dice antes de viajar a París. a 24 horas de la cita con el PSG de los octavos de final, con el Barça virtualmente eliminado a no ser que se den varias circunstancias que el entrenador azulgrana enumeró. "Depende de cómo empecemos el partido, de la energía que pongamos en complicarles la vida y la efectividad que tengamos al aprovechar las oportunidades de gol", describía el entrenador azulgrana antes de tomar el vuelo hacia la capital francesa.

El Barça ha recuperado la confianza, pero no se trata únicamente de la capacidad propia de los futbolistas. Superar el catastrófico 1-4 requiere cierto grado de torpeza en el rival, o una noche desafortunada en grado sumo. Semejante, no obstante, a la vivida por los azulgranas. La remontada al Sevilla aviva la llama de la ilusión. "No se puede comparar haber perdido por 2-0 fuera de casa que con un 1-4 en casa, es muchísimo más complicado", analizaba Koeman. A las dificultad del resultado añadía la calidad del PSG, a su juicio superior a la del cuadro andaluz, por lo que insinuó. "Tenemos que hacer un partido redondo", concluyó.

"Tenemos que hacer un partido redondo"

Ronald Koeman / Entrenador del Barça

Tal vez la visita de Joan Laporta impulse el optimismo del equipo. Es el espíritu que pretendió contagiar el nuevo presidente. "Dijo unas palabras a los jugadores y al staff técnico y había buen rollo", destacaba Koeman, que conocía someramente a Laporta y tenía referencias de Frank Rijkaard, que fue su primer entrenador en el 2003 y el causante de que Koeman no pueda acceder al banquillo azulgrana en aquella época.

Laporta charla con Koeman junto a Yuste, que será su vicepresidente deportivo.

/ FCBARCELONA

"Sé que da mucha confianza a los jugadores y a los entrenadores", desveló. Aunque también sabe que el primer mandato de Laporta fue muy positivo y que conserva la química con Leo Messi, no pierde de vista que la continuidad del argentino solo depende del propio futbolista, que acaba contrato el 30 de junio y puede elegir libremente su futuro, y debe aceptar una rebaja sustancial de su salario.

Pero lo más inminente es el duelo con el PSG, ante quien se levantó un 4-0 en el 2017. Este lunes se cumplieron cuatro años del milagro del 6-1 que apeó al cuadro francés, entonces dirigido por Unai Emery. Los supervivientes de aquella plantilla (Verratti, Di María...) están avisados y, además, juegan en el Parque de los Príncipes. Mauricio Pochettino se encargara que mantener la tensión entre sus hombres.

Noticias relacionadas

Neymar no participará. Todavía no se ha recuperado de la lesión en el aductor que le impidió participar en la ida. Sin él, el PSG no perdió ni un gramo de capacidad goleadora. Kylian Mbappé marcó tres goles. Koeman recordó que el Barça sufre más bajas que su oponente. Entre ellos, Ronald Araujo, que no se ha recuperado del tobillo. El entrenador holandés reconoció que se había forzado su vuelta -jugó 15 minutos ante el Sevilla en la Liga y recayó-, y que no volverá a jugar hasta que esté completamente sano. La previsión es que reaparezca el próximo lunes ante el Huesca.

"No me conformo con nada. Hay que salir fuerte y a jugar. Lo peor que nos puede pasar es llegar al final del partido y pensar que no hicimos lo máximo por remontar", resumió Koeman. Lo mínimo que se puede pedir.