28 feb 2020

Ir a contenido

REAPARICIÓN SIN REPROCHES

Valverde pasa página

El exentrenador azulgrana rompe su silencio y califica de "suerte increíble" su etapa en el banquillo del Barça

Rafael Tapounet

Ernesto Valverde, en Bilbao.

Ernesto Valverde, en Bilbao. / LUIS TEJIDO / EFE

Como si obedeciera a un plan meticulosamente concebido, Ernesto Valverde reapareció en público el día en que se cumplía un mes exacto desde su infamante destitución como entrenador del FC Barcelona. Lo hizo en San Mamés, territorio familiar en el que el 'Txingurri' se siente especialmente apreciado y en cuya Zona VIP recibió el Premio Referente 2020 en el marco de la cuarta edición del Bilbao International Football Summit, un congreso que reúne en la capital vizcaína a destacadas personalidades del universo balompédico. Valverde aprovechó la atmósfera relajada y benevolente de la ceremonia para romper su silencio sobre su salida del Barça, una ruptura que el técnico extremeño, fiel a su talante conciliador y algo introvertido, abordó sin reproches ni afán de protagonismo.

"¿Por qué he salido? No es una pregunta para mí. ¿Me gustaría que fuera de otra manera? Pues sí", apuntó de salida. Y más adelante, cuando el presentador del acto, el periodista Axel Torres, le preguntó por la posible sensación de atropello que le dejó el despido, volvió a extremar la prudencia para no abrir frentes: "Cuando firmas el contrato ya sabes que todo va a depender de los resultados y que el entrenador siempre va a ser el responsable de que al jugador le pegue en el culo la pelota y entre. No pienso en si he sido injustamente tratado o no. Entiendo que se pregunte por eso, pero de lo que se trata al final es de pasar página. Vamos a mirar hacia delante, no me interesa mirar para atrás".

La barba de un hombre libre

Poco amigo de pisar charcos y de pasar facturas, Valverde, que se ha dejado de afeitar la barba acaso para subrayar su nueva condición de hombre libre, reconoció que poder entrenar al Barça había sido "una suerte increíble" y explicó que en este último mes ha querido vivir apartado del fútbol, aunque, tal como él mismo reconoció, "cuando estás metido en un club que va a 200 por hora no puedes pasar a cero en nada". Y, en una confidencia que tal vez hará arquear las cejas de escepticismo a quienes desconozcan su naturaleza desapegada, aseguró que desde que dejó el banquillo azulgrana solo ha visto un partido de fútbol completo: el Athletic-Barça de Copa. No podía ser otro.

Al hilo de ese encuentro, Axel Torres creyó haber encontrado la vía para hacer que Valverde opinara sobre el juego del equipo con Quique Setién, pero el 'Txingurri' le complació solo a medias. O ni eso. "El partido de cuartos de final de Copa fue muy parecido al que tuvimos en Liga en San Mamés. El Barça, dominador; el Athletic, bien en el primer tiempo. Aduriz nos metió un golazo al final y Williams, también. ¿Que si vi un Barça parecido al mío? Mejor no digo nada porque no quiero dar pie a ninguna conclusión que pueda generar polémica".

Reivindicación de la Liga

A la hora del balance de su paso por el Camp Nou, el de Viandar de la Vera asumió el palo que supusieron las dos eliminaciones en Champions, en Roma y Liverpool ("para mí, fueron situaciones diferentes", comentó), y se mostró legítimamente orgulloso de las dos Ligas pese a que la hegemonía azulgrana en la competición en la última década pareció convertir esas victorias en logros menores. "La Liga es el torneo que te dice cómo estás, cómo has funcionado todo un año. Otros torneos son más especiales o tienen más glamur, pero dependen de un partido, de una situación. El Liverpool, por ejemplo, ahora le da mucha importancia a la Premier porque no la ha ganado en mucho tiempo". No se atrevió a elegir un favorito claro para el título de este año, aunque advirtió de que "el Madrid está fuerte y muy enfocado en la Liga".

Y respecto a sus propios planes de futuro, periodo de descompresión y horizontes abiertos. La idea inicial era pasar un tiempo parado y aprovecharlo para "estar con otros entrenadores, charlar con ellos, confrontar temas…", pero sin fijar plazos ni limitar expectativas ni adoptar el interés futbolístico como único criterio. "Todavía no lo tengo muy claro. La verdad es que me gusta hacer cosas raras, una aventura extraña. Me dicen la Premier y yo digo que me gustaría ir a Australia. Mira, cuando Iniesta me comentó que iba ir a Japón…". Valverde sonríe.