30 nov 2020

Ir a contenido

LA CRISIS AZULGRANA

Messi responde a LaLiga y mantiene el pulso al Barça

El padre del futbolista emite un comunicado en el que replica que el argentino no está sujeto a ninguna cláusula de rescisión y evita confirmar su continuidad en el club

Marcos López / Joan Domènech

Messi, durante el partido entre el Barça y el Levante en el Camp Nou.

Messi, durante el partido entre el Barça y el Levante en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

Leo Messi ha roto su silencio a través de un comunicado. Él no habla y sigue sin ir a entrenar con Ronald Koeman. Pero ese comunicado no es para responder al Barça sino para replicar al que emitió La Liga (LFP) la pasada semana en el que anunciaba que no podía abandonar el Barça si no era a cambio de ejecutar la cláusula de rescisión de 700 millones de euros. La estrella, que se ha perdido el cuarto día de trabajo con el nuevo entrenador, sostiene que puede aferrarse a una cláusula de salida gratuita, a pesar de que el Barça alega que caducó el pasado 10 de junio.

En el comunicado, firmado por el padre del jugador, Jorge Messi, se critica "la obvia parcialidad" de LaLiga y resalta que el futbolista no está sujeto a ninguna cláusula de rescisión. El comunicado consta de dos puntos:

1º. Desconocemos qué contrato es el que han analizado y cuáles son las bases sobre las que concluyen que el mismo contaría con una "cláusula de rescisión" aplicable en caso de que el jugador decidiera instar la extinción unilateral del mismo, con efectos a partir de la finalización de la temporada deportiva 2019/20.

2º. Ello se debe a un error evidente por su parte. Así, tal y como señala literalmente la cláusula 8.2.3.6. del contrato firmado entre el club y el jugador.

Respuesta de LaLiga

"Esta indemnización no aplicará cuando la resolución del contrato por decisión unilateral del jugador tenga efectos a partir de la finalización de la temporada deportiva 2019-2020", añade el texto firmado por el progenitor del argentino.

LaLiga ha tardado pocos minutos en replicar al comunicado de Jorge Messi con una nota muy escueta en la que se ratifican en el texto del 30 de agosto en que avalaba la versión del FC Barcelona. "Dicha respuesta [la de los Messi] pone de manifiesto y confirma la interpretación descontextualizada y alejada de la literalidad del contrato que realizan, por lo que LaLiga se reitera en el comunicado publicado el pasado 30", se lee.

"Fraude de ley"

No ha abierto pùes la boca Messi, sino que delega en su padre y representante el primer comunicado oficial, burofax al margen, aquel en que manifestaba su deseo de abandonar este verano el Camp Nou. Tampoco ha abierto la boca el presidente Josep Maria Bartomeu. Pero la estrella ha decidido, siguiendo el consejo de sus asesores legales, responder al organismo que preside Javier Tebas, el mismo dirigente quien en su etapa de asesor deportivo del Alavés (2005) quiso prohibir el estreno del argentino con el primer equipo alegando “un fraude de ley” en su ficha.

Jorge Messi, a su llegada a Barcelona, esta semana. / EFE

Mantiene Messi su idea de marcharse este verano, pese a las reuniones que ha tenido Jorge, su padre y agente, con Bartomeu, y pese a los indicios de las últimas horas que parecían indicar un cambio de opinión. El Barça no quiere venderlo. Y mucho menos regalarlo, mientras el jugador recalca que esa cláusula del contrato, que se firmó en noviembre del 2017, le permite salir libremente y elegir su destino.

Con este paso, el primero que da oficialmente, más allá de los monosílabos de su padre, capturados por los periodistas, sea en el aeropuerto o en la puerta de su despacho, el capitán traza un nuevo camino. Sintiéndose, en todo momento, exjugador del Barça porque no ha acudido a la ciudad deportiva ni un solo día. Ni siquiera ha explicado a sus compañeros, que empezaron a trabajar el pasado lunes, su postura oficial.

Sin estrellas para LaLiga

No ha vuelto a pisar Messi el vestuario. Hace 11 días envió el burofax para documentar legalmente el deseo verbal que le había trasladado a Bartomeu en varias ocasiones. Ahora replica a La Liga, el único que se ha posicionado públicamente en este caso. Ni el propio capitán ni el Barcelona han emitido comunicado alguno. Solo Tebas, que perdería con la marcha del argentino un patrimonio deportivo incalculable, que tendría luego repercusiones comerciales y económicas.

Se fue Neymar en el 2017 a Francia para reunirse con Mbappé en el Paris SG. Se marchó Cristiano Ronaldo en el 2018 a Italia con la Juventus y ahora podría irse, dos años después, Messi camino de Inglaterra para potenciar la marca y el músculo financiero de la Premier jugando en el Manchester City de Guardiola.

De ahí, que Messi, en su primer movimiento tras el burofax, apunte directamente a la Liga, manteniendo el escenario que él desea. Irse del Camp Nou, tras 20 años de convivencia, consiguiendo una salida pactada, tendiendo la mano al club como ya anunció EL PERIÓDICO la pasada semana.