LA SITUACIÓN AZULGRANA

Las elecciones del Barça serán en el 2021

Carles Tusquests anuncia la convocatoria para las fiestas navideñas pero el acto de la votación se retrasará hasta finales de enero

El presidente de la Comisión Gestora asegura que el club necesita disponer de 300 millones entre la reducción de gastos y nuevos ingresos

Carles Tusquets, durante su comparecencia en la sala de prensa del Camp Nou.

Carles Tusquets, durante su comparecencia en la sala de prensa del Camp Nou. / FC BARCELONA

Se lee en minutos

La situación "no es dramática, pero sí altamente preocupante". Esa fue la definición de Carles Tusquets, el presidente de la Comisión Gestora que dirige el Barça, para describir el momento que vive el club por la crisis económica derivada por la pandemia, además de la crisis institucional  generada tras la dimisión de Josep Maria Bartomeu y su junta antes de someterse a la moción de censura.

No se ha producido la votación de la moción, pero sí se producirá la votación para elegir presidente, prevista inicialmente para el mes de marzo y que se adelantará solo a finales de enero. Tusquets afirmó que las elecciones se convocarían "alrededor de las fiestas de Navidad". El club precisó luego que por entonces solo se convocarían pero no se haría el acto efectivo de la votación hasta entrado el 2021. La fecha concreta se coordinará con las autoridades sanitarias según cómo evolucione la pandemia para que los socios voten "con las máximas garantías", ya que el futuro presidente necesitará el aval "de una enorme participación".

Las elecciones a la presidencia, el 2015 en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

Concurso de acreedores

Hasta que no se complete la sucesión presidencial, Tusquets enfocará su misión a intentar "garantizar la normalidad y proteger los intereses del Barça". Su labor se ve sustancialmente complicada por la crisis del club. El dirigente descartó que el Barça pueda caer en un concurso de acreedores, aunque admitió que su viabilidad pasa por conseguir 300 millones de euros ente la reducción de gastos y nuevos ingresos.

La vía de los ingresos está bloqueada por la falta de público. El club obtuvo, en el último ejercicio convencional, 220 millones de las actividades relacionadas con el Camp Nou: venta de entradas al estadio, al museo, las tiendas... "Nuestra dependencia del turismo es mayor que la de otros clubs", lamentó.

Tres días de negociación

Con esa fuente obturada, la solución se desvía al recorte de gastos. El drama empieza por el volumen de ahorro necesario, que debe obtenerse de los principales actores: los deportistas, primordialmente los futbolistas.

Tusquets ve "predisposición" en Messi y otros jugadores para aplazar el cobro de parte de su sueldo

La mesa de negociación salarial acaba el jueves 5 de noviembre. Algunos jugadores han aceptado el aplazamiento de pagos a cambio de alargar los contratos. Habrá casos que lo impidan. Lionel Messi es el más evidente, porque acaba el próximo 30 de junio y no parece inclinado a alargarlo cuando hace unas semanas quería marcharse.

Tusquets afirmó en un primer momento que "no haremos trajes a medida", pero luego quiso resaltar que había encontrado "muy buena predisposición" en los representantes de Messi y otros jugadores. "Hay fórmulas que fiscalmente les benefician", sugirió el economista. La comisión ha encargado la negociación a una empresa especializada. 

La masa salarial más alta

El "complejo" estado de la economía azulgrana, cuya masa salarial frisa el 70% de los ingresos y se sitúa en el nivel más alto entre los clubs europeos, impide que pueda haber fichajes en el mercado de invierno salvo que se den dos condiciones: que haya algún traspaso antes que deje dinero en caja o que el nuevo jugador venga con la carta de libertad.

Koeman sabe que no habrá fichajes de invierno salvo que lleguen gratis o haya una venta antes

Koeman ya lo sabe. Se lo dijo Tusquets en persona, antes de la primera reunión de la gestora. Le invitó a que siga apostando por los jóvenes de la cantera para seguir reduciendo la masa salarial de la plantilla. 

"El club tiene mucho futuro", afirmó el dirigente, insertando pinceladas optimistas en su comparecencia. Llegó a calificar ese futuro de "esplendoroso" a medio plazo tras asegurar que el nuevo presidente podrá "revertir" las decisiones de la gestora si lo cree conveniente.

"Todas las empresas tienen planes de contingencia, pero no conozco ninguna que lo tuviera para afrontar los efectos devastadores de esta pandemia". Carles Tusquets

Memphis Depay, el delantero centro que quería Koeman. / FRANCK FIFE (ap)

No a voto electrónico, sí al de correo

Te puede interesar

La queja a la federación pidiendo la unificación de criterios en el VAR, ya la adelantará Tusquets, que prometió una gestión de "máxima transparencia" porque la crítica situación –"todas las empresas tienen planes de contingencia, pero no conozco ninguna que lo tuviera para afrontar los efectos devastadores de esta pandemia", enfatizó– demanda claridad.

Y demanda "medidas excepcionales" también en las elecciones presidenciales. Tusquets rechazó el voto electrónico porque la Asamblea de Compromisarios no lo aprobó ni está contemplado en las leyes deportivas catalanas. Tampoco figuran en los estatutos el voto por correo, la descentralización en varias sedes aparte del Camp Nou y la posibilidad de "pautar" las horas de votación en más de un día que Tusquets avalaría. 

Temas

Barça