17 feb 2020

Ir a contenido

El estreno del entrenador

Setién agita al Barça antes de su debut

El técnico, que califica de "maravillosa" su primera semana en el club, asegura que ante el Granada ya se verán cambios en el juego azulgrana

Rafael Tapounet

Quique Setién participa en un rondo durante el entrenamiento del sábado.

Quique Setién participa en un rondo durante el entrenamiento del sábado. / JORDI COTRINA

La primera comparecencia en solitario ante la prensa de Quique Setién como entrenador del FC Barcelona comenzó con media hora larga de retraso porque, según se apuntó desde el club, la charla técnica con los jugadores al final del entrenamiento matinal se había alargado más de lo previsto. Después de escuchar las cosas que dijo el técnico cántabro, quedó claro que esa explicación tenía todo el fundamento del mundo. Setién ha convertido su primera semana de entrenamientos en un cursillo intensivo para arrastrar a la plantilla a una nueva propuesta futbolística. Y está disfrutando cada minuto. "A mí lo que me gusta no es esto [la sala de prensa], sino estar con los jugadores –comentó-. Escucharlos, participar, transmitirles los conocimientos que uno tiene... Yo me siento uno de ellos".

Cinco días lleva Setién en el club azulgrana y, según admitió, todavía tiene que pellizcarse de vez en cuando para persuadirse de que lo que está viviendo es real. "A veces me levanto por la mañana y pienso: 'Hostia, voy a entrenar otra vez a estos jugadores'. La verdad es que no se puede estar en un sitio mejor". Pero esa ilusión no le distrae de su cometido fundamental, que en estos momentos consiste en hacer entender a los futbolistas cuál es su modelo de juego y qué es lo que espera de cada uno de ellos. Y en esa tarea, señaló, está encontrando una receptividad total por parte de todos.

"Mucho mejor de lo esperado"

"La semana ha ido francamente bien, muchísimo mejor de lo que esperaba -explicó con un brillo de satisfacción en los ojos-. Cuando llegas a un sitio, siempre tienes la incertidumbre de cómo van a responder los jugadores, y me ha sorprendido ver la actitud que ha habido para trabajar, para aceptar algunos de los cambios que les proponemos. Estoy muy contento de la capacidad de estos jugadores para entender lo que les dices. Ha sido maravilloso".

Cambios, cambios, cambios. Pese a haber cogido al equipo líder de la Liga, Setién no se molesta en hacer creer a nadie que en su apuesta hay una voluntad continuista. El santanderino ha llegado al Barça con sus ideas y no parece dispuesto a hacer demasiadas concesiones, al menos mientras los futbolistas le sigan. Y anuncia que algunas de esas innovaciones podrán verse ya en el partido que el equipo jugará en el Camp Nou frente al Granada. "Espero un Barça, no sobreexcitado, pero sí con un estímulo importante de querer poner en práctica las cosas que hemos estado trabajando. Eso se va a notar. Y espero que no sea cosa de un día, que ese estímulo se mantenga en el tiempo".

ADN Barça

En el libro de estilo de Setién, el orden ocupa un papel fundamental. No así en el de Ernesto Valverde, que en algunas ocasiones llegó a ensalzar a jugadores como Arturo Vidal justamente por su capacidad para "desordenar" el juego. El papel del chileno, una de las grandes incógnitas de esta nueva etapa, puede empezar a quedar definido ante el Granada, toda vez que la ausencia de De Jong por sanción y las dudas sobre el estado de forma de Arthur le abrirán probablemente las puertas del once. Al hilo de una pregunta sobre Vidal, el técnico admitió que a algunos jugadores les cuesta mantener la posición, pero se mostró convencido de que eso es algo que puede corregirse. Y, en ese mismo sentido, relativizó la importancia de que un futbolista tenga o no lo que se conoce como ADN Barça "No sois conscientes de lo que son capaces de hacer los jugadores si tienen voluntad de aprender. A veces, ni ellos mismos lo son".

A quien nadie le discute lo del ADN Barça es a Riqui Puig, que desde que llegó Setién no ha dejado de entrenar con el primer equipo y tiene muchas papeletas para entrar en la lista de convocados que, otra novedad, el entrenador anunciará el mismo día del partido, después de un entrenamiento matutino que tendrá un carácter más táctico que físico. "Riqui es un grandísimo jugador, como otros del filial, y en un momento u otro todos van a tener opciones de jugar", subrayó el técnico.

La era Setién empieza ante el Granada, el primer equipo al que se enfrentó Johan Cruyff con la camiseta azulgrana en partido oficial. No puede haber mejor presagio para un creyente como él.