"USO DE FUERZA EXCESIVA"

El acta arbitral de la expulsión de Messi

  • Gil Manzano mostró la roja al capitán del Barça por ver agresión a Villalibre en la prórroga

  • "Golpear a un contrario con el brazo haciendo uso de fuerza excesiva estando el balón en juego, pero no a distancia de ser jugado", escribió el colegiado en el acta

  • Se expone a una sanción entre dos y 12 partidos, que deberá cumplir en la Liga y en la Copa del Rey

  • Su única expulsión de azulgrana fue el 27 de febrero del 2005 con el Barça B

  • El Barça prepara alegaciones ante el Comité de Competición para minimizar la sanción del argentino

Messi abandona el estadio de La Cartuja tras ser expulsado.

Messi abandona el estadio de La Cartuja tras ser expulsado. / Efe

Se lee en minutos

Estaba acabándose el partido, con un Barça desesperado intentando equilibrar el gol de Williams, cuando Messi conducía la pelota en el centro del campo. Se le puso por delante Villalibre, el delantero del Athletic. Lo superó con el balón y luego se lo quitó quitar de en medio con los brazos, por lo que el VAR llamó a Gil Manzano, el árbitro del partido. La sentencia fue rápida. Messi vio la tarjeta roja.

Es la primera que ve desde que es jugador profesional del Barça, quien ya está preparando las alegaciones al Comité de Competición para minimizar ese castigo. Le tocará a Carmen Pérez, presidenta del Comité y jueza única de la federación española de fútbol, determinar si la acción es agresión, lo que implica un castigo de entre cuatro y 12 partidos, o se trata de "un uso excesivo de fuerza", como escribió Gil Manzano en la redacción del acta arbitral.

En febrero del 2005, cuando tenía 17 años, fue expulsado en el duelo del Barça B contra el Peña Sport de Tafalla

Llevaba Messi 753 encuentros con la camiseta azulgrana. Y nunca había sido enviado al vestuario por una decisión arbitral. En toda su carrera, solo ha visto cuatro tarjetas rojas una con el Barça B, dos con la selección argentina, la primera en su debut, precisamente, y la de Sevilla, en la prórroga de la final.

Aquello ocurrió el 27 de febrero del 2005. Lucía entonces la zamarra del filial azulgrana cuando en el minuto 82 fue expulsado en el duelo contra el Peña Sport de Tafalla (Navarra). Esa fue la única roja. De ahí a Sevilla en la final perdida de la Supercopa de España.

Aquella fue por protestarle a Sánchez Maroto, el árbitro de ese encuentro de Segunda B, un penalti. Se enfadó el joven Messi, tenía entonces 17 años, con el colegiado y se ganó la roja en un partido que terminó en empate (0-0). Ahora por golpear a Villalibre.

Redacción que sugiere 2 partidos

En Sevilla, la frustración de Messi fue con un título que se le escurría de las manos. Una frustración que sacudía al equipo de Koeman, incapaz de gobernar la final a pesar de haberse adelantado en dos ocasiones en el marcador. Luego, Gil Manzano argumentó en el acta las razones de la expulsión de Messi. "Golpear a un contrario con el brazo haciendo uso de fuerza excesiva estando el balón en juego pero no a distancia de ser jugado".

De esta manera, el argentino se expone a una sanción que podría ir entre los dos y los 12 partidos si el Comité de Competición entiende que propinó una agresión a Villalibre. Pero la redacción del acta sugiere que Messi sería castigado con dos encuentros, que cumpliría esta misma semana: el jueves en la Copa ante el Cornellà y el próximo domingo en el campo del Elche.

"¿Messi? Yo meto el cuerpo para que no se vaya hacia adelante, se ha enfadado, me ha metido la mano en la cara y creo que ha sido una agresión clara"

Villalibre, delantero del Athletic

Te puede interesar

"Entiendo lo que ha pasado. No sé cuantas faltas han hecho", ha asegurado Koeman tras la expulsión. "Él intenta driblar y no puede porque cada vez le hacen falta. ¿Si le disculpo? Tengo que ver la jugada", ha dicho el técnico azulgrana. "No creo que tengamos que entrar en polémicas. A todos los equipos les hacen faltas y a nosotros también", ha precisado Villalibre, el delantero del Athletic.

"¿Messi? Yo meto el cuerpo para que no se vaya hacia adelante, se ha enfadado, me ha metido la mano en la cara y creo que ha sido una agresión clara", ha añadido el jugador del conjunto vasco.