31 oct 2020

Ir a contenido

LA CRISIS INSTITUCIONAL

'Més que una Moció' pide la dimisión inmediata de Bartomeu

Los promotores del voto de censura califican de "éxito histórico" la consecución de casi 21.000 firmas para deponer al presidente

"Cada decisión que toma esta junta perjudica al Barça, deberían dar un paso al lado", afirma Ricard Faura, que reclama su marcha antes del referendum

Joan Domènech

Representantes de los grupos que han promovido la moción de censura a Bartomeu, enfrente del Auditori, antes de entregar las firmas recogidas.

Representantes de los grupos que han promovido la moción de censura a Bartomeu, enfrente del Auditori, antes de entregar las firmas recogidas. / jordi cotrina

La "crisis deportiva" del Barça tras el 2-8 ante el Bayern de Múnich, según adjetivó Josep Maria Bartomeu tras el monumental desastre de la Champions ha adquirido ya una dimensión de "crisis institucional" innegable. Miles de socios, casi 21.000, se han manifestado en contra de la gestión del actual presidente y su junta prestando su firma para que haya, al menos, una votación sobre su continuidad.

Esas casi 21.000 firmas (20.731 habían contado los promotores de Més que una Moció, 20.900 se detectaron en la revisión oficial efectuada con trabajadores del club) superaron con diferencia las 16.521 necesarias para que prosperara la tramitación de esa moción. El promedio de anulaciones oscilan entre el 4 y el 6%, especificaba Marc Duch, uno de los portavoces, con lo que el referendum se va a celebrar. Posiblemente a finales de octubre.

Incapaz de gobernar

A no ser que Bartomeu dimita antes al ver la dimensión de la cantidad de socios contrarios a su gestión. "Cada decisión que toma esta junta perjudica al Barça, deberían dar un paso al lado. Por sí solo, Bartomeu no dimitirá, pero espero que se lo hagan ver", afirmó Ricard Faura, miembro de Dignitat Blaugrana uno de los grupos (Cor Blaugrana, Manifest Blaugrana, La Resistencia del Palau, Seguiment FCB, El Senyor Ramon, Noies Twitter, Nou Impuls Barça, Sí al Futur y Passió, seny i planter) que se han movilizado, juntamente con tres precandidatos (Víctor Font, Jordi Farré y Lluís Fernández Alà).

"Querer dimitir para evitar el escarnio del referendum me parece muy pobre, es de una bajeza enorme. Bartomeu debería haber dimitido porque ha quedado acreditado que es manifiestamente incapaz de gobernar", analizó Duch, antes de apuntar: "Pero si dimitiera ahora, vale más tarde que nunca".

"Querer dimitir para evitar el escarnio del referendum me parece muy pobre, es de una bajeza enorme. Bartomeu debería haber dimitido porque ha quedado acreditado que es manifiestamente incapaz de gobernar". Marc Duch

Duch, en el Camp NOu, con una caja de firmas. / JORDI COTRINA

Messi, la guinda del pastel

Uno de los motivos por los que son partidarios de acelerar la marcha de Bartomeu reside en que el nuevo presidente podría negociar la continuidad de Leo Messi, cuyo contrato acaba en el 2021 y será libre a partir del 1 de enero. Duch cree que la intervención del capitán del equipo cuando renunció a marcharse fue "la guinda del pastel" para que hubiera socios que firmaran a favor de la moción. "Vieron peligrar uno de los activos del club, pero no olvidemos que debajo de la guinda ya había un pastel de situaciones anteriores".  

Decenas de firmas en favor de la moción. / JORDI COTRINA

Faura y Duch hicieron un balance de la campaña en favor del voto de censura. "Un éxito histórico", opinan, por haber conseguido el número de firmas más alto conocido en comapración con las dos anteriores mociones (de Joan Laporta a Josep Lluís Nuñez y de Oriol Giralt a Laporta), sin partidos en el Camp Nou que facilitaran la recogida y con las restricciones de movilidad provocadas por la pandemia del coronavirus. Ambos testimoniaron su "agradecimiento absoluto" a todos los firmantes, a los más de 300 voluntarios y a todas las personas que prestaron tiempo, recursos y trabajo para que fructificara ese primer paso. Para el segundo -la votación y obtener el 66,6% de los votos que impliquen la deposición de Bartomeu- "hará falta mucho músculo", admiten.

Pero hay optimismo en el seno de Més que una Moció. "La masa social está viva", festejó Duch, que subrayó el éxito generado por las redes sociales: "Hemos conseguido trasladar de las redes a la tierra el mensaje, hemos conseguido vincular el mundo digital y analógico".