las prioridades del entrenador

Koeman: "Messi será feliz ganando partidos"

El técnico del Barça agradece el mensaje del capitán apelando a la unión y admite que espera el fichaje de un central y un delantero centro tras bendecir la llegada de Dest

Messi y Koeman se saludan en el amistoso ante el Girona.

Messi y Koeman se saludan en el amistoso ante el Girona. / REUTERS / ALBERT GEA

Se lee en minutos

Joan Domènech

Lionel Messi generó un conflicto y Lionel Messi lo ha desactivado. Por completo. Declaró la guerra a Josep Maria Bartomeu al sentirse engañado por las promesas incumplidas -el capitán ansiaba marcharse del Barça y el presidente no le ha dejado- y ahora ha decretado una tregua, que no la paz, para que la temporada sea tranquila, al menos fuera del terreno de juego. Dentro del césped, los problemas los crearán los rivales. El Celta, el próximo rival (21.30 h.), es un especialista en amargar la vida al once azulgrana.

"Debemos unirnos todos los barcelonistas y asumir que lo mejor está por venir", declara en una entrevista concedida al diario Sport, en el que admite parcialmente su error por fomentar las "desavenencias" al airear su mala opinión de Bartomeu. El mensaje es "muy positivo" desde el punto de vista de Ronald Koeman, ajeno por completo a la fractura entre el presidente y el astro. Lo interpreta como un primer paso para que "todos estemos más tranquilos de lo que hemos vivido últimamente".

Y él estará tranquilo si el mejor del equipo, además, garantiza una buena actitud y la mayor predispoción. "No sé si lo tengo todo en mis manos para que Messi sea feliz. Como entrenador hay que buscar lo mejor para que dé su mayor rendimiento. Veo en los entrenamientos que vive por el fútbol y no veo otro remedio que ganar partidos. Messi será feliz ganando partidos", opina Koeman, antes de embarcarse en el segundo partido de Liga que le lleva hacia Vigo, un estadio donde el Barça no gana desde el 2015. Tres derrotas y dos empates es el balance cosechado posteriormente.

Braithwaite y Aleñà, en el entrenamiento. / FC BARCELONA

Débiles en defensa

Con Messi pacificado y Sergiño Dest pasando la revisión médica -"será un jugador muy útil", garantizaba el entrenador-, Koeman exhibió de nuevo en la sala de prensa que habla claro y suele rehuir los tópicos. No tuvo reparo en pronunciarse sobre Dest cuando aún no estaba firmado ni en disimular sus peticiones de fichaje a la junta.

Son dos fichajes más los que ha pedido, "no hay por qué mentir". Un central y un nueve. El del centrocampista se descarta por las penurias económicas del club. 

Sin rubor Koeman admitió que «somos un poco débiles» en el centro de la defensa con la presencia de Gerard Piqué, Clément Lenglet y Ronald Araujo para toda la temporada. En base a la teoría de que desea tener dos jugadores por posición, le falta una pieza. Teóricamente debería ser un central zurdo: el recambio de Lenglet.

Lenglet, en el rondo. / FC BARCELONA

La aparición de Mingo

De momento se apaña con Santiago Mingo Ramos, un defensa argentino de 18 años que había sido fichado para el Barça B procedente del Boca Juniors. Aún no ha debutado con el filial, pese a que llegó en enero, por incidencias burocráticas. Fue una de las sorpresas de la convocatoria ante el Villarreal y sigue en la lista de Vigo. La novedad es el regreso de Martin Braithwaite. Junior Firpo, lesionado, es baja. 

El deseo de tener "dos o tres jugadores por posición y poder elegir al mejor" es el argumento que sustenta Koeman para pedir otro delantero. El noveno.

Dembélé busca un pase ante el acoso de Konrad. / FC BARCELONA

Dembélé debe esperar

Te puede interesar

Braithwaite es el único nueve de la plantilla, aunque Messi y Griezmann, tiene cualidades para ejercer eventualmente, como referentes en el área. Al francés le echó un capotazo en forma de elogios para destacar que sus desmarques "son muy buenos". A otro francés, a Dembélé, le instó a seguir entrenándose para ganarse una oportunidad. No entrará en la alineación. No ha llegado el momento para hacer rotaciones. No hay nadie cansado en el segundo partido oficial.

Tampoco habrá cambios en el sistema, aunque sí los haga el contrario cuando se enfrente al Barça. Recién adoptado el 4-2-3-1, los jugadores están en fase de aprendizaje y han de saber manejarse con soltura para reaccionar ante las variantes del rival de turno: "Lo importante es que nosotros sepamos qué hacer".