"SE LO AGRADEZCO A KOEMAN"

Debuta Ilaix Moriba, brilla Araujo como siempre

  • El joven centrocampista del filial cumplió 18 años esta semana

  • Jugó 17 partidos con el Barça B antes de estrenarse con el primer equipo

  • El uruguayo volvió a convertirse en el líder de la defensa y provocó hasta un penalti

Ilaix, que fue titular, en el duelo ante el Cornellà

Ilaix, que fue titular, en el duelo ante el Cornellà / FCBARCELONA

Se lee en minutos

Terminó el partido, con Riqui Puig en el vestuario. E Ilaix Moriba, el último niño de Koeman, también asistía desde fuera del césped artificial a una prórroga donde se certificó, de nuevo, que Ronald Araujo, un joven central uruguayo, de 21 años, es algo más que un defensa.

Manda, ,dirige, ayuda, corrige y encima provoca penaltis, por mucho que luego sus compañeros los acaben fallando. En una noche agónica, en la que el Barça libró su tercera prórroga en una semana (Real Sociedad, Athletic y Cornellà), volvió a firmar el uruguayo otro partido para enmarcar.  

En una semana, el Barça ha disputado tres prórrogas (Real Sociedad, Athetic y Cornellà). Y el uruguayo ha sido el dueño de la defensa

Llegó, entretanto, Ilaix a Cornellà, donde ya había jugado en diciembre pasado con el Barça B, y apareció en el once inicial. Tiene 18 años. Y solo 17 partidos con el filial azulgrana. Un ejemplo de que los procesos de maduración se han acelerado de tal manera que él se vistió con la zamarra completando el centro del campo con Riqui Puig y Pjanic.

"Pensé que este partido no iba a llegar. Ha sido el mejor regalo de cumpleaños que nunca voy a tener"

Ilaix Moriba

"Pensé que este partido no iba a llegar. Ha sido el mejor regalo de cumpleaños que nunca voy a tener. Se lo tengo que agradecer a Koeman", ha dicho el joven, el último en unirse a la causa azulgrana. Amigo de Ansu, Ilaix disfrutó de la oportunidad que tanto soñó. "Yo estoy entre el B y el primer equipo, pero mi equipo es el B. Quiere agradecerle también a Pimi por su confianza, pero también al resto de entrenadores que he tenido”, ha dicho el jugador guineano.

Riqui apenas duró 45 minutos. A Koeman no le gustó que viera una tarjeta amarilla nada más empezar el partido y que no tuviera peso alguno en la elaboración del juego ofensivo. Ilaix resistió más tiempo en el césped artificial que tanto había criticado el técnico. El problema no era la superficie. 

Riqui, solo 45 minutos

El problema es que nada rejuvenece al Barça por mucho que salgan Ilaix y Riqui para darle un aire que no existe. Y el retrato de esa decadencia que está gestionando Koeman se resumió en los dos penaltis fallados y en las dos ocasiones erradas por el delantero que lleva el ‘nueve’ azulgrana. Se llama Martin Braithwaite. Tuvo dos ocasiones ideales. Las que sueña cualquiera. Dentro del área pequeña del Cornellà.

Ramón Juan, el héroe del Cornellà

En su primer remate, el danés tiró la pelota al cuerpo de Ramón Juan, ya investido oficialmente como héroe del Baix Llobregat. Un héroe joven, tiene 21 años, y con capa, que volaba feliz hipnotizando a la pelota de tal manera que firmaron un hermoso idilio. Se querían tanto y tanto, fue un amor a primera vista, que se buscaban por todos los rincones del incómodo campo, al punto de que incluso hasta el larguero le echó una mano en ese envenenado disparo de Pjanic. Y ese Petr Cech del Cornellà, llevaba una protección a la cabeza, pareció un gato con mil manos atrapando ese cuero engañoso que rebotaba áspero en esa hierba que no es hierba. 

"En mi vida no había parado dos penaltis. Ni en una tanda. Había visto un par que había tirado Pjanic en la Juve. Es algo de intuición"

Ramón Juan, portero del Cornellà

Te puede interesar

"En mi vida no había parado dos penaltis. Ni en una tanda. Había visto un par que había tirado Pjanic en la Juve. Es algo de intuición", ha reconocido el meta del Cornellà.

 Un escenario donde Araujo, central astuto y de presencia imperial, se lo pasó bomba, ofreciendo una cátedra defensiva, sin importarle el césped que fuera pisando. No solo gobernó la casa de Neto sino que provocó el primer penalti. Ycuando sufrió un golpe en el codo izquierdo, que le hizo abandonar el estadio, un escalofrío recorrió el barcelonismo porque se temió lo peor. Ahí se nota la grandeza que ha adquirido Araujo en tiempo récord. Valioso allí donde juegue. Y, por supuesto, en el césped artificial.