EN LA CAMPAÑA DE LOS PRECANDIDATOS (2)

Jordi Farré: pizzas, tatuajes, Neymar y Catalunya en el pecho

  • El impulsor de la moción de censura atrae los focos con propuestas llamativas para no quedar eclipsado por el pulso Font-Laporta

Jordi Farré.

Jordi Farré. / NOU IMPULS BARÇA

Se lee en minutos

Se presentó por primera vez a las elecciones del Barça hace cinco años y se quedó a 500 firmas de pasar el corte, pero ahora Jordi Farré está convencido de que llegará al 'play-off' final en el Juego de Tronos azulgrana. Parece complicado conseguir las 2.257 firmas con las restricciones sanitarias y de movilidad del coronavirus, pero más difícil se antojaba reunir 16.521 contra Josep Maria Bartomeu con las limitaciones del coronavirus, sin partidos en el Camp Nou y en pleno agosto, y la moción de censura que impulsó no solo pasó con holgura ese listón sino que acabó acelerando el fin del bartorosellismo. Ganó visibilidad mediática al ser el más rápido en presentar su jaque al presidente y ahora aspira ocupar su puesto, con llamativas propuestas como pizzas y tatuajes a cambio de firmas para atraer los focos y no quedar eclipsado, como les pasa a otros precandidatos, por el pulso Víctor Font-Joan Laporta.

Lo de menos era cuánta mozarella y tinta cueste, había logrado el primer impacto mediático de la campaña. "Una campaña electoral tiene que ser algo divertido. Actualizamos el chocolate y melindros de Josep Lluís Núñez por pizzas. Otros han dado pelotas, bolis, Jaume Guixà regaló en su día aparatos de TDT. Buscábamos un golpe de efecto y lo logramos", explica con su discurso directo. Nacido en L'Hospitalet hace 45 años casi al lado del Camp Nou, su padre le hizo socio camino del Registro Civil, por lo que Jordi es el candidato con más antigüedad (17.356). Farré, que en el 2015 lideró la precandidatura 'Som gent normal', proviene de familia humilde, pero su formación como ingeniero y su hiperactividad le han llevado a dirigir en la actualidad dos empresas, que suman 89 millones y 800 trabajadores: Kenned Group, del sector industrial, y Appeal Agrifood Group, una consultora para la industria cárnica. En esta campaña ha querido poner toda la carne en el asador desde el primero momento, lanzando titulares jugosos como, como por ejemplo, "convertir el Espai Barça en el Disney del Barça y a Leo Messi en nuestro Mickey Mouse".

Jordi Farré recoge las papeletas.

/ JORDI COTRINA

Consciente de que no hay partida electoral sin algunos cromos sobre la mesa, ha jugado la carta Neymar, asegurando que no solo saldría muy barato sino que el retorno del amigo de Messi serviría para ayudar a convencer a Leo de que se quedara. Apuesta por la cantera, por una acción de responsabilidad contra la junta saliente y mantendría a Ronald Koeman y Ramón Planes en sus cargos.

A favor de las ligas europeas

Te puede interesar

Tras ser socio nada más nacer, le gustaría que sus cenizas estuvieran en suelo culé, por lo que propone recuperar el proyecto enterrado del columbario del Camp Nou. Sometería a referéndum si el museo del Barça debe seguir llevando el nombre de Josep Lluís Núñez y si Ia camiseta de Iñaki Urdangarín debe continuar colgada en el Palau Blaugrana, ambos condenados a prisión. Su padre fue un 'moreno' de Núñez, pero él se posiciona en las antípodas del nuñismo, al que acusa de "no entender que esto es un divertimento, que lo convirtió en una época oscura". Cree que hay que acabar con "el nuñismo, laportismo, rosellismo, todos los ismos menos el cruyffismo", el único que ve positivo y que les une a todos los aspirantes a ocupar el asiento que dejó vacante Bartomeu con su forzada dimisión. Además de ser el que más claramente apuesta por una acción de responsabilidad contra el expresidente, dos de las propuestas que más apoyos le pueden dar son las promesas de poner fin a la lista de espera del Camp Nou (en la que hay hoy 9.132 socios inscritos) y la gratuidad del carnet a los que lleven más de 25 años de socio.

Mantendría las secciones del Barça pero quiere que sean rentables, uno de los motivos por los que llevaría al Barça, que ha perdido dos partidos en siete años y medio en la Liga Asobal, a la Bundesliga o la Liga francesa a la espera de una liga europea. "Estoy favor de las ligas europeas, no podemos repetir el error que hicimos con la copa de Europa de fútbol en los años 50. Si hay Liga europea hay que sumarse al carro sí o sí". Crítico con los contratos con Rakuten y Nike este independentista apuesta por promocionar las marcas Catalunya y Barça y llevar Catalunya en el pecho.