21 feb 2020

Ir a contenido

LA VIDA SIN SUÁREZ

El Barça, cojo en ataque

El club debate con Setién las posibilidades que le ofrece el mercado para hallar una alternativa válida a Suárez

La directiva tampoco quiere volver a repetir el fracaso del pasado invierno con la cesión estéril de Boateng

Joan Domènech

Griezmann levanta a Messi tras recibir el argentino una falta.

Griezmann levanta a Messi tras recibir el argentino una falta. / GETTY / DAVID S. BUSTAMANTE

El domingo anterior se supo que Luis Suárez estaría cuatro meses de baja y el lunes se decidió que el nuevo entrenador del Barça sería Quique Setién. Hasta que no ha transcurrido una semana, club y técnico no han encontrado un momento de pausa para reflexionar sobre una decisión estratégica: fichar o no un sustituto para el delantero centro.

Una decisión crucial para el futuro inmimente, aunque no tan relevante como era la elección del entrenador que debía reactivar la declinante actitud que había detectado el presidente Josep Maria Bartomeu para cesar a Ernesto Valverde.

La victoria sobre el Granada permitió recuperar -en mayor o menor grado, según gustos, filias y fobias- algunas características del fútbol de posición y posesión que ha distinguido al Barça. Pero el resultado mínimo reactivó el debate sobre la necesidad de contratar un nueve en el mercado de invierno. Además del juego, han de ser los goles lo que encauce el proyecto de Setién. El desenlace del duelo lo determinó Leo Messi. La solución de siempre. La única, a menudo.

Un relevo indigno

El fracaso de la experiencia con Kevin-Prince Boateng retrae al Barça. No tanto por el coste económico -un millón se pagó al Sassuolo por la cesión del futbolista alemán-, sino por la inutilidad que supuso su incorporación. Jugó cuatro partidos en seis meses. No fue un relevo digno para que Suárez pudiera descansar sin comprometer el resultado del partido, lo que obliga a una búsqueda, esta vez, más precisa y acertada. Y a precio asequible.

Valverde nunca consideró a Boateng una alternativa válida para el uruguayo. O no lo necesitó. Tenía a Ousmane Dembélé (a días), Philippe Coutinho -los dos futbolistas más caros de la historia- y Malcom. Setién tiene al tercero más caro (Antoine Griezmann), y dos canteranos: Carles Pérez y Ansu Fati. Y Dembélé dentro de un mes.

Arturo Vidal felicita a Messi tras marcar el gol del tirunfo sobr el Granada tras una asistencia suya. / JOAN MONFORT (AP)

"Analizaremos si fichar es una opción o no", admitió Setién tras el debut, pendiente de profundizar sobre el asunto con el área deportiva. con Bartomeu, el presidente, más Ramon Planes y Eric Abidal de la secretaría técnica.

Tener o no tener olfato

"Tuvimos cuatro ocasiones en las que pudimos haber finalizado con algún gol. El golpeo, el portero... No es fácil mejorarlo. Eso depende de un momento de inspiración. Lo tienes o no lo tienes", añadió el técnico cántabro aludiendo al olfato de gol que debe tener un delantero.

Recurrir al filial parece una opción tardía: Abel Ruiz y Marqués se inclinan por marcharse

La primera mirada del recién llegado ha sido en la cantera. En Ibiza podrá examinar a Fati y Pérez, más otros delanteros del filial si quiere.

Abel Ruiz es el nueve de García Pimienta en el filial, pero está negociando su cesión al Sporting de Portugal para jugar en Primera. El venezolano Alejandro Marqués subió a entrenar ayer con el primer equipo. Tal vez lo hiciera tarde. El delantero venezolano de 19 años no quiso renovar su contrato y está en tratos para marcharse a la Juventus.