24 sep 2020

Ir a contenido

LA NUEVA ERA AZULGRANA

Radiografía del estreno de Koeman: Pedri, Trincao, Coutinho...

El debut con el nuevo entrenador dejó goles de las tres estrellas que debían suceder a Neymar desde el 2017

El desparpajo de los jóvenes anima al equipo, pero el técnico elude cargarles de cualquier responsabilidad

Marcos López

Pedri conduce el balón en una jugada de ataque ante el Nàstic en el Estadi Johan Cruyff.

Pedri conduce el balón en una jugada de ataque ante el Nàstic en el Estadi Johan Cruyff. / JORDI COTRINA

No marcó Messi en el primer partido de Koeman. No marcó cuando estrenaba su brazalete de primer capitán en el verano en que oficializó que deseaba irse del Camp Nou. Un cargo que ha ocupado en los tres últimos años. El Barça de Koeman ganó al Nàstic de Tarragona con goles de los tres fichajes más caros de su historia: Dembélé (105 millones de euros), Griezmann (135) y Coutinho (120 más 40 en variables).

Eran los tres elegidos en su día para rellenar el inmenso hueco que dejó en el verano del 2017 la marcha de Neymar a Paris SG. Ante la falta de dinero que vive el Barça ahora, el nuevo entrenador debe rentabilizar al máximo tan enorme inversión en el campo. Las tres estrellas unido a los más jóvenes, como Pedri o Trincao, que ilusionan, aunque sabe el técnico que ellos no deben cargar con la responsabilidad de la reconstrucción.

Pedri, que intervino en la jugada del gol, felicita a Dembélé tras el 1-0 / JORDI COTRINA

"Me salió la jugada sin pensarla"

Pedri. 17 años. Un mes antes, el canario veía jugar a Messi por la tele. El sábado compartía ataque con él sin parecer nada asombrado.«Se ha visto en muchas jugadas en el Barça que llegan jugadores de segunda línea y no me hizo falta ni pensarlo». Abrió Pedri las piernas y Dembélé firmó el 1-0. Asistió sin tocar.

Trincao entra en el área del Nàstic. / AP / JOAN MONFORT

"El míster me dijo: 'Sé tú mismo'"

Trincao. 20 años. Apareció Pedri en la primera mitad. En el Barça más titular. En la segunda cabalgó Trincao, zurdo cerrado, por la banda derecha, dejando detalles lllenos de calidad. Imaginativo en cada balón que tocaba y con regate. «Soy así, me gusta encarar a los rivales. El míster me dijo: ‘Sé tú mismo’». Y lo fue

Dembélé salió de titular en el primer partido de Koeman. / JORDI COTRINA

342 días después marcó un gol

Dembélé. 23 años. Integró, junto a Messi y Griezmann, la delantera que imagina Koeman para el estreno en la Liga ante el Villarreal. Con Coutinho en el lugar que ocupó Pedri. No jugaba Dembélé desde noviembre del 2019. No marcaba desde octubre del 2019. Es su cuarta temporada. Quizá, la última oportunidad.

Griezmann marca de penalti el segundo gol del Barça. / JORDI COTRINA

Adiós a la banda, retorno al 'nueve'

Griezmann. 29 años. No solo ha recuperado el siete que tanto quería sino que también sabe que Koeman no lo quiere volver a arrinconar en la banda. Griezmann se liberó de esa condena táctica que tenía primero con Valverde y luego con Setién, aunque en su nuevo rol de nueve tampoco se le vio demasiado cómodo. Marcó de penalti. Un penalti que le regaló Messi, el especialista que estaba en el campo. Pero se lo cedió a él.

Coutinho marca de penalti el 3-1 al Nàstic. / reUTeRs / ALBERT GEA

Con libertad por detrás del delantero

Coutinho. 28 años. Jugó la segunda mitad un nuevo Coutinho. No porque tuviera un impacto soberbio en el estreno de Koeman. Pero es nuevo porque ha llegado de Alemania mucho  más fuerte físicamente -el cambio se detecta a primera vista- y con más desparpajo que en sus primeros y tristes meses en el Barça. Marcó de penalti, estrelló una falta en la barrera y se movió libremente por detrás de Braithwaite, el nueve.