07 abr 2020

Ir a contenido

LOS EFECTOS DE LA PANDEMIA

Los futbolistas del Barça ponen reparos al erte del club

La junta plantea el recorte de salarios en un 70% mientras dure el estado de alarma

L. Mendiola / A. Guasch

La plantilla del Barcelona en una imagen de archivo en el Camp Nou

La plantilla del Barcelona en una imagen de archivo en el Camp Nou / FCBARCELONA

El impacto de la crisis económica generada por la pandemia del covid-19 llegará también a las estrellas del Camp Nou. La junta directiva del FC Barcelona prepara un expediente de regulación de empleo temporal (erte) por causa de fuerza mayor que podría impulsar este jueves en la reunión que la directiva realizará por videoconferencia. Pero quiere hacerlo con el acuerdo de los propios deportistas y ha encontrado bastantes reticencias en el vestuario de fútbol, con el que negocia desde hace días para que respalden estas medidas económicas.

El Barça tiene decidido aplicar el erte a todos sus deportistas profesionales mientras dure el periodo de alarma y confinamiento. Eso incluye también al equipo femenino de fútbol y a los deportistas de las diferentes secciones profesionales (baloncesto, balonmano, fútbol sala y hockey sobre patines). El club está en la necesidad de tomar decisiones de inmediato ante la falta absoluta de ingresos en todas las patas del negocio.

Diferencia de criterio

A nadie escapa que la negociación determinante es la que se produzca con la plantilla de fútbol, por ser la que se engulle gran parte del presupuesto de la entidad. Son 507 millones de los 1.047 millones de euros de ingresos previstos en esta campaña, que evidentemente ya no se alcanzarán. Pero el club ha encontrado diferencias de criterio entre los futbolistas.

La propuesta que ha hecho llegar el club a sus jugadores es reducir hasta un 70% sus salarios y que las nónimas vuelvan a la normalidad cuando el gobierno suprima el estado de alarma.

La reducción, en cualquier caso, quedaría lejos del 20% que por iniciativa propia han propuesto los jugadores del Bayern Múnich o el Dortmund. En caso de que la situación se prolongara un mes, el impacto sería de poco más de un 5% sobre el salario base de los futbolistas azulgranas.

Algunos jugadores entienden la situación crítica de la entidad, en la que se encuentran otros clubs de Primera como el Atlético, que este miércoles ha dejado entrever que también hará un erte. Pero otros integrantes del vestuario son bastante reacios a la rebaja salarial, agarrándose a la falta de medidas similares en un club como el Real Madrid.

Dar ejemplo

Bartomeu lidera las negociaciones con los futbolistas mientras que Albert Soler se responsabiliza de las secciones. El presidente contactó el viernes con los cuatro capitanes (Lionel Messi, Sergio Busquets, Sergi Roberto y Gerard Piqué) para plantearles la medida.

El club asume la conveniencia de llegar al pacto. El fútbol debe ser un ejemplo para las secciones, en especial para el baloncesto, que tampoco ha recibido el anuncio con mucha empatía.

Bartomeu había mantenido contactos con la Asociación de Clubs Europeos (ECA) y la LaLiga en busca de un marco legal que amparase la decisión de forma colectiva. Pero la directiva también ha transmitido que si no hay acuerdo, habrá imposicíon y presentará el erte.

Al tratarse de causas de fuerzas mayor, el erte sería retroactivo desde el 12 de marzo, cuando se decretó el estado de alerta. El club confía en que la reducción salarial a los deportistas sea suficiente y evite otro erte al medio millar largo de empleados.