EN LA CAMPAÑA DE LOS PRECANDIDATOS (4)

Xavier Vilajoana: en el nombre del padre

  • Responsable de La Masia hasta el final de la 'era Bartomeu', Vilajoana aspira a que el 50% de la plantilla profesional del Barça proceda de la cantera

  • El director del Grup Euroconstruc quiere hacer realidad el deseo anunciado por Gerard Piqué y convertirse en el primer exfutbolista culé que es presidente

  • Vilajoana no tiene necesidad de avalar y, por tanto, eso le ha permitido construir una candidatura con los mejores profesionales de cada área

Xavier Vilajoana Eduardo, precandidato a las elecciones presidenciales del Barça.

Xavier Vilajoana Eduardo, precandidato a las elecciones presidenciales del Barça. / JOAN MONFORT

Se lee en minutos

Qué pensaría usted de alguien, por ejemplo un precandidato a la presidencia del Barça, que le envía a casa una simple caja de cartón con algunos enseres. Por ejemplo, un benjamín de Codorníu con la etiqueta "para que brindes por el futuro presidente del Barça”. No para que brindes por mí, cuando salga presidente, no, para que brindes por el que gane de nosotros.

Qué pensaría si el siguiente paquetito son dos relucientes tarjetas arbitrales, amarilla y roja, con la leyenda: “Para que me las saques al mínimo indicio de juego sucio que descubras: no todo vale”. Y debajo de ese sobre, te encontrases otro con una tila Hornimans y un papelito que te sugiere “cuando te estreses, para, respira y tómate una tila”.

Qué pensaría de alguien que, antes de ponerse en marcha hacia la carrera electoral, visita a su madre, Maria Antonia Eduardo, psicóloga, de 76 años, le enseña su video promocional y espera su respuesta. “Tu padre (Lluís, 18 años directivo con Josep Lluis Núñez) estaría muy orgulloso y contento”.

Qué pensaría de alguien que, junto a su esposa Paula, le pone de nombre a su hijo mayor, de 9 años, Theo, “con h para que, cuando juegue en la Premier League, a los ingleses les sea más sencillo pronunciar su nombre: Tio”. 'Tio' juega ahora en el Racing de Sarria. Claro que la segunda se llama Chloe (“amo el francés”) y el tercero Luca (“Paula tiene raíces italoargentinas”).

Primer jugador-presidente

Qué pensaría de alguien, el único jugador que aspira a ser presidente del Barça antes de que a Gerard Piqué se le ocurriese la idea, que, acabado el entrenamiento, siendo juvenil o del Barça C, cruzaba la Diagonal, cada tarde, cada noche, para ir a la Universidad Politécnica y acabar sus cinco licenciaturas: Ingeniería Industrial, Ciencias Empresariales, Administración y Dirección de Empresa, Humanidades y ahora Ingenieria Informática. ¡Ah! y dos Masters de IESE y un tercero de Energías Renovables por la Universidad de Barcelona.

Qué pensaría de un tipo que para mantenerse activo, toca el piano después de haber estudiado solfeo durante 16 años y no querer que se le oxiden los dedos. Y que, ¡ojo al dato!, de mayo y junio, intenta que no se le oxide la mente y se pone a prueba (en casa, en secreto) haciendo dos exámenes de selectividad, uno de Ciencias y otro de Letras.

Qué pensaría de alguien que para compaginar su responsabilidad como director general del Grup Euroconstruc y la campaña electoral, llega a su despacho profesional, cada día, a las seis de la mañana y se va a las nueve, cuando llegan los suyos, a los que entrega los deberes del día antes de reunirse, en la sede electoral, con su amigo Miquel Sambola, jefe de campaña, y las maravillosas Olga Puy y Elsa H. Ollé, sus responsables de comunicación, con las que comparte todos los secretos. Y más.

Su amada camiseta

Qué pensaría de alguien que aún guarda la primera camiseta que vistió con un equipo del Barça y, fijo, piensa ponérsela debajo de la camiseta el día que sea elegido presidente por más estrecha que le venga (¡que le viene y mucho, sí!), porque está convencido que será esa prenda la que le llevará hasta el despacho oval del Camp Nou.

Qué pensaría de un compañero de asiento del coche, casi copiloto, que cuando se detiene en un semáforo, hace juegos matemáticos mentales (casi malabares) con las cuatro cifras de la matrícula del coche de delante, sumando, restando, multiplicando y dividiendo o averiguando si la suma del segundo y tercero es la raíz cuadrada de la suma del primero y el cuarto.

Te puede interesar

Qué pensaría de alguien, llamado Xavier Vilajoana Eduardo, que no cree que "todo valga para ser presidente del Barça”, pero que piensa que por su experiencia (20 años vinculado al club), amor a esos colores (jugador de toda la vida), propuesta (quiere que el 50% de la plantilla culé salga de La Masia) y conocimientos, es el momento de dar el salto, acabar con los ismos y situar a los mejor preparados, que no tienen por qué ser ricos (Vilajoana no necesita avalar), sino los mejores profesionales en cada área.

Ni siquiera han de saber tocar el piano, tener cinco carreras y tres Masters como él. Que va, que va, han de saber de lo suyo y amar al Barça. Parece fácil, pero no lo es.