24 nov 2020

Ir a contenido

JAQUE AL PRESIDENTE AZULGRANA

El Govern afea el órdago del Barça de concentrar el voto de censura en el Camp Nou

"Se ha comunicado que se podía celebrar tomando medidas con más espacios", responde Aragonès a la carta que le mandó el club

"Reducir sedes va en la línea contraria de que desde Salut se hizo llegar al club", valora el Secretari General de l'Esport

Roger Pascual

Josep Maria Bartomeu.

Josep Maria Bartomeu. / VALENTÍ ENRICH

El Govern mantiene el pulso en el final de la particular partida con el Barça y afea el último órdago de la junta directiva azulgrana, que ha insistido en jugar la carta de la pandemia para aplazar el referéndum sobre la continuidad de Josep Maria Bartomeu. Sin tiempo de descuento (ya que el plazo para convocar el plebiscito vence el martes a las nueve de la mañana), si el PROCICAT no dice lo contrario la junta azulgrana de este lunes deberá decidir si llama a las urnas o dimite. 

El último órdago de la directiva había sido mandar el domingo una carta a Pere Aragonès planteando que, si no les daban dos semanas más para preparar la logística, concentrarían la votación en el Camp Nou, en lugar de los 21 puntos de Catalunya y España que se habían previsto en el protocolo inicial.

"He recibido esta carta y en este sentido remitirme a lo que ha comunicado ya el PROCICAT y la Secretaria General de l'Esport, que el voto de censura del Barça se podía celebrar tomando medidas con más espacios y más tiempo. Es decisión de una entidad privada y nos limitamos a dar nuestra opinión", ha sentenciado Pere Aragonès, vicepresidente en funciones de 'president' de la Generalitat.

"Si el voto se tiene que celebrar tiene que haber la máximas garantías posibles para prevenir al máximo los contagios posibles. Viendo como evolucionan, pensar que una reducción de sedes va a favorecer eso me genera dudas", ha asestado horas antes en rueda de prensa Gerard Figueras, Secretari General de l’Esport, que el domingo insistía en el toque de queda no afectaba las convocatorias electorales.

Figueras, que ha mantenido durante este tiempo que no había "impedimentos legales ni sanitarios", ha dejado claro que ahora la decisión está manos del PROCICAT, pero que no cree que se aparte de la tesis que defienden desde el órgano rector del deporte catalán. "La decisión la tomará el PROCICAT. Me interesa el club, independientemente de la junta que haya. No tendríamos que rebajar las medidas de seguridad de cara al socio del Barça. Hay un elevado número de socios en edad avanzada. En lugar de ir reduciendo la territorialización, aglutinarlo en el Camp Nou va en la línea contraria de que desde Salut se hizo llegar al club. Veremos qué respuesta dan Interior y Salut, pero creo que no distará mucho".

Los críticos amenazan con medidas

Los impulsores de la moción han avisado que tomarán medidas si el plebiscito no está oficialmente convocado el martes por la mañana. "Si no cumplen, tenemos previstas acciones que ahora no es momento de explicar. Pero están previstas. Estamos pendientes de la convocatoria oficial de la moción, son días convulsos en este sentido. La convocatoria se tendría que hacer como muy tarde mañana. Si no, entenderemos que la junta no la ha convocado dentro de los límites legales y es violación flagrante de los estatutos", ha sentenciado Marc Duch, portavoz de Més que una moció. 

"Haber empezado antes. Y si no eres capaz, haber dimitido antes porque no eres capaz de dirigir el club. Y el estado de alarma no afecta a la votación, porque tiene más forma de toque de queda que de estado de alarma. Nosotros no votaremos en bares ni restaurantes ni de noche". Jordi Farré, impulsor de la iniciativa, anunció ya el viernes que denunciaría a la directiva si este lunes no fija la cita con las urnas para el 1 y 2 de noviembre.

Después de la celebración de la junta (que empezará a la 13.30), el portavoz del club, Josep Vives, comparecerá en rueda de prensa, a las 19 horas, para enumerar las conclusiones de la reunión. Todo apunta a que si la directiva no obtiene un respaldo legal para posponer el voto de censura de parte de la Generalitat, la dimisión en bloque es la salida más probable. Pero nada puede darse por sentado con Bartomeu.