LA CARRERA AL CAMP NOU

Elecciones Barça: firmas a 35 euros

Las papeletas del Barça han estado más caras que nunca. En el sentido metafórico, por las dificultades del coronavirus. Y en sentido literal por el precio al que se ofrecían. A varios precandidatos les han ofrecido paquetes de votos y uno de ellos asegura que dos otros aspirantes le ofrecieron sus rúbricas el fin de semana.

Votación en el Camp Nou en las últimas elecciones, en el 2015.

Votación en el Camp Nou en las últimas elecciones, en el 2015. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Conseguir las 2.257 firmas necesarias para pasar el corte ha sido más caro que nunca. A las dificultades habituales para cosechar las rúbricas, se han unido el hecho de no poderlo hacer en día de partido en el Camp Nou y las restricciones de movilidad derivadas del coronavirus. Solo ha faltado el temporal Filomena para que fuera la tormenta perfecta. Los aspirantes han tenido que ingeniárselas para arañar rúbrica a rúbrica.

Aunque todos los consultados niegan haber pagado por apoyos, varios han recibido la visita de mercaderes de firmas. Una clásico en estas citas electorales. Un veterano en estas lides recuerda como en el 2015 salió de su sede para hablar con una persona que le ofrecía 500 firmas. «¿De dónde las sacas?», le preguntó. Tuvo una sonrisa por respuesta. Él sospecha que los votos provenían de otra precandidatura. Al no mostrarse interesado en la transacción no llegó a saber el precio. Durante esta campaña han vuelto a producirse este tipo de visitas. Un par de precandidaturas hablan de paquetes de 140, 160 y 400 apoyos a 35 euros la firma. En las últimas horas una supuesta plataforma azulgrana enviaba whatsapps a socios para lograr el apoyo de última hora. Dos de los teléfonos que enviaron esos mensajes durante el fin de semana ayer ya no estaban operativos.

Freixa apunta a Benedito

Uno de los precandidatos aseguró a este diario que dos aspirantes le ofrecieron sus firmas. Con el DNI y el carnet de socio solo se trataba de falsificar la firma. Él declinó la oferta y no pasó el corte. Entre las sombras de sospechas de trasvase de apoyos, Toni Freixa señaló directamente a Agustí Benedito. «Pido a los socios que han firmado por esa precandidatura se pongan en contacto con el club para evitar que el fin último de su firma no sea el de engrosar otra precandidatura». Benedito había decidido no llevar al club sus rúbricas, tras no haber pasado el corte, con lo que alimentó las suspicacias.

Cuatro de los grupos impulsores de la moción de censura presentaron al club una petición por escrito para pedir «el máximo rigor en la comprobación de las firmas», el mismo que se les exigía a ellos, cuando también se cuestionó la validez de sus rúbricas. Como se recordaba en una de las precandidaturas, en aquel proceso la Guardia Civil detectó una máquina para falsificar firmas.

Unidad contra Tusquets

Más allá de las desconfianzas cruzadas entre candidaturas, hay unanimidad por cargar contra Carles Tusquets por haber atrasado tanto la fecha de los comicios, añadiendo las fiestas navideñas a la dificultad de buscar las papeletas con las restricciones impuestas por la pandemia.

Una de las formas más habituales en las otras elecciones eran los encuentros de los precandidatos con los socios por el territorio. Carretera y manta. Pero el confinamiento, comarcal primero y municipal después, frustró esas citas en las que en otras ocasiones se habían logrado una cincuentena de votos. 

Te puede interesar

La avanzada edad de muchos socios ha hecho que muchos prefirieran no desplazarse a las sedes de las precandidaturas. En una de ellas decían que habían logrado un 30% en los puntos de recogida y que lo habían fiado a los bloques de papeletas que algunos conseguidores habían intentado pescar por Catalunya. Cuando volvían , el centenar de apoyos prometido a veces se había reducido a la mitad. Las peñas tampoco han sido el caladero fructífero de antaño . Según le contaban a una candidatura, solo se ha cosechado en estas agrupaciones una cuarta parte del total de firmas aportadas en el 2015. Algunos apoyos peñísticos se extraviaron por el camino. Otro aspirante no entendía aún como solo había recibido papeletas de dos federaciones de peñas cuando tenía vídeos de gente firmando por él en otras zonas geográficas de España.

La manera más segura era ir buscarlas a través de mensajeros y miembros, familiares o simpatizantes de la candidatura. Luchando, literalmente, contra los elementos como del pasado fin de semana contra el Filomena. En una sede aún recuerdan la llamada de uno de los voluntarios, llorando después de haberse ido de Barcelona hasta la Seu d’Urgell conduciendo en pleno temporal sobre la nieva para recoger la firma de un socio que le dijo que se lo había pensado mejor y que al final no les daría su aval. 

Temas

Barça