29 mar 2020

Ir a contenido

crisis azulgrana

Bartomeu gana tiempo ante la tensión de la directiva

El presidente del Barça ofreció explicaciones a la comisión delegada en un clima tenso

Albert Guasch

Josep Maria Bartomeu, durante la entrega del premio Vázquez Montalbán.

Josep Maria Bartomeu, durante la entrega del premio Vázquez Montalbán. / JORDI COTRINA

Hace unos meses un destacado ejecutivo del FC Barcelona advirtió a Josep Maria Bartomeu de que las oscuras facturas de la empresa I3 Ventures iban a proporcionarle más de un quebradero de cabeza. No le faltaba razón. El escándalo de las redes sociales ha tensionado hasta niveles insólitos las relaciones en las oficinas del Camp Nou. Las explicaciones públicas del presidente barcelonista, negando la contratación de servicios difamatorios hacia jugadores, exjugadores y todo tipo de adversarios en redes sociales, no convencieron puertas adentro y ayer, en una intensa reunión con la comisión delegada, debió batirse el cobre. 

A la conclusión de la reunión se decidió seguir estudiando la situación y emplazar cualquier decisión hasta al menos mañana viernes cuando se verán las caras la junta directiva al completo y en las que se esperan más discusiones tensas. El encuentro de ayer de varias horas permitió que todos los presentes expusieron su punta de vista sobre una crisis que ha dejado tocada como nunca la presidencia de Bartomeu.

Polémica contratación

El máximo mandatario acordó con el núcleo directivo evitar decisiones en caliente. A estas horas la posibilidad de algún despido sigue sobre la mesa. Es lo que piden algunos miembros destacados de la junta e incluso algunos ejecutivos.

No obstante, el presidente, que vive horas muy convulsas, con reproches que le caen muy de cerca, buscó en la reunión suavizar la indignación de los miembros que componen la llamada comisión delegada, que la forman, aparte de Bartomeu, los vicepresidentes de la entidad (Jordi Cardoner, Jordi Moix, Emili Rousaud y Enrique Tombas); el CEO Òscar Grau y la secretaria de la junta Maria Teixidor. También acudió a la cita Jaume Masferrer, mano derecha de Bartomeu y señalado por varias voces internas por la controvertida contratación de la consultora de 'big data' y redes sociales. Él niega las acusaciones.

La mayoría de directivos aseguran ser desconocedores de la denigratoria actividad de I3 Ventures y del asombroso montante del acuerdo, justo por debajo del millón de euros. No cabía pues descartar ningún escenario de la reunión, de tan caldeado que estaba el ambiente, pero al final todo quedó aplazado. Una forma de ganar tiempo. También una manera de escuchar a todos los directivos mañana antes de decidir nada. Todo apunta a que alguna medida drástica deberá adoptar para conseguir reconducir la actual situación. 

Duros intercambios

Y es que en las horas previas a la reunión se oyeron reproches con palabras gruesas en los pasillos del Camp Nou. No calmaron las aguas el anuncio del martes por parte de Bartomeu de la cancelación del vínculo con la empresa de monitorización. "Es falso que se contrató a una empresa para desprestigar a nadie", dijo en el acto de reconocimiento a Jorge Valdano. Fueron explicaciones consideradas insatisfactorias ante las evidencias de que el presidente y algunos próximos asesores conocían de algún modo los trabajos de I3 Ventures. 

Si la tensión se palpa en las últimas horas sobre las moquetas del club, la incredulidad se ha impuesto en el vestuario tras la charla que el día anterior el presidente mantuvo con los capitanes del equipo (Leo Messi, Gerard Piqué, Sergio Busquets y Sergi Roberto).

Un desafortunado tuit de Piqué contra un periodista que defendía al presidente (le llamó "titella", es decir, marioneta) subrayó aún más la fractura existente desde hace tiempo entre el palco y la plantlla,  agravada con las polémicas declaraciones de Eric Abidal que tanto molestaron a Messi y ahora con las cuentas difamatorias usadas contra algunos de ellos.

Messi, menos agresivo, se limitó a deslizar que el presidente no les explicó nada distinto a lo dicho en su comparecencia pública. "Veo raro que pase una cosa así", dijo sucintamente en una entrevista a Mundo Deportivo.