elecciones a la presidencia

Laporta propone "alegría" y "valentía" para dirigir al Barça

"Queremos que vuelvan las noches de gloria", afirma el abogado, que defiende un proyecto de unión "sin reproches" en el que caben "todas las ideologías"

"Messi dará una oportunidad al Barça", dice el expresidente, confiado en que le convencerá otra vez para renovar como ya hizo en el pasado

Joan Laporta durante la presentación de su candidatura a la presidencia del Barça.

Joan Laporta durante la presentación de su candidatura a la presidencia del Barça. / ALEJANDRO GARCÍA (EFE)

Se lee en minutos

"El reto más grande mi vida", para Joan Laporta, es volver a ser presidente del Barça, el cargo que ostentó entre el 2003 y el 2010. Diez años después, y tras el fallido intento del 2015, en el que se presentó empujado por llamadas de amigos "y jugadores", el abogado barcelonés concurre de nuevo a las elecciones.

Vuelve Laporta y se une a la carrera que acabará el 24 de enero con la votación en varias sedes a Víctor Font, Xavi Vilajoana, Toni Freixa y Emili Rousaud, que ya se habían presentado y a Lluís Fernández Alá y a Jordi Farré, que también concurren. Agustí Benedito aún no se ha manifestado y Jordi Roche y Juan Rosell se han retirado antes de empezar. Todos necesitarán 2.257 firmas para pasar el corte y avalar 125 millones (el 15% del presupuesto 2020-21).

"No podemos arreglar el mundo, pero lo podemos hacer un poco mejor. Y lo haremos con trabajo, trabajo y trabajo. Nuestro plan es devolver la felicidad a la gente; no es una promesa electoral, sino un compromiso ético, cívico, moral, social y solidario"

Recuperar el orgullo de los culés

Laporta tiene el entusiasmo, la ilusión y el amor por el club, afirma, más la experiencia vivida y el conocimiento adquirido de la primera etapa. Asume ese reto con "alegría, optimismo y valentía", actitudes positivas e imprescindibles, a su juicio, para revertir la "dramática" situación económica del club y devolver al equipo "a la primera línea deportiva mundial". "Queremos que vuelvan las noches de gloria", dijo el único presidente con dos Champions League (2006 y 2009) en su palmarés.

Laporta entiende que la situación general del Barça en el 2020 es muy parecida a la que se encontró en el 2003, solo que con magnitudes peores. Gracias al éxito de aquel periodo se proyecta para poder recuperar "el orgullo" de los culés, perdido por una decadencia que ha llevado al triunfo de una moción de censura que no se ha votado por la dimisión en bloque de la directiva de Josep Maria Bartomeu.

"No podemos arreglar el mundo, pero lo podemos hacer un poco mejor. Y lo haremos con trabajo, trabajo y trabajo. Nuestro plan es devolver la felicidad a la gente; no es una promesa electoral, sino un compromiso ético, cívico, moral, social y solidario", desgranó Laporta, que repitió varias veces "valentía y optimismo" para que el Barça vuelve a los niveles de "excelencia" que conoció durante su mandato.  

"Me propongo mirar hacia adelante y no el retrovisor: son tantas las energías que necesitamos para enderezar el rumbo que no quiero perder el tiempo mirando atrás"

La Masia, el eje central

Acuciado por la crisis económica, de la que posee información pero que teme que será peor de la conocida, la prioridad será la parcela deportiva. La Masia será el eje central del modelo futbolístico para la viabilidad económica y deportiva de la entidad y aplicará una nueva metodología de trabajo.

Las urgencias, sin embargo, mandan en el primer equipo ahora. El abogado barcelonés respetará el contrato de Ronald Koeman, "un grande de la historia del Barça", y espera convencer a Lionel Messi para que se quede. El capitán es libre a partir del 1 de enero para fichar por otro equipo, mientras que el presidente elegido no tomará posesión hasta el día 25 de enero.

"Messi ama el Barça, es indiscutible, y estoy convencido de que dará una oportunidad al Barça (para renovar). Me veo capacitado para tener una conversación y ayudarle a decidir lo mejor para él y para el Barça", prometió Laporta, que explicó: "En el 2006 vino Moratti [presidente del Inter] y nos pagaba 250 millones por Messi y le daban una brutalidad de dinero. ¡En el 2006! Allí vi la estimación de Messi, su padre y su familia por el Barça".

"Messi ama el Barça, es indiscutible, y estoy convencido de que dará una oportunidad al Barça (para renovar). Me veo capacitado para tener una conversación y ayudarle a decidir lo mejor para él y para el Barça"

Laporta, antes de empezar el acto. / ALEJANDRO GARCÍA (eFE)

"En el 2006 vino Moratti [presidente del Inter] y nos pagaba 250 millones por Messi y le daban una brutalidad de dinero. ¡En el 2006! Allí vi la estimación de Messi, su padre y su familia por el Barça"

Los "ojitos" de Messi

Laporta convenció al padre al garantizarle que continuar en el Barça era la mejor decisión y que sería la que adoptaría si Leo fuera su propio hijo. Al futbolista le expuso el plan deportivo para convertir al Barça en el mejor equipo del mundo. Vio "los ojitos" que puso y recuerda aún la frase de Messi "siempre has cumplido lo que has dicho" que, para Laporta, es un aval con el que cree que podrá renovarle. Recuperar su confianza y recuperar el orgullo de los culés para revivir otra época gloriosa son dos de sus pretensiones.

"Como he sufrido una acción de responsabilidad, no quiero que nadie la sufra. Gobernar desde el rencor no lleva a nada y acaba perjudicando incluso a quien la interpone. No lleva a nada, solo a hacer daño y nosotros no somos así"

La sala modernista Lluís Domènech i Montaner. / Albert gea (reuters)

Mensaje para Rosell y Bartomeu

No fue la única mirada al pasado en la presentación celebrado en la sala Lluís Domènech i Montaner del recinto del Hospital de Sant Pau, en una revisión positiva. Negó que pretenda devolver viejas afrentas. "Me propongo mirar hacia adelante y no el retrovisor: son tantas las energías que necesitamos para enderezar el rumbo que no quiero perder el tiempo mirando atrás".

La frase tenía un mensaje hacia Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu: uno como promotor de la acción de responsabilidad contra su junta y el otro como el presidente que ha aumentado la deuda. Laporta gestionará el club "sin reproches",  descartando para sus sucesores el mismo trato recibido. "Como he sufrido una acción de responsabilidad, no quiero que nadie la sufra. Gobernar desde el rencor no lleva a nada y acaba perjudicando incluso a quien la interpone. Nosotros no somos así".

"En el Barça que propongo cabe todo el mundo y subrayo todo el mundo. Caben todas las ideologías, también la mía"

Cabida para todos

Te puede interesar

Consciente también Laporta de que generó partidarios y detractores en su mandato, algunos desde el ámbito político e ideológico, el exdirigente azulgrana se comprometió a que el suyo será un Barça integrador que no renunciará, por otro lado, a la idiosincrasia propia adquirida durante la historia "por el legado que nos han dejado nuestros abuelos y nuestros padres". Sin ser familiar, aunque sentía como si lo fuera, evocó la figura de Johan Cruyff, a quien ya no tendrá a su lado tras el fallecimiento "de quien hizo que palabras como campeones y títulos nos fueran propias".  

"En el Barça que propongo cabe todo el mundo", dijo, subrayando la expresión "todo el mundo" porque la dimensión del club da cobijo a a todos los millones de personas que lo siguen. "Caben todas las ideologías, y también la mía", apuntó.