24 feb 2020

Ir a contenido

LA COPA DEL REY

Un trago largo para el Barça en Eivissa

Setién avisa de las dificultades que encontrará el equipo con el mal tiempo y el césped artificial y el nulo margen de error que existe a partido único

"Estamos considerando fichar un delantero, pero es una decisión que se debe madurar aún más", admite el nuevo técnico azulgrana

Joan Domènech

Quique Setién, durante la rueda de prensa previa al partido de Copa en Ibiza.

Quique Setién, durante la rueda de prensa previa al partido de Copa en Ibiza. / ALEJANDRO GARCÍA (EFE)

No será muy placentero para el Barça tomarse una copa en Eivissa (19 h.), a no ser que haya una segunda ronda, en otro lugar, la semana próxima. El nuevo formato del torneo, que se disputa a partido único hasta semifinales (eliminatoria con ida y vuelta), castiga con la eliminación cualquier error de los clubs más grandes.

Las malas condiciones climatológicas -de las que tuvieron un avance en el entrenamiento en Sant Joan Despí con lluvia y viento-, el césped artificial y el previsible entusiasmo del once local se añaden como ingredientes para un cóctel que puede salir muy caro para el Barça.

"En teoría la superioridad del Barcelona sobre el Ibiza es clara, pero sabemos que el fútbol tiene muchas sorpresas, muchos regates inesperados, y hay que contemplarlos", explicó Quique Setién. Un mensaje típico de prudencia que cobra sinceridad al tratarse de su segundo partido.

Setién anda a tientas por Sant Joan Despí, tratando de conocer alguno de los muchos recovecos que tiene el club y que necesita identificar para vivir una experiencia tan idílica como pensaba que sería desde fuera, si es que alguna vez la imaginó. Caer ante el Ibiza, un rival de Segunda B, erosionaría su aún incipiente trayectoria.

"Será duro"

"Tenemos que mentalizarnos de que será un partido duro", dijo Setién. Ese será su mayor trabajo, precisamente: concienciar a sus jugadores de que muestren la misma actitud que los jugadores ibicencos. "Siempre me ha gustado la Copa, es una competición muy bonita", manifestó, negando que vaya a despreciarla en favor de la Liga y la Champions.

Ahora que está en un club grande, preferiría que la eliminatoria fuera a doble partido para reparar en el Camp Nou cualquier inconveniente. Y para dar más bola en la ida a los suplentes. El entrenador quiso cuadrar una convocatoria compensada, teniendo en cuenta que el sábado se viaja a Mestalla. Un compromiso quizá más relevante y que tampoco permitirá el fallo.

A la vez que intenta conocer a sus pupilos y gestiona la preparación de los partidos, debe tomar decisiones de futuro. La más expectante incide en la incorporación de un delantero centro que ocupe el vacío dejado por Luis Suárez.

"Es verdad que estamos considerándolo y hablando de este tema, pero se debe madurar aún más", comentó, sabiendo que solo quedan diez días de mercado. Por el contrario, no desea  bajas. Ni la de Rakitic ni la de Arturo Vidal.