EN LA CAMPAÑA DE LOS PRECANDIDATOS (1)

Rousaud, el aval empresarial para el Barça

  • El fundador de Factor Energia, de 54 años, presenta su éxito empresarial como garante de la gestión rigurosa que precisan las maltrechas cuentas del Barça

  • ´Seguro de sí mismo, afronta él solo el depósito económico necesario de su directiva, por lo que afirma que "no pondría el futuro de mi familia en juego si no creyera que el proyecto es bueno e irá adelante"

  • Considera que Laporta no tiene el perfil que ahora necesita el club. “Me resulta simpático y tiene carisma, pero el club ya no está como lo cogió en el 2003. La situación es muy compleja”

Emili Rousaud, con el cartel de su candidatura.

Emili Rousaud, con el cartel de su candidatura. / EFE

Se lee en minutos

A la mañana siguiente de recoger las papeletas en las oficinas del FC Barcelona, Emili Rousaud mantiene una reunión con su equipo de campaña y los que serían sus directivos en caso de salir elegido presidente. Sentados en forma de círculo, planifican las acciones para empujar la precandidatura y conseguir las 2.257 firmas necesarias para doblar la primera curva. “Si normalmente es complicado obtenerlas, por las circunstancias actuales ahora es doblemente difícil. Para todos”, admite el aspirante. 

La reunión tiene lugar en la sede electoral abierta en Travessera de les Corts. Por solo un bloque no coincide con el cruce de la calle Joan Gamper. Lástima. Se pierde la magia simbólica. “Lo importante es estar en Les Corts; por el Camp Nou y porque es donde habitan muchos socios”, subraya Rousaud. Su jefe de campaña es Jaume López y precisa que en el barrio viven un 22% de los socios con derecho a voto. 

Jaume López condujo la campaña ganadora de Sandro Rosell en el 2010 junto a Jaume Masferrer. El jefe de comunicación es Albert Arbós, de la agencia Interprofit, de la que Rosell es accionista. No consta oficialmente, pese a estos vínculos, que el expresidente haya brindado su apoyo a Rousaud. Ni a él ni a ningún otro. De momento.

Rousaud, sin embargo, aparenta no necesitar de ningún apadrinamiento célebre. Seguro de sí mismo, respaldado por su exitosa actividad empresarial, el fundador de Factor Energia se presenta con el perfil que, cree, requiere el Barça en estos momentos de fragilidad económica. “El agujero es grande”, alerta. Receta ante todo una gestión rigurosa con los números, sustentada a hombros de un primer equipo que recupere el esplendor perdido.

“Fundé la empresa desde cero y a base de mucho trabajar y, también suerte, se ha convertido en lo que es ahora”, explica. Una empresa potente. Admite sin pudor que tiene la vida resuelta (la campaña se la financia de su bolsillo) y a sus 54 años desea usar su experiencia al servicio de una de sus grandes pasiones. “Me hace mucha ilusión dedicarme al club que quiero tanto”, comenta a este diario sentado en una sala de la oficina.

Sobre las percepciones

Durante la primera mañana de captación de firmas se produce un tímido goteo de socios que se presentan para aportar su firma. En esas primeras horas cada firma es una inyección de confianza. Rousaud aspira a sacar la cabeza entre el resto de precandidatos a base de exposición mediática. Su discurso ha ido adquiriendo aplomo a medida que ha aprendido a afrontar un periodismo deportivo que puede resultar abrasivo. 

Admite que Joan Laporta ha tomado la delantera en la percepción general, pero opina que su perfil no es el que necesita el club. “Me resulta simpático, tiene carisma y lo hizo bien, pero el club ya no está como lo cogió en el 2003. La situación es compleja y depende de las decisiones que se tomen, el futuro puede ser muy complicado ”.

Exvicepresidente con Josep Maria Bartomeu durante cinco años, de cuya junta dimitió armando un ruido considerable, Rousaud se ha aliado con el popular Josep Maria Minguella, para el que cuenta como vicepresidente deportivo. No aparece en esa primera reunión en que el cronómetro de las firmas ya está en marcha. Él y otros cuatro integrantes del equipo están confinados ese día. Minguella aparecerá en público unos días después, este pasado miércoles, para aclarar su destacado papel en el equipo del precandidato.

Te puede interesar

A cargo del aval

Minguella será su principal asesor. "Es quien más sabe de fútbol en este país", recalca. El peso de los fichajes recaerá en un director deportivo “de prestigio” que trabaja en otro club y del que no puede decir el nombre. Se inclina por renegociar a la baja el contrato de Leo Messi. Aspira a captar a dos futbolistas franquicia (ha sacado a la palestra los nombres de Neymar, Haaland y Mbappé). Es partidario de echar el freno al Espai Barça hasta que se recomponga la coyuntura económica. Y encargaría una auditoría a fondo en cuanto entre en el club. Como todos, dice tener un equipo de directivos inmejorable. Del aval, por cierto, se encarga él: “Como se puede comprender, no pondré el futuro de mi familia en riesgo si no fuera porque creo que el proyecto es muy bueno y saldrá adelante”.