27 nov 2020

Ir a contenido

LA ACTUALIDAD AZULGRANA

Midiendo la irritación de Messi

El barcelonismo evita sobresaltarse por la declaración de hartazgo de la estrella argentina en el aeropuerto de El Prat

Emilio Pérez de Rozas

Messi, en la grada, durante el partido ante el Betis en el Camp Nou.

Messi, en la grada, durante el partido ante el Betis en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

Nadie se ha tomado en serio, lo que se dice en serio, el último arrebato de Leo Messi al llegar, el miércoles por la tarde, a la terminal de vuelos privados del aeropuerto de El Prat. Nadie considera que la frase de "estoy cansado de ser siempre el problema de todo en el club" sea el penúltimo torpedo en la línea de flotación de un Barça, ya muy tocado, pero en el que ha desaparecido el presidente con el que la familia Messi había llegado al hartazgo. “Por mentiroso”, decían.

Todo el mundo en el Barça y, sí, también en el entorno, pese a que la frase se ha convertido, en tiempo de silencio y pandemia, en primera página de todas partes, le resta importancia a su contenido y le dan la misma lectura: el control aduanero, nada de inspección de Hacienda, según ha podido saber EL PERIÓDICO, el papeleo solicitado sobre el jet privado de Messi, la identificación de sus pasajeros, fue lo que sacó de sus casillas a la estrella azulgrana, que tenía a su esposa y alguno de sus hijos, esperándole en el coche durante más de una hora.

El control aduanero, no de Hacienda, sacó de sus casillas al argentino y desde el club se interpreta sí, por lo que no asusta su reacción

Preguntado una fuente del club sobre el impacto de la frase, la contundencia de su respuesta coincide, plenamente, con este escenario. Primero, nada de problemas con Hacienda, "pues nosotros lo sabríamos" y, dos, "lo único que nos preocupa es ganar, el sábado, al Atlético y que Messi se acerque a un récord que, tanto a él como al club, le hace especial ilusión: alcanzar y/o superar los 643 goles que Edson Arantes do Nascimento, ‘O Reí Pelé’, logró con una única camiseta, la del Santos; Leo está a solo tres goles de igualar esa cifra con la zamarra del Barça".

Delicada situación

La sensación de que Messi podía haber, no solo iniciado sino reemprendido, su campaña y anuncio personal de que no seguiría en el Barça con esta nueva crítica al club, está totalmente descartada. Es cierto que la delicada situación de la entidad azulgrana, sin nadie con voz, voto y poder para poder comenzar a hablar con el número uno mundial o con su padre sobre la posibilidad, no ya de rebajarse la ficha sino renovar, es nula, cero. Y, por tanto, el jugador llegará al 1 de enero sin saber quién es el nuevo presidente y, por tanto, libre para poder empezar a negociar con quien quiera. Por ejemplo, el Manchester City, que acaba de renovar a Pep Guardiola dos años más.

Nadie sabe, por otro lado, la opinión de los precandidatos, a los que les costará mucho conseguir las más de 2.264, sobre el ‘asunto Messi’. Víctor Font, al que todos consideran ya principal favorito, dijo, el miércoles, en la COPE, que ya ha sondeado al entorno de Leo Messi para ofrecerle “un contrato vitalicio que lo una ahora y por siempre al Barça” y reiteró que, en lo futbolístico, todo depende de su general manager Xavi Hernández, que, se supone, ya ha debido hablar con papá Messi o, incluso, con el propio Leo.

Sigue el luto

No todo el mundo, en cuanto a precandidaturas se refiere, parece dispuesto a contentar a Messi en todo lo que pida si sale elegido presidente. Uno de los precandidatos, en conversación con El Periódico, aseguró que, si sale presidente, le ofrecerá la renovación a Messi “por 20 millones de euros menos de lo que gana ahora; si acepta, estupendo y, si no quiere seguir, nos ahorraremos 100 millones, lo que, dada la situación económica del club, nos vendrá muy bien”.

Messi, con la selección argentina. / REUTERS

Los hay, por supuesto, que defienden la tesis de que no está tan claro que Messi decida dejar el Barça, pese a que aún no parece haber pasado el luto de su fracasada salida y el traspaso de su amigo del alma Luis Suárez. Los defensores, que los hay, de que Messi podría escoger el Barça y Castelldefels (nunca debe olvidarse la opinión, la comodidad, la calidad de vida y la felicidad que desprende la familia viviendo en Catalunya) para preparar su principal y gran objetivo de los próximos dos años, el Mundial de Catar-2022, el único título que no tiene en sus vitrinas, consideran que sería "una locura" irse a la Premier League, "donde el fútbol que se practica no tiene nada que ver con el fútbol de Leo; en ese sentido, solo hay que ver los partidos que ha hecho Messi, en los últimos años, en Inglaterra y como la aparición de esos futbolistas enormes, físicamente impresionantes, fuertes y que presionan hasta con las orejas, harían imposible el juego filigranero del argentino".

"Es muy posible, aunque la gente no se lo crea", insisten fuentes conocedoras de esa parte del pensamiento oculto de Messi, "que para Leo ya no sea tan importante ganar 10 o 15 millones de euros más, pues él tiene patrocinadores personales que le proporcionan ya mucho dinero, está diversificando sus inversiones en hoteles y otros negocios y, por tanto, no es descartable que la idea de encontrar un lugar conocido, que controla, que domina y que le es familiar para preparar la aproximación a Catar-2022, pueda facilitarle las cosas al presidente entrante para que la estrella siga en el Barça".