Una Supercopa para que el Barça levante cabeza

  • El once azulgrana afronta la semifinal (21 h.) ante una Real Sociedad de capa caída desde su derrota liguera en el Camp Nou

  • Ronald Koeman considera que la competición brinda la oportunidad para demostrar que el equipo "va por el buen camino"

Ronald Koeman habla a la plantilla antes del entrenamiento de Córdoba.

Ronald Koeman habla a la plantilla antes del entrenamiento de Córdoba. / Pablo García / Efe

Se lee en minutos

Con la condición de ser el subcampeón de Liga afronta hoy el Barça la Supercopa de España, un título menor, el más insignificante de la temporada. El mismo Barça que ostenta el récord de triunfos en la competición (13 títulos, por 10 de Real Madrid) se cuela en el nuevo formato de la competición para medirse con la Real Sociedad, que tampoco es campeón de nada: solo finalista de Copa, un partido y un título que corresponde a la temporada anterior y que aún ha de disputarse. Como el Athletic Club, que jugará la otra semifinal al Real Madrid, el único campeón de algo: la Liga.

El Nuevo Arcángel de Córdoba acoge la versión invernal y con semifinales de la Supercopa, que el año pasado se trasladó a Arabia Saudí por una simple cuestión de dinero, y que ha regresado momentánea y forzosamente a España por la pandemia del coronavirus. Lo que antes era título insignificante se erige ahora, por miserias del destino, en un aliciente para un Barça necesitado de levantar algo de metal. «Un título importante para demostrar que estamos en el buen camino», preció Ronald Koeman.

Frenkie de Jong, en la rueda de prensa oficial de la Supercopa.

/ Pablo García / Efe

De los mejores equipos

Y más ahora, cuando el club y el equipo andan hacia un destino incierto. Enmarañada la institución en unas elecciones tardías amenazadas por la pandemia y balbuceante una plantilla que se rehace de un comienzo dubitativo, con una racha de ocho partidos (seis victorias) sin perder. De nuevo frente a la Real Sociedad, un mes después del choque de la Liga, cuando los vascos eran los líderes y dejaron de serlo tras sucumbir en el Camp Nou (2-1). Aquella Real rebozada de elogios anda en crisis, con solo un triunfo en los últimos doce encuentros que ha disputado.

A Koeman no se le han olvidado las angustias de aquella noche y conserva el respeto que profesaba al once de Imanol Alguacil, «uno de los mejores equipos futbolísticamente hablando» ante los que se ha medido desde que es entrenador azulgrana. «No hay un favorito claro en esta competición», dijo el entrenador del Barça para rebatir que su equipo es el participante en mejor estado de forma, visto que, por otro lado, el Athletic ha cambiado de entrenador (Marcelino García sustituyó a Gaizka Garitano ante el Barça hace una semana) y que el Real Madrid ha empatado con el Elche y Osasuna.

Entrenamiento del Barça en el Nuevo Arcángel de Córdoba.

/ Pablo García /Efe

Pedri, «un crack»

Te puede interesar

«No hay muchas razones para hacer cambios. Jugaremos con el mejor equipo. Vamos a hacer lo máximo para ganar esta competición», respondió Koeman cuando le preguntaron, en la sala de prensa del Nuevo Arcángel de Córdoba, si iba a alinear a Neto en lugar de Ter Stegen en la portería. El resto de la alineación será la habitual de los últimos tres encuentros, saldados a entera satisfacción para el técnico si todos los jugadores que acusaban molestias al volver de Granada (Messi, Dest, Araújo...) se han recuperado. La hipotética final sería el domingo.

La progresión colectiva ha sido consecuencia de la progresión individual de algunos futbolistas. Por ejemplo, Frenkie de Jong. «Me siento muy bien en este momento. Estoy jugando en una posición diferente, el entrenador me pide más en ataque», reconocía el holandés. Ahora ejerce de interior derecho, y no de mediocentro como al inicio. En el carril izquierdo corre Pedri, «un crack para mí», dijo De Jong admirado tras descubrir el talento de su joven compañero.