27 may 2020

Ir a contenido

CRISIS EN LA JUNTA DEL BARÇA

Rousaud critica a Bartomeu y pide adelantar las elecciones

El vicepresidente del Barça asume que el presidente le puede "degradar a vocal", pero él no quiere dimitir

"Sería bueno y aconsejable avanzar las elecciones, no tengo claro si me presentaré", afirma el dirigente

Marcos López

Emili Rousaud acaba de abandonar el FC Barcelona del que era vicepresidente.

Emili Rousaud acaba de abandonar el FC Barcelona del que era vicepresidente. / FC BARCELONA

Emili Rousaud fue ascendido el pasado mes de enero al cargo de vicepresidente institucional del Barça, que estaba vacante desde la dimisión de Carles Vilarrubí en octubre del 2017. Y ahora tres meses después, Josep Maria Bartomeu le ha comunicado, como ha confesado Rousaud a SER Catalunya, que "quería hacer una remodelación de junta y que tenía recelos respecto a una serie de directivos, entre ellos yo". Pero el vicepresidente se ha tomado "un período de reflexión", asumiendo que "Barto me puede degradar y volver a ser vocal, es su potestad. Pero como cargo electo no me puede hacer dimitir". 

La división es total en el palco del Camp Nou. Ni confinados son capaces de llegar a puentes de entendimiento en el inicio de una larga carrera electoral que debe desembocar en el 2021 cuando se produzcan los comicios en los que se decidirá el sucesor de Bartomeu, un proceso que pretende controlar el mismo presidente aunque él no pueda presentarse tras haber agotado los dos mandatos que fijan los estatutos.

"Vienen tiempos muy difíciles económicamente y una junta en su último año no es la más indicada. Y menos una junta en plena crisis con una parte de la directiva" (Rousaud)

Por eso, Rousaud, en declaraciones a RAC-1, fue elevando el tono de sus quejas reclamando incluso un adelanto electoral. "Vienen tiempos muy difíciles económicamente, no para el Barça, sino para todas las empresas y una junta en su último año no es la más indicada para afrontar estos retos", ha dicho el aún vicepresidente azulgrana.

"Y menos una junta en plena crisis con una parte de la directiva, con los jugadores enfrentados a ella y con una pañolada cada día que se juega en el estadio. Lo más prudente sería adelantar las elecciones, pero que conste que lo digo como una opinión personal", ha indicado el dirigente.

Terremoto en el palco

Bartomeu provocó el terremoto y Rousaud replicó con contundencia. "Me parece poco valiente por teléfono y sin ningún aviso previo", ha dicho Rousaud, criticando la actitud de Bartomeu "en pleno confinamiento", quejándose de que "no haya podido esperar tres o cuatro semanas. No es el  momento de decir las cosas así". A pesar de que el presidente le dio dos argumentos principales de esa desconfianza que se había producido. El primero era  "filtraciones a la prensa que habían molestado a los jugadores" en plena negociación por el erte que ha emprendido el club. El segundo era, según Rousaud, también "consideraba que yo había puesto en duda y criticado el trabajo de los ejecutivos del club".

El aún vicepresidente institucional negó todas esas acusaciones. "Yo hablo con la prensa, pero no filtro. No hago críticas a los jugadores", además de insistir en que "tengo la conciencia tranquila porque esto se vincula realmente al Barçagate porque yo fuí muy crítico e insistí en tener una auditoría interna. Yo lo relaciono con eso".

Saltarse controles internos

Sostiene Rousaud que él forma parte del "comité de adjudicaciones del club" y no pasó por su mesa el contrato con I3Ventures porque "las facturas se dividieron en trozos para saltarse los procedimientos internos". Cree, además, el vicepresidente que Bartomeu busca una junta más fiel, sin espacio para los disidentes. "A nadie le gusta que le lleven la contraria, no solo al presidente Bartomeu, pero es algo normal en todas las personas", ha dicho. "Quizá quiera directivos con un perfil diferente, menos exigentes, por decirlo suavemente", ha añadido en su entrevista con Jose Cuní.

Quiso el presidente en el 2015 que sus directivos firmaran una carta para que él pudiera ejecutar la dimisión de cualquiera de ellos

Luego, el dirigente ha revelado que Bartomeu planteó en el 2015 a todos sus directivos que firmaran una carta para que él pudiera ejecutar su renuncia de manera unilateral. "Sí, lo propuso. Pero no me pareció correcto, ya entonces expresé una discrepancia. Todos estamos por pura ilusión aquí, no cobramos nada y que el presidente tenga preparada una pistola. No me parece correcto. Pero no, no se hicieron esas cartas", ha recordado.

Después, Rousaud ha revelado que Jaume Masferrer, el director de gabinete del Barça, que está suspendido de sus cargos por el 'Barçagate', "llamó a un directivo" justo después de que Bartomeu ejecutara esa remodelación en la junta. "Puede estar asesorando al presidente detrás de las cortinas. Quizá... No sé, no sé...", ha afirmado antes de precisar sobre sus planes futuros. ¿Mi candidatura? No la he llegado ni a presentar. Todo el mundo lo da por hecho, pero no lo hice porque quería aclarar el panorama porque una candidatura continuista que no tenía la acreditada credibilidad no podía tener sentido. Contaba con mucho consenso en la junta, pero ahora algunos directivos deberán estar asustados".