01 dic 2020

Ir a contenido

la crisis azulgrana

Cronología del caso Messi

El 2-8 del Bayern certificó la voluntad del irse del astro, comunicada mediante un burofax, pero once días después opta por agotar el contrato con el Barça y evitar un litigio en los tribunales

Marcos López / Joan Domènech

Leo Messi, al finalizar el Barça-Bayern, de Lisboa.

Leo Messi, al finalizar el Barça-Bayern, de Lisboa. / AP

Leo Messi dejó de sentirse jugador del Barça desde que comunicó al club, el pasado 25 de agosto, que ejecutaba la cláusula que existe en su contrato para abandonar el Camp Nou. Envió un burofax para que hubiera constancia oficial de un deseo expresado verbalmente en otras ocasiones al presidente Josep Maria Bartomeu. El Barça se oponía a la voluntad del capitán del equipo argumentando que su contrato sigue plenamente en vigor y que no revisaba la cláusula de rescisión de 700 millones.

Once días después, Messi opta por quedarse y agotar al temporada de contrato que le queda. Lo hace, explica, para no tener que ir a los tribunales y litigar contra “el club de mi vida”. Porque sigue considerando que era libre de marcharse. Esta es la cronología de un desamor.

Messi, abatido tras el 2-8 en Lisboa. / REUTERS / manu fernández

14 de agosto. LA DERROTA FINAL EN LISBOA

El capitán disputó los 90 minutos del partido que enterró a su Barça, el ignominioso 2-8. Con él dentro. En realidad, solo estuvo durante la primera parte, aistiendo, impotente, al 4-1 del Bayern en 31 minutos. En el descanso, quedó petrificado en el vestuario de Lisboa. Era el final. Y lo sabía.

Koeman, en su presentación como técnico del Barça. / JORDI COTRINA

20 de agosto. CITA CON KOEMAN 

Seis días más tarde, interrumpió sus vacaciones para reunirse con Koeman, el nuevo entrenador. Cara a cara y sin ningún intermediario. Ellos dos solos. Y Messi ya le dijo al técnico que se veía más fuera que dentro, como avanzó Rac-1.

Messi, en un partido en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

25 de agosto. EL BUROFAX 

El Barça sabía desde hacía meses que Messi se quería ir. Bartomeu lo sabía verbalmente, pero desoía los mensajes del capitán. Hasta que se recibió el documento legal en las oficinas del Camp Nou. De la servilleta con que llegó al Camp Nou al burofax que cerraba 20 años de su vida.

Bartomeu y Messi, en la ciudad deportiva del Barça. / FCBARCELONA

28 de agosto. EL GESTO AMISTOSO

Después de que Bartomeu amenazara con dimitir si él era el problema para la continuidad del astro rosarino, llegó el gesto. Messi, según destapó EL PERIÓDICO, tendía la mano para lograr una salida pactada y amistosa, sin entrar en conflicto con la junta. 

Messi, en un partido en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

29 de agosto. LA DECISIÓN 

A última hora de la tarde este sábado, el jugador argentino enviaba el segundo mensaje legal en una semana para rubricar su voluntad firme de abandonar el Barça. Informaba al club que no acudiría a las pruebas PCR, previstas para este domingo, ni tampoco mañana al inicio de los entrenamientos. Como avanzó también EL PERIÓDICO, Messi dejaba de sentirse vinculado al FC Barcelona.

30 de agosto. INTERVIENE TEBAS

Javier Tebas, el presidente de La Liga, respalda la tesis del Barça de exigir la cláusula de rescisión de 700 millones a Leo Messi. El dirigente hace público un comunicado asegurando que no tramitaría la baja federativa si el futbolista argentino no abonaba el importe de la cláusula. El Barça pasa los tests PCR y el capitán azulgrana, como había anunciado, no se presenta.

31 de agosto. PRIMER ENTRENAMIENTO SIN MESSI

Tampoco se presenta Leo al día siguiente en Sant Joan Despí para participar en el primer entrenamiento bajo las órdenes de Ronald Koeman. Ni Ivan Rakitic, pero por otro motivo: tiene permiso para cerrar su fichaje con el Sevilla por 1,5 millones más 9 en variables.

Jorge Messi, a su llegad a Barcelona. / JAVI FERRANDIZ

2 de septiembre. ATERRIZA JORGE MESSI

El padre del futbolista llega a Barcelona para reunirse con Bartomeu. La cita concluye con ambas partes enrocadas en sus respectivas posturas: Messi quiere irse y el club quiere renovarle, cerrado a una posible negociación para facilitar la marcha del futbolista.

3 de septiembre. SEGUNDA TANDA DE REUNIONES

Jorge Messi se reúne con los abogados de la familia y luego con su hijo Leo. El futbolista empieza a meditar la posibilidad de agotar el año de contrato que le queda, pese a que ha manifestado su voluntad de irse y la ley le ampara.