26 sep 2020

Ir a contenido

CRISIS AZULGRANA

El Barça echa a Valverde y ficha a Setién hasta el 2022

El club apuesta por la filosofía cruyffista que pregona el exentrenador del Betis, que será presentado este martes

Bartomeu se convierte en el primer presidente del Barça que despide a un técnico en los últimos 17 años

Marcos López

Ernesto Valverde, destituido como técnico del Barça; Quique Setién, nuevo entrenador. / AFP7 / DPA / VÍDEO: EFE

Ernesto Valverde ha sido despedido y Quique Setién, que firmará hasta el 30 de junio del 2022, dirigirá este martes ya el primer entrenamiento del equipo y tomará su asiento el domingo en el banquillo del Camp Nou para debutar ante el Granada. Ha sido un relevo de poco tacto, con aire histórico (Bartomeu es el primer presidente en los 17 últimos años que despide a un técnico en mitad de temporada), sino que resulta caótico. Un relevo con malos modos, hasta el último instante, que tuvo una noche de reproches porque el Barça no cerró el finiquito con Valverde hasta las 23.18 h de ayer.

En menos de 100 horas, la directiva echa al técnico que ha ganado dos Ligas, y va líder en esta, empatado a puntos con el Madrid, tras recibir la negativa de dos símbolos del barcelonismo: Xavi y Koeman. Ambos coincidieron en que no era el momento ni tampoco la forma adecuada para ocupar la silla del defenestrado Valverde. Pero ni el divorcio final fue sencillo. Al contrario. El club tardó en cerrar el acuerdo con el agente del técnico, cuando ya había anunciado, pero no oficialmente, su apuesta por Setién, con quien cerró el acuerdo. 

En menos de 100 horas 

Por eso, se demoró el anuncio hasta la medianoche. Bartomeu y Eric Abidal, el secretario técnico, explicarán este martes la postura del club tras la tormenta creada desde el propio interior. Al firmar a Setién hasta el 2022, el horizonte se complica para Xavi y, por supuesto, para Koeman. [Sigue las últimas noticias sobre el nombramiento de Quique Setién como nuevo entrenador del FC Barcelona]

Valverde, tras dirigir el primer entrenamiento desde Arabia Saudí, había sido citado a una reunión en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. Duró casi hora y media. Ahí Bartomeu le anunció que dejaba de ser entrenador del Barça, a pesar de que tenía contrato hasta el 2021. Tanto Bartomeu como Eric Abidal, el secretario técnico, comparecerán este martes para dar la versión oficial del club, coincidiendo con la presentación oficial del cántabro.

Bartomeu entra en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí para reunirse con Valverde. / EFE

Intentó ser el presidente que 'robó' a Xavi a la oposición como Núñez en 1988, pero acabó siendo Gaspart, cuando quitó a Van Gaal y puso a Antic (2003)

Bartomeu entró en combustión tras la derrota en la Supercopa de España. El gol de Correa obró un efecto diabólico en el club, superior incluso a la eliminación de la Champions contra el Liverpool. Se llevó por delante a Valverde, a quien renovó hasta el 2021 el pasado mes de febrero,  en una decisión que emparenta a Bartomeu con Joan Gaspart, el último dirigente  que destituyó a Van Gaal. Era enero del 2003. Aquel Barça del holandés iba a 20 puntos del líder, la Real Sociedad, en el duodécimo lugar, a tres puntos del descenso.

Valverde, en cambio, transitaba por el primer puesto, además de colocar con solvencia al equipo en los octavos de final de la Champions. Pero estaba despedido desde hace tiempo, desde que caía eliminado en Anfield, agravando aún más la herida abierta en Roma. En realidad es un despido en diferido, que llevan la tortura europea como eje principal.

Pochettino cayó al final  

La lista de candidatos a sucederle iba desde Pochettino, despedido por el Tottenham el pasado mes de noviembre y relevado por Mourinho, a García Pimienta, el técnico del Barça B, sin olvidar a Quique Setién, exentrenador del Betis. Ha sido este el elegido después de haber dirigido al Racing de Santander, Poli Ejido, selección de Guinea-Ecuatorial (apenas 1 partido), Logroñés, Lugo, Las Palmas y, finalmente, el club bético donde no pudo seguir por la presión popular en contra.  

Ha sido, al final, la opción más cruyffista, encarnada en Setién, un técnico enamorado de la manera de jugar del Barça, mientras Pochettino, defendido por un sector de la junta por su mayor experiencia internacional, caía en las horas finales de la deliberación, regresando, de nuevo, al punto de partida del plan original, basado en las ideas de Johan. Es un integrista del método cruyffista, que ha observado siempre desde fuera del Camp Nou. Ahora estará dentro.

Valverde se dirige a la plantilla en su último entrenamiento antes de su despido. / FC BARCELONA

Reactivar al equipo

Desde Gaspart ningún otro técnico había sido destituido. Ni Laporta, ni Rosell habían tomado medidas así. Bartomeu, sí. Bartomeu entiende que el equipo se estaba consumiendo de tal manera que necesita una inyección de autoestima y tomar medidas drásticas. Valverde, que había ganado dos Ligas en sus dos primeros años, además de una Copa del Rey y una Supercopa, asistió asombrado al desfile de posibles sucesores antes de que el club le comunicara la decisión.

Hace cinco años, Bartomeu echó a Zubi tras Anoeta y mantuvo a Luis Enrique; ahora destituye al Txingurri y mantiene a Abidal

"Me sabe muy mal, Ernesto no se merece esto", dijo Guardiola. "Las formas están siendo un poco feas, hay que tener respeto", denunció Iniesta. "Empatizo de maravilla con Ernesto, es uno de los mejores entrenadores que hay", recalcó Luis Enrique.

Pero todas esas voces externas fueron desoídas por el club en una decisión personal del presidente que compromete, además, su futuro inmediato, agotando como está su segundo y último mandato ya que no se puede volver a presentar.