30 sep 2020

Ir a contenido

LOS CUARTOS DE LA CHAMPIONS

Radiografía a un Bayern demoledor

El rival del Barça, invicto en Europa, promedia 23 remates a portería, casi 4 goles por partido y es el máximo anotador del torneo

Joan Domènech

Lewandowski y Goretzka celebran un gol del Bayern al Eintracht Frankfurt

Lewandowski y Goretzka celebran un gol del Bayern al Eintracht Frankfurt / andreas gebert (ap)

Por primera vez en mucho tiempo, el Barça se enfrenta a un equipo que parece superior. En las sensaciones que emite respecto a su rival, y también en las cifras que presentan ambos conjuntos, porque refuerzan esa percepción.

El Bayern ha ganado los ocho partidos de la Champions con una autoridad incontestable y es el máximo goleador con diferencia. Pero nadie sale derrotado de antemano a un terreno de juego, mucho menos si se trata de un equipo grande como el Barça y dispone de un jugador como Lionel Messi. 

LA CAPACIDAD OFENSIVA

Lewandowski es un 9 que está de 10

Robert Lewandowski está firmando la temporada de su vida a los 31 años. Ha sido el máximo goleador de la Bundesliga, ha quedado segundo y Bota de Plata (el italiano Ciro Immobile marcó 36 goles, dos más que él) en Europa y es el máximo goleador de la Champions, condición que nadie le quitará, todo a la vez. Lleva 13 tantos (los mismos que todo el Barça), y sus perseguidores apenas acumulan la mitad: Su compañero del Bayern, Gnabry; Sterling y Gabriel Jesus (Manchester City) y Depay (Olympique de Lyon) han cantado 6. Messi y Suárez solo suman 4.

"Es un goleador incansable, estuve tres años con él y le vi crecer", explicaba Arturo Vidal. "Es muy difícil compararle con Leo porque Messi es de otro planeta". "No está a la altura de Leo", remachó Setién.

Lewandowski bate a Trapp en el Bayern-Eintracht. / KAI PFAFFENBACH (rEuters)

Lewandowski es el punto final del equipo, pero al Bayern le caen los goles de los bolsillos. Se acerca a los 4 de promedio por partido. La gran virtud del bicampeón alemán reside en que ataca con muchos jugadores y a diferentes alturas. La banda activa por la que ataca (preferentemente la derecha, el 37%)  cuenta con el lateral y el extremo, con Lewandowski en el área, Müller ocupando una zona dependiendo de su compañero, más el extremo de la otra banda y uno de los mediocentros. Goretzka es quien se anima más a sumarse como segunda línea. El Bayern promedia 23 remates a la portería enemiga.

LA ORGANIZACIÓN

Seis atacan, cuatro defienden

La improvisación no es una opción que se contemple. Ni en el Bayern ni en los equipos de mentalidad cuadriculada basada en la organización y el orden. El esquema táctico de Hans-Dieter Flick (4-2-3-1) es casi inalterable. El técnico estableció como prioridad que su equipo estuviera coordinado y bien posicionado, con las distancias justas. 

Las variaciones se producen con los futbolistas. Kimmich es más ofensivo que Pavard, del mismo modo que Davies, desde el otro lateral,  exhibe con mayor naturalidad en las incursiones ofensivas su pasado como extremo que David Alaba, el central zurdo. Alphonso Davies, canadiense de 19 años, tiene molestias en el aductor. Si no pudiera jugar, le sustituiría Lucas Hernández, más contenido.

En el ataque de esa banda, Flick puede elegir como extremo a tres futbolistas muy distintos: Coman, Perisic o Coutinho. Gnabry es otra opción. Ninguno de los cuatro es zurdo, como sí lo es Leroy Sané, fichado para la próxima campaña del Manchester City. En Lisboa está de espectador. 

Neuer, Kimmich y Pavard. / federico gambarini (AP)

LA PLANTILLA

Rejuvenecimiento más fluido

Ser el máximo goleador de la competición no merma la eficacia defensiva. El PSG y el Ajax (ya eliminado) han encajado 5 goles, el Bayern, el City y el Barça, 6. Atrás siempre se quedan tres de los cuatro defensas (el lateral que no ataca y los centrales) y un mediocentro. El rápido repliegue del Bayern en la transición evita que se puedan ver en una situación de inferioridad.

La fortaleza física de sus componentes es una de las virtudes que caracterizan  al equipo, que tiene menos treintañeros que el Barça. Siete titulares azulgranas rebasan esa frontera; solo cinco (Neuer, Boateng, Müller, Perisic y Lewanwoski) en las filas germanas.

Hans-Dieter Flick, el día de su debut en el Bayern. / LUKAS BARTH (eFE)

El proceso de rejuvenecimiento en Múnich ha sido paulatino sin que la cuenta de resultados (deportivos) se haya visto afectada. El equipo no da síntomas de agotamiento ni de autocomplacencia que sí se ven en el Barça pese a que en ambos casos ha habido cambio de entrenador. Tal vez influya también la presión latente que ejercen desde el palco del Allianz viejas figuras con Rummenigge y Hoeness a la cabeza.

Una de las habilidades más reconocida de Flick es su inventiva en las acciones de estrategia, parcela de la que se encargó durante su etapa en la selección alemana. Tiene en sus manos futbolistas de buen pie en la ejecución y con centímetros para rematar.