LA CRISIS AZULGRANA

Messi medita en una tensa espera

El capitán, que podría ahora quedarse, se reúne con su padre para debatir la respuesta definitiva al club

El Barça comunica que ni lo vende ni lo regala y está dispuesto a plantar batalla judicial para retenerlo

Jorge Messi, a su llegada ayer a Barcelona.

Jorge Messi, a su llegada ayer a Barcelona.

Se lee en minutos

Marcos López / Joan Domènech

Leo Messi medita; el Barça, espera. Medita, pero quiere irse, aunque no descarta tampoco la posibilidad de quedarse. Todo en una tensa espera. De momento, no se ha presentado a las pruebas PCR ni a los tres primeros entrenamientos del Barça de Koeman.

Medita después de reunirse este jueves con Jorge Messi, su padre, quien le trasladó la firme voluntad del presidente Josep Maria Bartomeu de no venderlo bajo ningún concepto, con la amenaza incluso de acudir a los tribunales. Ese peligro asusta a los posibles compradores, sobre todo el City, quien no quiere entrar en litigios legales. Además, fue  el jugador quien se puso en contacto con Guardiola, no al revés.  

Cláusula de 700 millones

Han sido días frenéticos, repletos de reuniones, primero telemáticas, llenas de tensión al inicio, luego cara a cara coincidiendo con la llegada el pasado miércoles de su padre. El club reaccionó primero con "perplejidad" cuando recibió ese documento legal del delantero por el que se sentía ya desvinculado del Barça, que expira el 30 de junio del 2021. Pese a la cláusula de rescisión de 700 millones de euros, el astro se siente respaldado, o así creen sus asesores, por el Real Decreto 1006 que le permitiría rescindir el contrato por voluntad propia.

Luego, una vez superado el shock de la noticia, pese a que había sido informado verbalmente por el capitán en varias ocasiones de su intención de irse, Bartomeu se puso serio. No le quedaba otra opción. Ni gratis. Ni traspaso. No solo eso. Le presentó a Messi, a través de su padre, una oferta de renovación hasta el 2022, coincidiendo con el próximo Mundial de Qatar, tal vez el último de la carrera de Leo. Pero la estrella no lo veía así.

Se veía fuera del Barça. Así ha actuado en esta última semana, ajeno a la disciplina de Ronald Koeman, el nuevo técnico, encargado de pilotar la reconstrucción de una plantilla que quedó derruida en Lisboa por el 2-8 del Bayern. Messi ya ni fue el pasado domingo a las pruebas PCR, prólogo del arranque de los entrenamientos. Ni siquiera acudió el lunes al primer día de trabajo. Tampoco el martes, a la segunda sesión. Ni se presentó el miércoles a la ciudad deportiva en la tercera jornada de Koeman. Pero el holandés, pragmático como es, le esperaría con los brazos abiertos. «Messi es el mejor del mundo. Te gana partidos, estaría contentísimo de que estuviera con nosotros», dijo el técnico.

 

Cordial desencuentro

Cuando aterrizó Jorge Messi en el aeropuerto del Prat, en un vuelo privado procedente de Rosario, aseguró que veía "difícil", una palabra que repitió hasta en tres ocasiones, que su hijo se quedara en el Camp Nou. Dijo difícil, pero no imposible.

Tras reunirse con sus asesores legales, el padre del jugador tuvo una cita en las instalaciones del Barça con Bartomeu, Javier Bordas, responsable del área deportiva de la junta.

Pero Jorge Messi no acudió solo a esa cita, que se desarrolló, según fuentes del club, en "un clima de cordialidad", sin alejarse ninguna de las partes de sus ideas.

El Barça no se desprendía de Messi. Y Messi se ajustaba al burofax para liquidar su relación con el club, que siempre ha querido que fuera amistosa. Iba Jorge Rodrigo Messi, uno de sus hijos, y Jorge Pecourt, el abogado de Cuatrecases, el bufete que asesora a la familia de Leo. El mismo bufete que también trabajaba para el Barça, despedido de manera fulminante por Bartomeu al enterarse que diseñó el entramado de la salida del astro.

El Barcelona, en cambio, se presentó sin ningún asesor legal ni siquiera con Òscar Grau, el CEO. Eran Bartomeu y Bordas, escenificando ambos que era un problema deportivo y no de carácter jurídico el que discutían en esa decisiva charla de casi dos horas.

Cita en Casteldefels

Tras esa reunión, en la que ni el club ni Jorge Messi hicieron comentario alguno, ayer se celebraron otro par de importantes citas. Pero ninguna tan clave como la visita de Jorge Messi a la casa de su hijo en Castelldefels. La cumbre para decidir el nuevo paso ya con toda la información en la mano (la intransigente postura de Bartomeu y el plan legal concretado), después de que Messi pasara la mañana jugando  a pádel con Luis Suárez, cazados por las cámaras de televisión

Poco más de una hora y media de cónclave entre hijo y padre. O, en realidad, entre estrella y agente para ultimar la respuesta a la actitud de Bartomeu, de quien el jugador sigue considerando que ha incumplido su promesa de dejarlo salir libre cuando se lo pidiera.

Te puede interesar

Se lo dijo en privado, se lo pidió con un burofax y nada. Así se lo reservó hace en el 2017 en el último contrato que firmó con el dirigente, con esa puerta de salida abierta. Pero Bartomeu no desea pasar a la historia como el presidente que vio marchar a Messi. Como le ocurrió tres años antes con Neymar, el prólogo de todo.