el análisis del rival azulgrana

Lucescu vaticina que el mejor Barça de Koeman se verá en primavera

El veterano técnico del Dinamo (75 años) entiende que un entrenador nuevo tarda seis meses en dejar su sello y cree que Messi hace más cosas de las que debería "por ayudar a los jóvenes"

Mircea Lucescu sale del hotel de Barcelona donde se hospeda el Dinamo de Kiev con un ayudante suyo. 

Mircea Lucescu sale del hotel de Barcelona donde se hospeda el Dinamo de Kiev con un ayudante suyo.  / andreu dalmau (efe)

Se lee en minutos

Joan Domènech

El Barça-Dinamo de Kiev ha estado a punto de hacer historia –aunque esa posibilidad permanecerá latente hasta que empiece el duelo– por ser el primer partido de la Champions en aplazarse por los efectos del covid-19 en un club. El ucraniano. 

El equipo de Mircea Lucescu viajó el lunes a Barcelona con solo 13 jugadores de la primera plantilla más seis del filial. Dejó en Kiev otros 13 futbolistas de baja, 9 de ellos contagiados de covid-19. Todos los participantes del encuentro pasaron un test PCR en Barcelona. Si el Dinamo hubiera presentado un positivo más, el partido se habría suspendido y reprogramado para otra fecha.

El problema es el partido

"Teníamos la esperanza de que todos fueran negativo y, gracias a Dios, todos  están sanos. El problema no ha sido la espera [de los resultados de los tests]; el problema será el partido", dijo Lucescu, el veterano técnico (¡75 años!) rumano del Dinamo, que también reconoció: "Como entrenador me habría gustado jugar el partido más adelante".

El aplazamiento le habría permitido recuperar, al menos, a cuatro titulares, como el portero Bushchan, los defensas Mykolenko y Karavaev o los centrocampistas Sydorchuk, Verbic y Shaparenko, entre otros. El uruguayo Carlos de Pena estaba feliz de haberse librado del ataque del virus. "Esperaba este partido con mucha ilusión", confesó antes del entrenamiento en el Camp Nou. 

  

El trabajo "extra" de Messi

El año pasado se paralizó la competición cuando la pandemia empezó a arrasar Europa. Después de cuatro meses, la UEFA reanudó la competición en un formato exprés, pero con un protocolo ya elaborado para la edición 20-21. Uno de los artículos establece que si un equipo no se presenta con 13 jugadores del primer equipo, y entre ellos un portero, el partido debe aplazarse y disputarse, en este caso, dentro de los plazos previstos en la fase de grupos; de lo contrario, el equipo afectado pierde por 3-0.

"Habría preferido que el partido se jugara más adelante", confiesa Lucescu tras disiparse la amenaza del aplazamiento

Pero el Dinamo saltará al césped con la esperanza de mejorar ese marcador. Pese a las bajas y a al teórica inferioridad respecto al Barça, asumida por Lucescu.

El técnico del Dinamo, que sufrió una de las primeras irrupciones de Messi –el argentino salió de suplente en el Shakhtar Donetz-Barça de la Champions 2008-9, metió dos goles y remontó el partido (1-2)- se mostró comprensivo con Messi y con el Barça de Koeman, aunque no le incluye entre los máximos favoritos al título.

El Barça de primavera

Te puede interesar

El Bayern el PSG y el City tienen un nivel más alto, pero en primavera será otra cosa. Un entrenador necesita seis meses para dejar su impronta», explicó Lucescu, mezclando castellano e italiano, sobre la futura evolución azulgrana cuando lleguen las eliminatorias. Entiende el técnico que el contraste entre la impecable andadura de al Champions (líder de grupo) y la deficiente clasificación en la Liga (decimosegundo) reside en que los rivales españoles conocen más al Barça. 

Sobre Messi, consideró que el 10 "está haciendo cosas en el campo que deberían hacer otros y es porque quiere ayudar a los jóvenes. Los jóvenes necesitan resultados; sin resultados, pueden quedarse solo como meros talentos".