25 oct 2020

Ir a contenido

REMODELACIÓN PARADA

Salidas encalladas en el Barça

El club azulgrana no logra aligerar con las bajas previstas una plantilla con más de 30 jugadores y tampoco puede acometer fichajes

La situación con Suárez y Vidal sigue en el mismo punto: los dos jugadores reclaman cobrar parte del contrato que les queda pediente

Joan Domènech

Luis Suárez, en el penúltimo entrenamiento del Barça en la ciudad deportiva.

Luis Suárez, en el penúltimo entrenamiento del Barça en la ciudad deportiva. / fc barcelona

Luis Suárez fue el primero en saber oficialmente que el Barça (Ronald Koeman, el nuevo jefe) no contaba con él, pero sigue acudiendo a diario en el campo de entrenamiento. No deja de ser su obligación,  teniendo como tiene un contrato en vigor hasta el 2021 más otro opcional sujeto a variables. La asistencia diaria de Suárez, así como la de Arturo Vidal, a la ciudad constata la dificultad del club para acometer la renovación que desea en la plantilla.

Nadie dijo que fuera fácil. Ni fichar ni traspasar ni ceder ni rescindir contratos con tantos millones en danza.

A falta de dos días para que empiece la Liga, que son 16 en el caso del Barça (el primer partido será ante el Villarreal el 27 de septiembre), la plantilla no está configurada. Tal vez no lo esté hasta el 5 de octubre, el último día, la fecha límite que exprimen los clubs con la aparición de los malos resultados.

De la carestía al exceso

A diferencia de la carestía humana que se encontró Quique Setién, a Koeman le sobran futbolistas, entre el regreso de los cedidos, sometidos a un casting para convencer al entrenador, y la permanencia de los jugadores que no entran en sus planes. Como Suárez. Y Vidal. Y Umtiti.

Solo se ha marchado del Barça Ivan Rakitic, que ya tenía la mosca tras la oreja desde el año pasado por 1,5 millones al Sevilla. Arthur ya se había despedido antes, en el intercambio pactado con la Juventus con Miralem Pjanic.

Arturo Vidal, en la última sesión preparatoria.  / Fc BARCELONA

Llega el gran fichaje

El gran fichaje del verano llega ya a Barcelona tras haber pasado un particular confinamiento por haber dado positivo en un test covid-19. El futbolista bosnio se someterá a otro análisis y si da el segundo negativo se sumará a la plantilla azulgrana este sábado. La semana próxima se procedería a la presentación.

Pjani llega a Barcelona tras pasar el coronavirus y si da negativo en un PCR se sumará a los entrenos

Con Pjanic, la plantilla azulgrana rebasará la treintena de futbolistas. Le sobran. Ninguno de los afectados ha dado un paso hacia la puerta de salida. No, al menos, para que se aceleren las operaciones. Y si no hay ventas, no habrá fichajes. Mientras el Barça no rebaje sus hipotecas, sea en amortizaciones, sea en fichas, no podrá dar a Koeman otro peso pesado. Aunque cuenten como altas de la temporada prometedores futbolistas como Pedri y Francisco Trincao.

Interés del Atlético por Suárez

Con Suárez y Vidal, la situación apenas ha variado desde el primer día, aunque ambos ya tienen sus respectivas ofertas: la Juventus y el Inter. Los dos jugadores insisten en cobrar el año de contrato que les queda pendiente.El Atlético se ha sumado al interés por Suárez, según informó Deportes Cuatro.

Suárez entiende que podría reclamar una segunda campaña opcional que se contempla en su compromiso. Vidal por su parte, reclamó en diciembre por vía judicial el pago de unas variables (unos 2,4 millones) vinculadas al título de Liga y los resultados de la Champions por los partidos que había disputado y que el club entendió erróneas y se las denegó.

Vidal y Suárez siguen entrenándose con el Barça y Umtiti sigue recuperándose. Tiene el alta por el coronavirus pero no por la lesión de la rodilla izquierda. Su salida, inviable en forma de traspaso, sería en forma de cesión.

Rafinha alcántara llega a la ciudad deportiva. / ALEJANDRO GARCÍA (efe)

Más cesiones

Habrá más. En principio las de Mousa Wagué (lateral derecho) y Jean Clair Todibo (central), que ya estuvieron en Niza y el Schalke 04 la primera mitad del año. Y traspasos, en la medida de lo posible, por la necesidad imperiosa de liquidez que tiene el Barça.

Koeman tiene una idea de los futbolistas que desea conservar, y la definirá del todo en cuanto se jueguen los partidos amistosos, empezando por el de este sábado (19 h) ante el Nàstic. Rafinha y Carles Aleñá son dos de los casos inciertos, como Matheus Fernandes, fichado del Palmeiras  el año pasado.