07 ago 2020

Ir a contenido

previa del valladolid-barça

Setién suspira por el acierto del día del Villarreal

Los azulgranas visitan Valladolid con la incógnita del nivel de juego

Albert Guasch

Setién, en rueda de prensa.

Setién, en rueda de prensa.

El Barça se enfrenta este sábado al Valladolid (19.30 horas) con la intención de reencontrar las sensaciones experimentadas ante el Villarreal y extraviadas ante el Espanyol. En Pucela no está tan en juego el campeonato de Liga, que no se da por perdido por decoro competitivo únicamente, como la confianza en el fútbol propio de cara a la Champions de agosto.

En el día del extraño sorteo europeo, la atención se dividía entre la suerte de las bolas y el desenlace liguero. A Valladolid se va sin dejar de pensar en el partido ante el Nápoles en el Estadi y en lo que debería venir en Lisboa. Un relato futbolístico convincente ante los vallisoletanos animaría a la parroquia azulgrana a creer en el proyecto de Quique Setién en el viaje europeo. Otra demostración de abulia reduciría sensiblemente el número de creyentes. Agnósticos ante lo azulgrana.

Griezmann en el debate

La fe en Setién está por definirse. Al igual que con Antoine Griezmann, que no repitió ante los blanquiazules el buen rendimiento ante el Espanyol, hasta el punto de que el entrenador lo sustituyó a falta de un buen trecho de partido. Esa posición alineada junto a Suárez, por delante de Messi, le benefició un día. Tiene pendiente la asignatura de la continuidad. Un poco como todo el equipo.

«Sigo pensando que es un grandísimo jugador de un nivel extraordinario y tiene que rendir en cualquier posición. Yo ya estaba contento de su rendimiento antes del Villarreal, que parece que os ha cambiado el chip a todos», dijo Setién, interpelando con un punto de descaro a quienes le preguntaban por el francés. Será aquello de que las cosas se ven distintas desde dentro que desde fuera.

Setién, tratando aún de transmitir credibilidad en un vestuario que enjuicia rápido y no siempre de forma benevolente, buscó motivar a sus futbolistas, que saben que solo falta tres partidos para rematar un intenso retorno a la Liga. «Hay que ganarlo para seguir teniendo opciones», señaló Setién. «En el fútbol puede pasar de todo porque ya hemos visto cosas inexplicables en otras ocasiones. Pero debemos centrarnos en lo que hagamos nosotros en Valladolid y esperar que pueda fallar el rival que llevamos delante». Esto es, el Madrid.

Sin De Jong ni Arthur

Al final el entrenador no forzó la reaparición de De Jong y prescindió en la convocatoria de Arthur, con molestias. Nada que ver con su traspaso a la Juventus, precisó. Tampoco fueron convocados los chicos del filial que han llenado pasajes en los últimos desplazamientos.

Setién valoró también la posibilidad de disputar partidos amistosos una vez concluya la Liga el 18-19 de julio y llegar rodados a las eliminatorias de Champions._«Es posible que lo hagamos. Haremos unos días de vacaciones al acabar la Liga para que descansen los jugadores y luego volveremos a entrenar. Quizás hagamos algún amistoso pero también puede ser entre nosotros y porque no es fácil encontrar un equipo competitivo». Todo eso después de Valladolid.