30 mar 2020

Ir a contenido

CRISIS AZULGRANA

La junta directiva del Barça discute el adelanto electoral

El presidente del Barça acepta abrir una auditoría externa sobre contratos de la entidad, incluido el de I3 Ventures, y suspender de empleo y sueldo a su asesor Jaume Masferrer

Albert Guasch

Bartomeu, en la última asamblea de compromisarios del Barça. 

Bartomeu, en la última asamblea de compromisarios del Barça.  / JORDI COTRINA

Tras una intensa reunión de casi seis horas con la junta directiva, Josep Maria Bartomeu se marchó en la noche del viernes al teatro Tívoli para asistir al estreno del musical A Chorus line. Necesitaba relajarse después una jornada tensa como pocas desde que ocupa la presidencia.

La perplejidad por el escándalo de las redes sociales que destapó la cadena SER se ha transformado en una indignación mayúscula, hasta el punto de algunos directivos le han planteado un adelanto electoral. El futuro de la entidad queda a expensas de una nueva reunión, ya oficial, posiblemente tras el Clásico del 1 de marzo en el Bernabéu.

Palco en llamas

La desconfianza ha empapado hasta las entrañas del palco. Nadie se fía de nada. Y la mayor demostración de ello es que tras la reunión, celebrada en Sant Just, se acordó encargar una auditoría externa que revise todos los contratos del club realizados en el mandato de Bartomeu que no hayan pasado por la comisión delegada. 

La directiva acordó realizar un escrupuloso peritaje de contratos de este mandato. "Si tiene que salir basura, que salga; no queremos más sorpresas", señala un directivo

Ese fue el caso del contrato con I3 Ventures, al ser cada pago por un importe inferior a los 200.000 euros. Una manera, dijeron fuentes de la directiva, de evitarse más sorpresas. «Si tiene que salir basura, que salga. No queremos más sorpresas. Pero a mi me da confort que haya aceptado una auditoria externa por parte de una compañía potente», subrayó un directivo a este diario. 

También se acordó realizar un escrupuloso peritaje de las acciones de I3 Ventures, la empresa de monitorización de las redes sociales y que estaría detrás de algunas cuentas difamatorias contra jugadores, exjugadores y adversarios electorales, como Víctor Font, y el empresario Jaume Roures. Una vez concluya esta revisión se convocará la junta extraordinaria. 

JORDI COTRINA

La reunión empezó tensa, con muchos directivos muy enojados, pero las explicaciones del presidente relajaron el ambiente, según un miembro de la junta

Mientras se realiza esta investigación, y esta es la tercera decisión de la reunión, se acordó suspender de empleo y sueldo a Jaume Masferrer, director del Área de Presidencia y señalado como el responsable del costoso contrato de I3 Ventures y sus acciones tóxicas. El presidente se ha resistido hasta al final a dejar caer a su mano derecha, considerado unánimemente como la persona en la que más confía de su entorno. Al final, la presión de la junta ha sido incontenible. De hecho, en la reunión de la comisión delegada del miércoles ya le fue pedida la cabeza de Masferrer, quien siempre ha negado encargar cuentas tóxicas.


El liderato de Rousaud

Según algunas fuentes, el vicepresidente Emili Rousaud, el llamado candidato continuista en las elecciones presidenciales, galvanizó la indignación compartida por varios de los 19 miembros de la junta y lideró estas tres propuestas. Otras fuentes señalan que el vicepresidente primero Jordi Cardoner, quien rechazó presentarse a la sucesión, fue de los primeros en secundarle y ayudarle a crear el clima insurreccional.

La decisiva reunión extraordinaria dependerá ahora del ritmo de la investigación interna sobre los servicios digitales que han provocado esta crisis incendiaria. Algunos apuntaron que podría celebrarse el próximo jueves, pero desde el club se descarta en principio esa fecha y se apuesta por más adelante, evitando así encajarla entre el partido de la Champions en Nápoles y contra el Madrid en el Bernabéu el domingo.

Algunas fuentes consultadas por este diario explican que niegan que se le pidiera al presidente la dimisión

Algunos de las fuentes consultadas por este diario niegan que se le pidiera a Bartomeu la dimisión, pero sí se habló de la posibilidad de un adelanto electoral. Bartomeu, de hecho, llegó a pedir la opinión de todos los directivos sobre esta opción. La mayoría no le presionó sobre un adelanto, aunque alguno exteriorizó que un anuncio así podría relajar el tenso ambiente en el entorno azulgrana. El mandato de Bartomeu expira en verano del 2021, así que esa convocatoria anticipada podría implicar que hubiera elecciones este mismo verano.

"Cara enfadada"

La mayoría de los directivos llegaron al encuentro con «cara muy enfadada», según la descripción gráfica de uno de los presentes. La versión extendida es que el encuentro comenzó  con el clima muy crispado pero que al ir el presidente aceptando propuestas como la auditoria por parte de alguna compañía externa de incontestable prestigio y la suspensión de Masferrer, el enojo dio paso a un ambiente más apaciguado.

Bartomeu insistió ayer en las explicaciones ofrecidas al vestuario, a la prensa y a la comisión delegada. Acorralado como nunca, el presidente azulgrana reiteró que nunca se contrató a una empresa para que creara contenidos tóxicos y difamatorios por las redes, y muchos menos hacia gente del propio club, como Messi y Piqué. 

«Me gustaron sus explicaciones. A mi me convenció. De hecho, toda la reunión ha resultado muy valiosa», señaló a este diario uno de los directivos destacados de la junta, que entró a la cita de Sant Just sumamente enojado y acabó convencido de la inocencia de Bartomeu.

Braithwaite, Bartomeu y Abidal. / JORDI COTRINA

Bartomeu, según fuentes del club, no tiene intención de abandonar el cargo en este contexto, con un escándalo que dejaría una mancha indeleble a su presidencia. También se ha resistido hasta ahora a despedir a su mano derecha, a Masferrer, pero acabe como acabe la investigación la mayoría de los consultados cree que será una condición indispensable para recuperar la paz interna y abortar definitivamente un motín.

Bartomeu se resiste a tirar la toalla pero pidió la opinión de todos los directivos sobre la opción del adelanto electoral

La relajación de sus compañeros de junta tras el arranque tenso le dan confianza de poder capear otra crisis, que no son pocas en lo que van de presidencia y, sobre todo, en el último mes.

Ambiente de cafetería

«El adelanto electoral es una solución posible, porque no se puede vivir así tanto tiempo, con una crisis detrás de otra, y la mayoría siendo tiros en el propio pie. Pero habrá que ver cómo evolucionan las auditorías y las investigaciones. Habrá que pensárselo», señaló otro de los presentes en el encuentro.

La reunión acabó con distendidos debates sobre fútbol, sobre jugadores y sobre fichajes. "Pasamos a un ambiente propio de una cafetería", comentó un directivo. De ahí los ánimos de Bartomeu de concluir la jornada en el teatro, disfrutando de un musical y departiendo tras la función animadamente con Manel Fuentes, Carlos Latre y José Corbacho.