01 dic 2020

Ir a contenido

LA ENTREVISTA

Stoichkov: "Bulgaria tiene dos astronautas, pero solo un Balón de Oro"

El exfutbolista azulgrana publica su autobiografía en la que repasa su brillante y agitada carrera

Joan Domènech

Hrtisto Stoichkov, en una de sus últimas visitas a Barcelona.

Hrtisto Stoichkov, en una de sus últimas visitas a Barcelona. / JORDI COTRINA

Hristo Stoichkov (Plovdiv, Bulgaria, 8 de febrero de 1966) es un mito del barcelonismo. Acaba de publicar su biografía en la que evoca su brillante carrera futbolística como miembro del dream team. El Atlético-Barça invita a rememorar aquellos vibrantes duelos.

-¿Sentía la necesidad de escribir su biografía? No, la verdad es que no, pero algunos amigos búlgaros me animaban y Vladimir Pamukov, el autor, deseaba escribirla. Cedí porque sabía que lo quería hacer por cariño. Nos sentamos un día y luego hablamos muchísimas horas por teléfono. Uno se acordaba de algo, otro se había olvidado de aquello… Nos consultábamos nombres, fechas… Ha sido fácil porque todo es real. Es la vida de Hristo Stoichkov como futbolista y como persona. Soy como soy. Unos me aman, otros me odian… Hay de todo. Respeto todas las opiniones.

-¿Por qué tanto tiempo después de retirarse? El primer libro se hizo en Barcelona, con Xavi Torres y Paco Aguilar. Luego hubo otro en Bulgaria, un álbum de fotos en tres idiomas, muy bonito. Este es más personal. Explico de dónde salí y adónde llegue. Estoy orgulloso de todo. También he hecho barbaridades, lo reconozco, pero cuando fallé supe pedir perdón. Varias veces lo hice. Con Urízar Azpitarte [el árbitro al que pisó el 5 de diciembre de 1990]. Le invité a Bulgaria a mi homenaje, he estado en Bilbao. Después de tanto tiempo tengo otro amigo vasco.

"Ha sido fácil hacer esta biografía porque todo es real. Es la vida de Hristo Stoichkov como futbolista y como persona. Soy como soy. Unos me aman, otros me odian. Hay de todo"

"He ganado trofeos, pero son trofeos que pertenecen a mucha gente que estuvo a mi lado. No voy a decir ni nunca dije que soy mejor que nadie. Lo aprendí de mi abuelo y de mi padre. Y  Johan me lo repitió: 'Nunca digas yo'”

-¿Es un libro escrito para sus compatriotas? No, porque la gente ya me conoce. Sabe cuándo empecé a jugar, sabe que me echaron de mi primer club a los 12 años porque era malo y pequeño, que me metieron una suspensión de por vida tras una final de Copa, que llegué a Primera División directamente desde Tercera, las condiciones de vida que teníamos, la prohibición de salir del país…  Pero, a pesar de todo, estoy agradecido a todo lo que viví porque me ha hecho saber sufrir, valorar las cosas, la ética del trabajo…

-Y vivió el cambio. Sí, sí. Luego cambiaron las chaquetas, las corbatas, las faltas, se abrieron las ventanas, pudimos viajar, salir a otros países…

-Parece que quiera recordar quién es. Se le nota orgulloso. ¡Cómo no voy a estar orgulloso! Sin embargo, no siento nostalgia, desde que dejé de jugar. He ganado trofeos, pero soy parte de mucha gente que me ha acompañado, que me ha ayudado: compañeros, entrenadores, amigos, familia… Son trofeos que pertenecen a mucha gente, a la gente que estuvo a mi lado. No voy a decir ni nunca dije que soy mejor que nadie. Lo aprendí de mi abuelo y de mi padre. Y  Johan me lo repitió: “Nunca digas yo”.

-Es un gran consejo. Cuando dices yo, ignoras a mucha gente. No me entra en la cabeza. Eso lo hacen los prepotentes: he hecho una autopista, he hecho una biblioteca, he hecho…

"El carácter no se compra en la farmacia. Tengo el carácter de mi padre y de mi abuelo. Pero mi país es un país de guerreros, de luchadores. Somos un país pequeño donde nadie se esconde"

"En Bulgaria tenemos dos astronautas, pero solo un Balón de Oro. Es la realidad. No es para chulear ni menospreciar a nadie. Porque no soy más que nadie. Mi país ha dado deportistas campeones de Europa y del mundo, mejores deportistas de la historia en muchas disciplinas"

-Se desprende un aire reivindicativo. Mire, en Bulgaria tenemos dos astronautas, pero solo un Balón de Oro. Es la realidad. No es para chulear ni menospreciar a nadie. Porque no soy más que nadie. Mi país ha dado deportistas campeones de Europa y del mundo, mejores deportistas de la historia en muchas disciplinas. En el fútbol disfruté de la mejor generación que tuvimos nunca. Fuimos una familia. No fui el primero en ganar la Bota de Oro, antes la lograron Petar Zhevkov [en 1969, 36 goles] y Georgi Slavkov [en 1981, 31], sino el tercero, pero también logré al Bota de Oro del Mundial.

-El final fue malo en el Washington DC. ¿Por el episodio de la lesión? Sí, lo pasé muy mal. Me caí encima de un chaval de 20 años, aún no sé cómo, y se rompió la pierna. Un incidente del fútbol. Lo viví fatal. Se me quedó grabado.

-Tanto enfrentarse a los periodistas y ahora es periodista. Sois unos cabrones, ja, ja, ja. Cuando eres futbolista, o sales en la prensa o te dedicabas a jugar. A mí ni me gustaba la prensa, estaba centrado solo en mi trabajo. Enfrente tenía una persona como Johan, que me quería, y me decía: ‘Olvídate de todo lo que hay fuera del estadio’. A veces le fallé.

-De las vivencias con la selección se deduce que los búlgaros son de carácter fuerte. El carácter no se compra en la farmacia. Tengo el carácter de mi padre y de mi abuelo. Pero mi país es un país de guerreros, de luchadores. La gente ha debido de superar muchas dificultades. Somos un país pequeño donde nadie se esconde.

"Tenía una gran ilusión para ser entrenador pero vi muchas cosas raras. No soporto ver cómo y cuándo se pierden según qué partidos, o que te llamen para participar en esa mierda que hay a veces en el fútbol. Yo no vendo mi nombre. Igual en un futuro regreso a los banquillos. Estoy preparado" 

"Había defensas duros, pero tampoco nada del otro mundo. Intentaba conocerles de antemano, me preparaba, para no darles opciones. Toni Bruins, que en paz descanse, me ayudó muchísimo"

-Tuvo malas experiencias como entrenador. ¿No es lo suyo? Tenía una gran ilusión pero vi muchas cosas raras. No soporto ver cómo y cuándo se pierden según qué partidos, o que te llamen para participar en esa mierda que hay a veces en el fútbol. Yo no vendo mi nombre. Igual en un futuro regreso a los banquillos. Veo muchos partidos, tengo contactos con entrenadores, utilizo las nuevas aplicaciones. Estoy preparado. Ya veremos.

-El título es Hristo Stoichkov. ¿No tenía título el libro? No, porque dentro hay muchos títulos. ¿Cuál voy a poner? Que el lector elija el que quiera. Todos serán buenos. Todo lo que hay dentro es real.

-Se nota que está escrito entre búlgaros. Son muy de poner adjetivos a las personas. Somos así. Cada lengua tiene su personalidad y una forma característica de expresión. Esta es la nuestra. Ves hablar a dos búlgaros y parece que se estén peleando y no es así, es la manera en que nos comunicamos. Es verdad que choca, eso sí.

-Solo habla mal de Van Gaal. Se lo mereció. No tuve una buena experiencia con él, ni él la tuvo con nosotros, sin respetar a un vestuario con futbolistas con experiencia, campeones con muchos títulos. Qué carajo… ¿con quién empató él?

-Empezó en el CSKA y acabó en el Barça de lateral izquierdo recuerda… Si te lo pide el entrenador, hay que cumplir. Lo hice por el equipo. Era necesario en ese momento prestar esa ayuda, ¿por qué no lo vas a hacer aunque no sea tu puesto?

"Estoy orgulloso de todo. También he hecho barbaridades, lo reconozco, pero cuando fallé supe pedir perdón. Varias veces lo hice. Con Urízar Azpitarte. Le invité a Bulgaria a mi homenaje, he estado en Bilbao. Después de tanto tiempo tengo otro amigo vasco"

"Yo solo soñaba con el Balón de Oro cuando vi por primera vez a Kevin Keegan en 1978. Pero se fueron dando más oportunidades: campeón con el CSKA, con el Barça, campeón de Europa… Ser campeón en Catar de la Recopa de Asia, o serlo con el Chicago Fire en Estados Unidos no era mi pensamiento inicial"

-No habla mucho de fútbol, de quién fue el peor marcador, de su mayor alegría, de su mejor partido. Es más personal que futbolístico. Había defensas duros, pero tampoco nada del otro mundo. Era así. Juegas en San Sebastián, en Burgos, ante el Atlético, los derbis con el Espanyol, el Sevilla… Intentaba conocerles de antemano me preparaba, para no darles opciones. Toni Bruins, que en paz descanse, me ayudó muchísimo con vídeos y consejos… Aprendí un  montón con él.

-¿Le faltó algo? Sí. Me faltó la Copa Intercontinental que perdimos con el Barça ante el Sao Paulo [1-2, 1992]. Y el sueño de disputar la final del Mundial de 1994, que ese cabrón de Joel Quiniou [árbitro francés] nos quitó. Pero eso también es cosa de la FIFA: después de 24 años sin que Italia ni Brasil jugaran una final, no iban a permitir que la jugara Bulgaria. Nos dejó de pitar dos penaltis en la semifinal. ¿Cómo designan a un árbitro francés para pitar a Bulgaria, cuando Bulgaria había eliminado a Francia en la fase clasificatoria? Me quitó ese sueño. Pitó el Barça-Manchester de la Champions (4-0) después del Mundial. Le sacó una tarjeta a Ronald a los dos minutos. Le dije de todo y no tuvo huevos de echarme.

"Me faltó la Copa Intercontinental que perdimos ante el Sao Paulo. Y el sueño de disputar la final del Mundial de 1994, que ese cabrón de Joel Quiniou nos quitó. Pero eso también es cosa de la FIFA: después de 24 años sin que Italia ni Brasil jugaran una final, no iban a permitir que la jugara Bulgaria"

"Nos dejó de pitar dos penaltis en la semifinal. ¿Cómo designan a un árbitro francés para pitar a Bulgaria, cuando Bulgaria había eliminado a Francia en la fase clasificatoria? Me quitó ese sueño. Pitó el Barça-Manchester de la Champions (4-0) después del Mundial. Le sacó una tarjeta a Ronald a los dos minutos. Le dije de todo y no tuvo huevos de echarme"

-Logró títulos en Europa, Oriente Medio, Asia y América. ¿Lo buscó o fue casualidad? Quizá sea casualidad, pero cuando se presenta la oportunidad sobre la marcha, no hay que dejarla escapar. Yo solo soñaba con el Balón de Oro cuando vi por primera vez a Kevin Keegan en 1978. Pero se fueron dando más oportunidades: campeón con el CSKA, con el Barça, campeón de Europa… Ser campeón en Catar de la Recopa de Asia, o serlo con el Chicago Fire en Estados Unidos no era mi pensamiento inicial.

-Koeman ha tenido la oportunidad de ser entrenador del Barça. ¿La espera usted? En este momento estoy feliz y contento en Miami, muy a gusto de tener compañeros de gran nivel y de hacer documentales y entrevistas. Qué voy a decir de Ronald. Es y será un mito del Barcelona, un amigo de verdad, un tío muy válido, muy serio, que habla claro y contundente. Deseo de todo corazón que pueda hacer y pueda aplicar todo lo que ha aprendido y todo lo que nos enseñó Johan.

-¿Qué opina del final de temporada pasado? Entiendo las críticas al entrenador porque es el jefe del vestuario, pero también los jugadores han de ayudar al entrenador. ¿Cómo? Entrenando, aprendiendo, poniendo interés. Si vas a entrenarte para pasar el rato, cómo vas a mejorar. El entrenador ha de pensar que pondrá a tal jugador en el equipo convencido de que no le va a fallar.

-¿Cómo vivió el 2-8? Todo el día aguantando aquí en Univisión, cachondeándose todos del 8, de mí y mi 8… Me hicieron una camiseta con el ocho, encima.

"Qué voy a decir de Ronald. Es y será un mito del Barcelona, un amigo de verdad, un tío muy válido, muy serio, que habla claro y contundente. Deseo de todo corazón que pueda hacer y pueda aplicar todo lo que ha aprendido"

"El granuja de Andújar Oliver me expulsó. Anuló un gol porque entró un conejo en el terreno de juego. Le protesté y me sacó una amarilla y al cabo de unos minutos me sacó otra amarilla por protestar también"

-Este sábado, el Atlético-Barça. ¿qué recuerdos conserva? Mis clientes, ja, ja, ja. Metía un gol como mínimo cada año. Recuerdo grandes duelos inolvidables en el Calderón. Buenas experiencias, y una derrota bastante dolorosa en que nos pusimos 0-3 y perdimos 4-3.

-Pero hubo un 0-5 de Copa, un 5-3 en el Camp Nou con un doblete de goles y un doblete de amarillas… El granuja de Andújar Oliver me expulsó. Anuló un gol porque entró un conejo en el terreno de juego. Le protesté y me sacó una amarilla y al cabo de unos minuto me sacó otra amarilla por protestar también. 

"En el 5-4 estaba en el banquillo y salí a calentar con el 0-3. Sobraban centrales. ¿Si salí por mi cuenta? Tenía frío…"

"Te puedes equivocar con los fichajes, con los traspasos, pero no puede ser esa imagen penosa: los socios, los simpatizantes, los aficionados no se lo merecen. Yo quiero que el club sea un ejemplo en todo"

-En un 1-4 hizo un triplete de goles y otro doblete de amarillas. Sí. Solía pasar…

-Y el célebre 5-4. Estaba en el banquillo y salí a calentar con el 0-3. Sobraban centrales. ¿Si salí por mi cuenta? Tenía frío…

-¿Tiene una opinión formada de lo que ha pasado en el Barça? Todo lo que se puede decir es poco. Esta imagen es dolorosa. Te puedes equivocar con los fichajes, con los traspasos, pero no puede ser esa imagen penosa: los socios, los simpatizantes, los aficionados no se lo merecen. Yo quiero que sea un ejemplo en todo.

-¿Cómo ves las elecciones? No quiero opinar. Estoy demasiado lejos.

Temas Fútbol