21 oct 2020

Ir a contenido

OPERACIÓN EN MARCHA

Suárez, un 'nueve' para Simeone

El delantero desea irse gratis del Barça, que le pagaría una parte de la ficha, y ultima su fichaje por el Atlético

Bartomeu medita no reforzar a un rival directo, pero si se cierra el adiós del uruguayo dejaría más solo a Messi,

Marcos López

Suárez realiza su tradicional gesto para celebrar un gol tras una entrevista con EL PERIÓDICO.

Suárez realiza su tradicional gesto para celebrar un gol tras una entrevista con EL PERIÓDICO. / JORDI COTRINA

Solo queda Messi en el Camp Nou. Y queda sin querer quedarse. Ni rastro de la MSN sobre la que el Barça, y Bartomeu, edificó en el 2015 su gran éxito deportivo (el triplete) y electoral (el tridente). Luis Suárez es la segunda pieza de ese trío que deja el Barça, camino del Atlético para formar un tándem volcánico con el Cholo Simeone. Puro fuego en el banquillo; puro fuego en el campo. En el 2013, el Barça regaló a Villa (2,1 millones de euros); en el 2020, dejará ir gratis a Suárez, asumiendo, además, una parte de la ficha.

Aunque esa operación todavía no se ha cerrado. Las negociaciones estaban encaminadas, pero el Barça no quiere ahora reforzar a un rival directo en la lucha por el título de Liga. Por eso, no se ha oficializado acuerdo alguno entre los clubs, sumergidos ahora en tensas conversaciones, con el jugador dispuesto incluso a quedarse en el Camp Nou si no le dejan irse al Atlético

Hace tres años se fugó Neymar; ahora se marcha Luis. Y Leo se queda sin querer quedarse. El último vestigio de la temible e inolvidable MSN

Allí formaría el ataque rojiblanco con Diego Costa ya que Álvaro Morata se marcharía cedido a la Juventus en ese baile de ‘nueves’ que ha terminado con el uruguayo, el tercer máximo goleador en la historia del Barça, haciendo las maletas. Se va porque Koeman no lo quería. Y así se lo dijo desde el primer momento. 

Pero no se va Suárez al calcio como socio de Cristiano en la Juve sino para establecerse en Madrid, lo más cerca posible de Barcelona. Hace tres años se fugó Neymar dejando en la caja del club los 222 millones de euros que fijaba su cláusula de rescisión, el principio del caos en el Camp Nou sin que nadie -ni el presidente ni los directores deportivos- lo detectaran.

Suárez, Neymar y Messi celebran un gol al Atlético de Madrid en enero del 2015 / AP

Se pasa de la operación más cara de la historia del Barça al regalo, con dinero incluido, de Suárez al Atlético. Siete años después se repite la historia de Villa. El ‘Guaje’ se marchó en el verano del 2013 al Calderón. Volvió en mayo del 2014 al Camp Nou para ser campeón de Liga ante el Barça de Tata, justo antes de que llegara Luis Suárez. En el camino, el club azulgrana ha tenido que ejecutar, eso sí, las cláusula de Griezmann (120 millones de euros en el 2019) y casi la de Arda Turan, que era de 31, pero pagó 35 más cinco en variables hace cinco años. 

El uruguayo, en cambio, no dejaría ni un euro. Uno de los fichajes más rentables de los últimos tiempos, aunque su figura quedara erosionada por la decadencia del equipo, se va ahora gratis. Aunque, en realidad, es el club azulgrana quien tiene que asumir una importante cantidad -estaría en torno al 50%- para que su salario en el primer año en el Atlético sea idéntico al que tenía ya firmado hasta el 2021.

Villa celebra en el Camp Nou el título de Liga del Atlético de Madrid / AP / MANU FERNÁNDEZ

Ha sido uno de los fichajes más rentables de los últimos tiempos, pero se va empujado porque Koeman le dejó claro que no cuenta con él

Fichado por Zubi hace seis años en la última reestructuración exitosa de la plantilla, el exjugador del Liverpool quería seguir en el Camp Nou. Sí o sí. Pero llegó Koeman y le dijo que no entraba en su hoja de ruta. Lo hizo en una breve llamada telefónica. Y después con el argumento de los hechos: tres amistosos de pretemporadas, tres descartes de una amplia convocatoria formada por 23 jugadores, y ni un solo minuto en el césped.

La llamada del 'Cholo'

Pensaba acabar en la Juventus. De hecho, realizó un viaje relámpago a Perugia la pasada semana para aprobar la prueba B1 de italiano, requisito previo para convertirse en comunitario y poder estar en la Serie A. Pero la ‘Vechia Signora’ temió que no llegara a tiempo para inscribirlo en la Champions. El plazo acaba el 5 de octubre.

Y Simeone, necesitado de gol y garra como anda, entró en escena llamando al delantero para captarlo para su causa. Le ofrece, además, un contrato hasta el 2022. Si pudiera el Cholo cambiaría su ataque completamente. Con Suárez como jefe si el Barça lo permite.

Luis Suárez dedica una camiseta en la ciudad deportiva del Barça en Sant Joan Despí. / JORDI COTRINA

Quiso el Barça al Kun Agüero, pero acabó fichando al uruguayo, que dejó un gran rendimiento

Koeman, además, se sale con la suya porque el final que imaginó para las vacas sagradas se va cumpliendo. Con más lentitud de lo que imaginaba, el domingo arranca la Liga con la visita del Villarreal al Camp Nou, pero avanza. Avanza tanto como la soledad de Messi, cada vez más huérfano, viendo partir a sus amigos.

Primero, Arturo Vidal. "El vestuario te va a extrañar", le escribió Leo al chileno. Ahora, su socio en la delantera, amigo y vecino, deja vacía durante un par de años la casa de Castelldefels. Muy cerca de la de Leo, invadido ahora por la nostalgia de lo que fue. Y ya no volverá a ser.

Nuevo ciclo

El nueve que no debía venir porque el Barça quería inicialmente al Kun Agüero, pero los propietarios del Manchester City no lo vendieron. Llegó entonces Suárez, una inversión que vista en perspectiva (81 millones de euros) ha sido más que provechosa.

Luis Suárez, en una entrevista que concedió a EL PERIÓDICO. / JORDI COTRINA

El nueve antiguo que mejor entendió a Messi. Y Messi se entendió con él como nunca antes hizo con un delantero centro. Fusionados ambos con Neymar dieron paso al ataque más temible que se recuerda. Un trío de leyenda, a quien el paso del tiempo, confiere todavía más valor porque mezclaron un argentino con un uruguayo y un brasileño. Mezclaron y congeniaron. Se quiere ir gratis un pistolero. No muy lejos de su casa, a la que volvería el 9 de mayo del próximo año, ya vestido de rojiblanco.