VUELTA A LA CHAMPIONS

Koeman: "Messi necesita descanso"

El entrenador del Barça prescinde del capitán y de De Jong para visitar al Dinamo de Kiev y se lleva Matheus, que aún no ha debutado ni ha sido presentado

"Se pueden decir muchas cosas, pero no todo depende del sistema", alega el técnico, defendiendo el dibujo táctico de los malos resultados

Koeman recoge el balón en el Metropolitano en el duelo con el Atlético.

Koeman recoge el balón en el Metropolitano en el duelo con el Atlético. / AFP / GABRIEL BOUYS

Se lee en minutos

En contraste con el errático rumbo en la Liga, el Barça reemprende el camino en la Champions, donde cuenta sus tres partidos por victorias y, de sumar la cuarta, este martes en el campo del Dinamo de Kiev, certificará su clasificación de forma definitiva. Un respiro para centrar todos los esfuerzos en el campeonato, con la plantilla diezmada por las lesiones.

Y Ronald Koeman tratará de sellar el pase a octavos sin Lionel Messi. Esa holgura en la Champions es el motivo por el que prescinde del capitán para el duelo de Ucrania. Es la ausencia más destacada, pero no es la única. Frenkie de Jong tampoco viaja. "La situación en la Champions es bastante cómoda y estos jugadores necesitan un descanso", ha argumentado el técnico azulgrana, que luego criticó duramente la intensidad del calendario y emplazó a la FIFA y a la UEFA a que mediten "qué piensan hacer para proteger a los futbolistas".

Matheus, la gran novedad

En cambio, el Barça incorpora a un jugador fresquísimo. La lista registra la gran novedad de Matheus, ese centrocampista que lleva el dorsal 19 y que ni siquiera ha sido presentado. "Cuando todo el mundo está bien hay mucha competencia. Entra por las bajas y porque está entrenando bien y merece estar", sostiene Koeman, que dará entrada a Óscar Mingueza como central para cubrir el vacío dejado por Piqué.

El entrenador asegura que está "contento" con el trabajo de los jugadores -"no estoy contento con los resultados", matizó- pero afronta el futuro con optimismo porque hasta diciembre el Barça jugará cinco partidos en casa. "A final de año estaremos entre los primeros de la Liga", vaticinó Koeman, cuyo estado de ánimo no se ve afectado por la irregularidad del equipo. "Nuestra vida depende de cosas que pueden pasar por la influencia enorme que tienen los resultados", comentó, "pero los resultados no cambian la ambición ni la actitud de los jugadores que intentar dar lo máximo".

La culpa no es del sistema

Koeman mantiene firmes las convicciones. Entre ellas, la utilidad del esquema de juego, el 4-2-3-1 que ha implantado a su llegada. "Se pueden decir muchas cosas, pero no depende del sistema", respondió sobre la posible influencia del dibujo táctico en los malos resultados. "Parece que solo se puede jugar con el 4-3-3, pero con el 4-2-3-1 también hay tres centrocampistas". 

Te puede interesar

El técnico holandés entiende que la derrota del Metropolitano no vino dada por el esquema táctico. Ni el equipo es más débil defensivamente por eso. "Hay que mirar cómo son los goles que encajamos", sugirió, en alusión al fallo individual de Gerard Piqué unido al de Marc André ter Stegen en un momento delicado como era el tiempo añadido del primer tiempo. "Chutamos más veces a portería que el adversario", apuntilló recordando el partido ante el Atlético.

De todas formas, la reluciente marcha en la Champions, impecable, mucho mejor que la liguera, no invita a Koeman a pensar que es más factible conquistar el cetro europeo que el español: "No creo que sea más fácil porque hay equipos muy buenos y muy fuertes".