19 feb 2020

Ir a contenido

EXCOMPAÑERO DE SETIÉN

Pablo Alfaro fue pelotero por un día

El entrenador del Ibiza jugó una temporada en el Barça de Cruyff, aunque su carrera se caracterizó por ser un central durísimo

Joan Domènech

Pablo Alfaro, el entrenador del UD Ibiza, que se enfrenta al Barça en la Copa del Rey.

Pablo Alfaro, el entrenador del UD Ibiza, que se enfrenta al Barça en la Copa del Rey. / SERGIO G. CAÑIZARES (EFE)

Una generación de aficionados ignora quién fue Pablo Alfaro Armengot (Zaragoza, 24 de abril de 1969). Desconoce que el actual entrenador del Ibiza fue un futbolista con pedigrí. Militó, por ejemplo, en el Barça de Johan Cruyff. También en el Atlético, el Sevilla y el Zaragoza, equipos de renombre. Un total de 677 partidos, desde los inicios con 17 años en el Aragón (filial del Zaragoza) en Segunda B, hasta que se retiró con 38 en el Racing de Santander.

Durante mucho tiempo compartió un abominable récord con Xavi Aguado, excompañero suyo en el Zaragoza: ser el futbolista con más expulsiones en Primera (18). Ya no carga  con ese deshonor. El primer nombre de la lista es el de Sergio Ramos (20), otro central, como aquellos, que perpetúa al defensa de toda la vida que usa la intimidación y el golpe como principio para anular al delantero de turno. Antes de presuponer con estos antecedentes que Alfaro era un bruto  (31 rojas en total), cabe mencionar que es médico. Se sacó la carrera de medicina durante la de futbolista, recorriendo las facultades según le llevaba el balón.

Pero, conociendo sus características, Cruyff lo fichó para el Barça semanas después de conquistar la primera Copa de Europa. Se marchó Nando y, tal vez para tener un defensa zurdo, convenció a Josep Lluís Núñez a pagar 200 millones (1.2 millones de euros hoy) al Zaragoza.

Pablo Alfaro, durante el último entrenamiento de la UD Ibiza. / IBIZA ud

Nueve partidos, tres títulos

Pablo Alfaro fue pelotero por un día. No solo por su efímera etapa en el Barça (92-93), sino por su fugaz paso por el equipo. En una temporada de 53 partidos y en la que disputaron seis competiciones, Alfaro solo jugó en nueve partidos (cuatro de titular) y totalizó 414 minutos de 4.770 posibles. Ganó la Liga y las dos Supercopas.

Su carrera de entrenador ha sido mucho más modesta (Pontevedra, Recreatrivo de Huelva. Leganés, Huesca, Atlético Marbella, Mirandés e Ibiza desde el 2018), pese a que aprendió de primeras espadas como Cruyff, Víctor Fernandez, Radomir Antic, Joaquín Caparrós o Javier Irureta, entre otros. También algo debió aprender de Quique Setién, cuando compartían inquietudes como futbolistas en el Racing. Fueron compañeros durante tres años.