El Barça recurrirá al castigo de dos partidos a Messi

  1. El capitán azulgrana se perderá el partido de Copa ante el Cornellà del jueves y el de Liga ante el Elche del domingo por el golpe que dio a Villalibre

  2. La jueza del Comité de Competición estima que el lance fue una acción violenta, no una agresión, y aplica el grado mínimo de dos partidos

  3. El vídeo aportado por el club no logra demostrar que Gil Manzano cometiera "un error material" en el acta para impedir el castigo

Gil Manzano enseña la tarjeta roja a Messi en la final de la Supercopa.

Gil Manzano enseña la tarjeta roja a Messi en la final de la Supercopa. / Marcelo del Pozo / Reuters

Se lee en minutos

Lionel Messi recibió dos partidos de sanción en el primer castigo que sufre como futbolista profesional del Barça. Al club azulgrana la parecen excesivos, aunque el Comité de Competición aplicó el grado mínimo, y anunció un recurso ante el Comité de Apelación para rebajarlo. Solo obtendría una reducción insignificante. De momento, la suspensión impide a Messi disputar el partido de dieciseisavos de Copa ante el Cornellà este jueves (21 h.) -no iba a jugarlo de todas maneras- y la visita a Elche en la Liga del próximo domingo (16.15 h.).

Pocas veces se había esperado con tanta expectación el veredicto del órgano sancionador, porque Messi nunca había sido expulsado en sus 753 partidos disputados con el Barça. Hasta que Asier Villalibre se cruzó en su camino, interrumpiendo su carrera, y el 10 argentino lo apartó de malas maneras, caliente como estaba al ver que el título de la Supercopa se le escapaba al Barça en el minuto 119 de la final ante el Athletic.

No fue agresión

Carmen Pérez, la presidenta del Comité de Competición, ejerciendo de jueza única, entendió que debía aplicar a Messi el artículo 123 (punto 2) relativo a la violencia en el juego y no el 98, que se refiere a las agresiones y que contemplaba una horquilla de suspensión de 4 a 12 partidos.

El acta del árbitro Jesús Gil Manzano dejaba un margen a la interpretación con la siguiente descripción del lance entre Messi y Villalibre: «Golpear a un contrario con el brazo haciendo uso de fuerza excesiva estando el balón en juego pero no a distancia de ser jugado».  

La juez estimó que la acción de Messi fue la de «producirse de manera violenta con ocasión del juego o como consecuencia directa de algún lance del mismo siempre que la acción origine riesgo, pero no se produzcan consecuencias dañosas o lesivas» como contempla el artículo 123, pero la enmarcó en el punto 2 del citado artículo: «Si la acción descrita en el párrafo anterior se produjera al margen del juego o estando el juego detenido, se sancionará con suspensión de dos a tres partidos». El balón, en efecto, estaba lejos de la disputa entre ambos. 

Messi atiende a Villalibre tras golpearle en el último minuto de la prórroga.

/ Cristina Quicler / Afp

Vídeo inútil

El Barça había presentado alegaciones que fueron desestimadas por la jueza para rebatir que Messi hubiera golpeado a Villalibre. El vídeo aportado por el club azulgrana trataba de demostrar que el incidente fue « un lance del juego» en el que los dos jugadores «tratan de ganar la posición». Y no consiguió convencer a la jueza única.

 El argumento del Barça fue rechazado por Carmen Pérez porque no demuestra que Gil Manzano cometiera «un error material manifiesto» que desvirtuara la apreciación del árbitro y lo escrito en el acta. «Será necesario en todo caso que se trate de un error claro o patente, que quepa constatar independientemente de toda opinión, valoración, interpretación o calificación jurídica que pueda hacerse», argumenta la magistrada.

Al Barça solo le queda el Comité de Apelación para obtener la rebaja de castigo a Messi y que valga la pena. Los dos partidos se disputan esta semana. Como máximo, podría jugar en Elche.

Messi abandona el estadio de La Cartuja tras ser expulsado.

/ Reuters / Marcelo del Pozo

Messi solo se ha perdido dos partidos por sanción en toda su carrera: ambos por acumulación de amarillas (2011-12 y 2016-17)

Homenaje con castigo

El club ya fue desoído esta misma temporada cuando trató de que se eliminara la tarjeta amarilla que vio Messi en el Barça-Osasuna por homenajear a Maradona quitándose la camiseta y enseñando una de Newells Old Boys. «Sin cuestionar la intención del jugador», el comité avisó del peligro de «flexibilizar en exceso» la normativa y le mantuvo la amonestación.

Te puede interesar

El inmaculado historial disciplinario de Messi no ha servido de nada para atenuar la sanción. El astro argentino nunca había sido expulsado con el primer equipo del Barça. Sí vio una roja con el filial, y otras tres jugando con Argentina.

Desde que debutara en la temporada 2004-05, Messi solo se ha perdido por sanción dos partidos. Ambos por acumulación de amarillas: uno de la temporada 2011-12 (vio seis amarillas en toda la Liga) y uno en la 2016-17 (también vio seis). En las demás temporada, solo llegó a cuatro amonestaciones dos veces (2010-11 y 2019-20).